NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



Encuentro casual {Aria C. Prince}

Ir abajo

Encuentro casual {Aria C. Prince}

Mensaje por Drake L. Parks el Dom Jun 23, 2013 5:57 am

Bajé de mi moto y la dejé aparcada al lado de la acera. Me colgué el casco en el antebrazo. Vi las motos y los coches de mi compañeros aparcados un poco más allá así que supuse que ya estaban dentro del bar. Habíamos quedado para tomar alguna copa o refresco ya que era el único día que teníamos libre todos. Los demás días, quien no tenía que estudiar, tenía entrenamiento de fútbol y viceversa. Antes de entrar al bar, me aseguré de que la motocicleta no obstaculizaba el paso de los coches aunque dudaba que a esas horas pasase alguno por aquella calle. De todos modos, no quería tener problemas con la policía. Cuando terminé de comprobar que la moto estaba en un sitio adecuado, entré al establecimiento. Allí estaban todos mis amigos, con unas cuantas cervezas encima de la mesa y algún que otro vaso vacio. Les di la mano a todos y me senté pero, antes de hacerlo, eché un vistazo a toda las personas que se encontraban allí. Fue entonces cuando mi corazón se paró. Me senté rapidamente fingiendo no haber visto a nadie. Había una chica en el bar que yo conocía perfectamente. Era Aria, o eso me había parecido. ¿Y si no era ella? Ni siquiera me fijé si estaba con alguien. Estuve a punto de girarme para asegurarme, pero podía arriesgarme a dos cosas. Una, girarme, que no fuese ella y quedar tan tranquilo. Dos, girarme, que fuese ella, que me viese y que se fuese del bar. Pero, ¿y si ella ya me había visto? Así que opté por la tercera opción que tenía en mente; quedarme quieto y disfrutar la noche. Ojalá eso hubiese sido posible. Mientras bebía, la idea de que los ojos de Aria se estaban clavando en mi nuca en ese mismo momento no me dejaba concentrarme en ningún tema de conversación. Veía como mis amigos reían, se pegaban tortazos en la espalda "con cariño" y hasta derramaban cerveza por la mesa. La única vez que me reí en toda la noche fue cuando a mi mejor amigo le salió cerveza por la nariz. Muy cómico. Cuando era casi medianoche, dos chicas pasaron junto a nuestra mesa. El corazón me dió un vuelco pero cuando las miré, ninguna de las dos era Aria. Una de ellas era rubia así que pensé que podría haberme confundido. Las chicas pasaron, nos sonrieron y una de ellas se quedó mirandome como si me conociese para luego salir del bar. Fruncí el ceño mientras mis compañeros me hacían bromas sobre la chica desconocida para mí. ¿La conocía? No, estaba seguro de que no. Después de eso, todos pagamos nuestra cuenta para irnos a casa. Estaba cansado, había tenido entrenamiento esa misma tarde y solo quería llegar a casa para dormir. Pero, cuando me levanté para despedirme de mis amigos, la vi. Y esta vez, sí era ella. Allí estaba, sentada en su mesa. Me extrañó verla sola pues siempre estaba con sus amigas. Nuestras miradas se chocaron por un segundo y, solo eso, hizo que mi corazón empezará a latir como si se fuese a salir de mi pecho. Los chicos y yo salimos del bar, ellos se dirigieron a sus coches y yo me quedé junto a mi moto. Me encendí un cigarro y me quedé allí, de pie, pensando. Decidiendo. Le di un par de caladas al cigarro para luego tirarlo al suelo, pisarlo y entrar de nuevo al bar. Le sonreí a la camarera que nos había atendido antes y me encaminé hacia la mesa de Aria. Puse mi casco sobre la mesa para llamar su atención.
-Aria-aún no sé como su nombre salió por mis labios. Tenía un nudo en la garganta que apenas me dejaba hablar. Tragué saliva para intentar deshacerlo.-¿Puedo sentarme?
avatar
Drake L. Parks

Fecha de inscripción : 19/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro casual {Aria C. Prince}

Mensaje por Aria C. Prince el Dom Jun 23, 2013 9:43 am

La rubia Prince a veces podía ser un tanto manipuladora, y con un tanto hay que aclarar que se estaba siendo generoso. Aria era capaz de conseguir que los demás hagan lo que ella quisiera con el manejo de unas cuantas palabras, como lo había hecho esa misma noche en la que logró convencer a su grupo de amigos para salir de fiesta.

Por democracia habían optado por un bar, ningún antro alocado como los que ella acostumbraba visitar en los que todos se emborrachaban y no sabías donde es que podías terminar. Pero ya se había salido con la suya y tampoco era tan cruel como para arrastrarlos contra su voluntad a sus sitios de mala muerte unos días antes de exámenes. 

Y ahí estaban todos, gritando en lugar de hablar, bebiendo y haciéndose bromas mutuamente. Eran un grupo sumamente unido que sabía disfrutar de los momentos de diversión juntos, sin embargo algo pasó, algo que paró el mundo de la de ojos claros por unos cuantos segundos. Trató de disimular para no alarmar a sus amigos pero se le hacía inevitable quitarle los ojos de ensima a aquel muchacho que había atravesado la puerta. Definitivamente era él, lo reconocería en cualquier lugar del mundo así como bajo cualquier circunstancia y se sentía estúpida por ello. ¿Será que algún día podré olvidarte?


A partir de ese instante la joven dejó de estar completamente presente en esa mesa que compartía con sus allegados, contestaba a las bromas sin pensar mucho porque su atención estaba puesta en Drake. Porque ese morocho de facciones perfectas era Drake-Aria deja de mirarlo por favor, si quieres nos vamos-le había susurrado su mejor amiga pues desde el momento cero había notado lo que ocurría. Prince se limitó a negar con la cabeza, no le daría el gusto...no sabía bien de que gusto que se trataba pero no se lo consedería.

La noche que tanto prometía no cumplió con nada de eso. Se le hizo dura y pesada hasta el final. Lo observó irse acompañado por sus amigos bastante tarde y siquiera así pudo relajarse. Pasada una media hora los suyos también fueron yéndose de a uno en uno dejándola sola con su mejor amiga quién entendió toda la situación marchándose también. Pues a pesar de que hacía rato que el muchacho se había marchado la rubia lo esperó, lo esperó durante unos cuantos minutos porque sabía que si él la había visto volvería. Drake era demasiado perseverante y ella muy ingenua a su parecer. 

Estaba lista para marcharse creyéndose equivocada en sus deducciones cuando lo vió entrar y hasta sonreírle a una mesera-Idiota-murmuró. La sangre comenzaba a hervirle pero intentó calmarse. Primero notó el casco sobre la mesa, luego alzó la vista y se encontró con él. 
Sintió de repente una adrenalina recorrer su cuerpo que intento calmar bebiendo todo lo que quedaba del quinto trago que había pedido esa noche y que cuando el joven hizo presencia no pudo acabar. Estaba asquerosamente caliente-Hola, Drake-dijo de forma pausada. 



avatar
Aria C. Prince

Fecha de inscripción : 10/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro casual {Aria C. Prince}

Mensaje por Drake L. Parks el Dom Jun 23, 2013 12:11 pm

Cuando escuché mi nombre salir de sus labios, el nudo que tenía en mi garganta, pasó a mi estómago haciendo que notase como se formaba una especie de pellizco en él. Esperé su respuesta a mi petición de si podía ocupar una de las sillas que había alrededor de la mesa. Pero, esa respuesta nunca llegó. Por lo tanto, no sabía si era un no o un sí. Por lo tanto, no sabía que hacer, quedarme allí o coger mi casco y volver por donde había venido. Vacilé antes de hacerlo pero, finalmente, me senté enfrente suyo. Antes de que pudiese decir algo, la camarera a la que había sonreido llegó a nuestra mesa para tomarme nota. Sabía perfectamente que no iba a tomar nada pues me había visto hacía una media hora tomando con mis amigos. Aún así, pedí un vaso de agua para mí y una cerveza para Aria. No me veía capaz de beber otra cosa que no fuese agua. Además, ya había bebido unas, muchas, cuantas cervezas esa noche sin recordar que luego debía montar en moto. ¿Había sido eso lo que me había llevado hasta la mesa de Aria? ¿El alcohol? No, no había sido eso. Bueno, quizás había sido el empujón que necesitaba para atreverme a entrar y sentarme en su misma mesa. Pero, no me había sentado allí para nada. Quería aclarar cosas, quería más que eso. Quería explicaciones. Quería sentirla, saber que, realmente, estaba allí, hablándome y mirándome. Desde que nos vimos por primera vez en la facultad. no habíamos hablado, ni siquiera ese día.  La camarera se quedó allí de pie, junto a nuestra mesa, esperando algo. No sé si creía que iba a pedir algo más que un simple vaso de agua o pretendía que le dijese algo. Simplemente, la ignoré. Me dediqué a mirar la pantalla de mi móvil el cual había recibido un mensaje de mi mejor amigo. "¿Donde estás? Te espero pero no tardes" Cierto, me había olvidado por completo. Debía de haber seguido a mi amigo para que me entregase unos libros de la facultad. Empecé a escribir un sms mientras llegaba la camarera con nuestro pedido. "No creo que vaya esta noche. Quedamos otro día." Y apagué el móvil. Miré a Aria. Apenas había cambiado en estos años. Por lo menos, físicamente. Seguía igual de guapa que siempre. Por un momento me vino a la mente todos los recuerdos que tenía de ella. Todos los momentos que pasamos juntos. Todas las tardes, todos los juegos, todas esas bromas...Que de repente quedaron en nada. De nuevo noté el pellizco en mi estómago pero esta vez tan fuerte que me vi obligado a coger aire y a soltarlo rapidamente. Estaba tan concentrado en los ojos de Aria que el brazo de la camarera por encima de mi cabeza me sobresaltó de tal manera que hizo que pegase un pequeño bote.
-Que disfruten...-murmuró la chica mientras dejaba los vasos encima de la mesa y nos miraba de soslayo. Claro que disfrutaría, siempre y cuando Aria se quedara sentada en esta mesa, frente a mí. Arrastré la cerveza hasta ponerla delante suyo. Luego, bebí un poco de mi agua para refrescarme la garganta. Iba siendo hora de hablar pero ni siquiera sabía como empezar la conversación. Jugué con mis dedos mientras buscaba las palabras adecuadas.
-Aria...-murmuré con voz quebrada. Malditos nervios. Carraspeé para aclararme la garganta y volví a beber un poco de agua. Empezabamos mal. La mire fijamente y seguí hablando.-Quiero...-"¿Quiero?" ¿De verdad quería? Bueno, estaba claro que quería saber las razones, pero más que "querer", necesitaba.-Necesito saber por qué...-tomé aire de nuevo para rematar la frase.-Por qué te marchaste. Por qué me dejaste. Necesito saberlo.-Estaba claro que era fuerte para soportar los golpes de diez tios a la vez en el fútbol, pero no estaba hecho para esto.


Drake L. Parks

©Riddle.
avatar
Drake L. Parks

Fecha de inscripción : 19/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro casual {Aria C. Prince}

Mensaje por Aria C. Prince el Dom Jun 23, 2013 1:43 pm

Aria trataba de estar tranquila porque jamás se mostraría vulnerable ante nadie y mucho menos ante Drake Parks luego de lo que le había hecho. Por eso cuando el pidió su permiso para sentarse nunca le dedicó respuesta alguna mostrándose indiferente y simplemente dejó que él entienda que cualquier cosa que hiciese en ese momento a la joven le daba igual. Sin embargo, bien sabía que no era así, que cada segundo a su lado lograba acelerar su corazón a tal punto que creía que podría escaparse de su pecho en cualquier momento y que si osaba levantarse de esa mesa le diría algo que hiciera que se quedara al menos un minuto más. 

La camarera se pegó cual imán a ellos cuando el morocho ocupó una de las sillas vacías a su lado, la que ratos antes había ocupado una de sus amigas. Diablos. Otra vez esa ola de violencia que subía por su cuerpo cada vez que estaba celosa. Cuando salían juntos Aria solía reír a carcajadas de las chicas que se le insinuaban a su ex pues era consciente que era su novio y de nadie más, pero ahora que nada los unía-o eso creía- y más después de la forma en la que él la había traicionado, su rabia le era inevitable. Como echándole repelente su acompañante pidió agua y cerveza sin consultarle realmente si es que deseaba beber o en su defecto qué deseaba ¿Esperaba acaso que ella tomase agua? Su cuerpo no había recibido casi nada de alcohol esa noche y se enojaría muchísimo si no lo regaba un poco. Hasta que claro, se calmó cuando notó que en realidad la cerveza era para ella. Seguramente el joven habría bebido lo suficiente con sus amigos. 

Lo observó. Simplemente se limitó a observarlo mientras bebía aquel liquido de un color amarillento sin vergüenza alguna de aceptar la bebida que le invitaba, enseguida sintió de forma placentera como este refrescaba su garganta y le fue prácticamente inevitable sonreírle a la botella cuando ya la había alejado de su boca. En ciertas ocasiones la rubia creía que uno de sus mejores amigos en el mundo era la bebida, siempre rescatándola de tensiones. 

Parpadeó reiteradas veces como si eso haría que en su cabeza se formule la respusta adecuada para la pregunta que el acababa de hacerle. La joven lo había dejado sin demasiadas explicaciones pues las consideraba innecesarias, sobre todo cuando luego del incidente ella tuvo que marcharse de Boston para abrirse paso en la universidad. Es que, sentía un golpe tan grande para su orgullo que Parks le haya sido infiel...luego de la cantidad de cosas que habían pasado juntos...luego de toda la confianza que la de ojos claros había depositado en él-¿Es necesario? Enserio Drake, deja de hacerte el inocente. Somos personas lo suficientemente grandes para afrontar las cosas como son-su voz era firme y dura. Como si se tratara de cualquier extraño e incluso peor porque con ellos solía ser amable-Ya lo sé todo, no tienes porque hacerte el desentendido conmigo-concluyó. Se había jurado jamás cruzar palabras con él, pero la carne es debil y la veinteañera Prince había caído otra vez.



avatar
Aria C. Prince

Fecha de inscripción : 10/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro casual {Aria C. Prince}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.