NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



Que si no podemos romper el hielo, ahoguémosle en alcohol. [ Clayton ]

Ir abajo

Que si no podemos romper el hielo, ahoguémosle en alcohol. [ Clayton ]

Mensaje por Ryssa A. Kirgyakos el Sáb Ago 10, 2013 8:37 am

El bar acostumbraba a estar lleno y aquel sabado por la noche, no era diferente. Multitud de rostros sonreían mientras hablaban con un volumen alto, haciéndose oír por encima de la música. Una canción de Metallica inundaba la estancia, obligaba a la gente a dar saltos al son de los golpes de una batería que marcaba el ritmo. El alcohol corría a raudales mientras los dardos y un billar eran el pasatiempo favorito de la clientela, al menos de los que no estaban tratando de conseguir una conquista para aquella noche, y, a juzgar por el baño cerrado y los golpes contra la puerta que se oían de vez en cuando, alguien se merecía llevar la medalla de oro. Y aún así, había personas que no se rendían, como el hombretón que, apoyado en la barra, trataba de llamar la atención de la camarera. Ryssa, con su melena castaña y sus feroces ojos azules, parecía divertida.

-Vamos Mike, deberías irte a casa ya. Has bebido más de la cuenta y no voy a servirte más, órdenes del de arriba. -Dijo antes de que le pidiese otra copa, parándole los pies antes de que se le ocurriese volver a despegar los labios- Además, me estás asustando a la clientela.

-¡Vamos tía! Si ni siquiera tengo que donducir y no voy tan mal. Te daré una buena propina. -La complicidad titiló en sus pupilas- La que tengo entre las piernas.

Aquellas palabras hicieron que la castaña alzase la mirada hacia él. ¿Esas teníamos? Lentamente una sonrisa se fue apoderando de los labios de Ryssa, de hecho, encantadora pero tan afilada como un cuchillo. Sirvió un chupito de tequila en un pequeño vaso y lo alzó, invitando a Mike a cogerlo pero cuando él se inclinó hacia delante, Kirgyakos reaccionó rápido. Estampó el vaso de cristal contra su rostro, derramando el contenido sobre sus ojos y agrietándolo por la fuerza que había empleado en el golpe. El grito del hombre se escuchó por encima de la música y la mayoría de caras se volvieron hacia ellos. Lo más bonito que Mike le dijo a Ryss después de eso fue "maldita zorra" pero, con el rabo entre las piernas y sin ninguna alegría para él, unos tíos se lo llevaron tras haber llegado Jack, su jefe, a imponer algo de paz.

-Vas a tener que hacer algo con ese genio, maldita sea Ryssa. No puedes tratar así a los clientes, ¡ni siquiera se porque diablos aun no te he despedido! Deberías estar fuera, ándate con ojo la próxima vez porque no haces más que darme disgustos. ¿Tanto te costaba arrearle fuera del horario de tu trabajo? Sabes que te va a incordiar todos los puñeteros días. -Farfullaba Jack a su lado, desde detrás de la barra mientras la castaña limpiaba el estropicio, con una ceja arqueada y mirándole de soslayo. Aquel era el pan de cada día entre ellos.- ¡Ni siquiera sé porque me molesto! Tendría que echarte a la calle de una vez.-Y con eso, se empezó a alejar al refugio del almacén, pero, en el último momento se giró hacia ella- Por cierto, ese ha sido un buen golpe. -Y se marchó, dejando a Ryss reprimiendo una carcajada.


avatar
Ryssa A. Kirgyakos

Fecha de inscripción : 08/08/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Que si no podemos romper el hielo, ahoguémosle en alcohol. [ Clayton ]

Mensaje por Clayton A. Ryder el Mar Ago 13, 2013 11:11 am

El bar a donde acostumbraba ir cada sábado se tornaba siempre lleno, el motivo era fácil de deducir; todo estudiante de la universidad y personas de los alrededores buscaban embriagarse hasta no poder si quiera articular palabra alguna, que personas estuviesen fuera haciendo fila o simplemente esperando a que se vaciara un poco el lugar era algo ya común y cotidiano. Para Clayton la suerte no existía, él podía salir y entrar del bar sin ningún problema, tomar el asiento que le placiera tomar y nadie podría decir algo, pues era bien sabido que el dueño del establecimiento le trataba como un hijo perdido, la música era algo por lo cual el local era tan popular, además claro que en dicho sitio trabajaban algunas féminas que estudiaban en Brown. El olor a cerveza y cigarrillo era lo que inundaba aquel sitio, un mar de vicios que personas ajenas a los mismos tenían que soportar, ante ello el peli negro era la excepción, gustaba de beber hasta el punto de decir estupideces más odiaba el fumar pues le provocaba asco, una vieja experiencia con el cigarrillo y la resaca era algo que le había hecho aborrecer este pequeño pero dañino producto.

-¡Camarera Otra ronda más! – Exclamo con fuerza, la cantidad de alcohol que ya había bebido le había animado lo suficiente como para corear las canciones que se escuchaban de fondo en el reproductor del local, la música era algo que adoraba más que a cualquier otra cosa, dicho gusto podía compartirlo en plenitud con sus colegas pues disfrutaban de la misma música aunque en menor intensidad que Ryder… - ¡Master! ¡Master! – Vociferaban con fuerza, el escándalo que generaban su voces era tal que superaba en determinados puntos el volumen de la música… - Hey ¿Qué paso con esas cervezas? – Uno de los amigos de Clayton ya entre copas hablaba con fuerza intentando hacer que su presencia se notase más sin embargo su voz no había sido lo suficientemente fuerte como para cubrir el escándalo que mesas tras de ellos se había desatado.

-Carajo esa chica tiene más bolas que ustedes 3 juntos cabrones – Menciono Clayton, dejando escapar posteriormente una pequeña carcajada, poso al poco después su vaso sobre la mesa que tenia de frente ladeando su rostro para vislumbrar hacia donde la camarera estaba – Hey Cariño, ¿nos puedes traer un poco más de alcohol? –Sonrío, intentaba hacer que explotase pues por lo presenciado dedujo que no le agradaba que le hablasen o trataran mal – Y un poco de limón cariño, que estos tipos chupan limón como si me odiaran – Se reincorporo al instante mirando hacia el frente esperando a que la fémina viniese a él con su pedido.







avatar
Clayton A. Ryder

Fecha de inscripción : 09/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que si no podemos romper el hielo, ahoguémosle en alcohol. [ Clayton ]

Mensaje por Ryssa A. Kirgyakos el Vie Ago 16, 2013 9:02 am

A Ryssa no parecía haberle afectado mucho la bronca gratuita de Jack, de hecho, no le había importado siquiera. Él ya la conocía y de hecho era de los pocos hombres que sabían tratar con los accesos de violencia que de vez en cuando se desataban en la castaña. De hecho, le sucedía con sorprendente facilidad por lo que no esperaba que nadie se extrañase si un día aparecía muerta en una cuneta... pero de momento eso ya le había pasado solo que en lugar de ser un cadáver, era un zombie mañanero con resaca y había tenido que quitarle la cartera al tío con el que despertó para volver a casa. Una debe saber a apañárselas sola, sea como sea.

Se hallaba sirviendo una tapa de frutos secos para hacer que le entrase sed al personal y consumieran más cuando un pedido sonó entre la multitud de los clientes. Ryssa, con una ceja arqueada, buscó al imbécil que se había atrevido a llamarle cariño. Esas cosas solo se las podías decir a una princesa para que acabase en tu cama no a alguien como la camarera. Fue desconcertante descubrir quien había hablado. Reconocía el rostro de aquel hombre por las veces que había frecuentado ese local, había admirado los tatuajes que se dibujaban en sus brazos como en un lienzo y obviamente se había fijado en su trasero desde detrás de la barra, pero ya está. Puede ser raro pero no esperaba que esa clase de tío llamase a una chica así, a menos que fuese porque no recordaba su nombre.

-Como la emprendas con él, te arrancaré la cabeza Ryssa. -Le advirtió Jack repentinamente, ya había salido de su agujero y pasó detrás de Kirgyakos asestándole suavemente con una bandeja en la cabeza en un sobreaviso. El motivo por el que la chica no se le echó encima es porque tenía respeto a su jefe y, porque a fin de cuentas, no le convendría que la despidiesen. Cuadró los hombros, sirvió las cosas en una bandeja y salió de detrás de la barra para acercarse al grupo de chicos en el que estaba el hombre tatuado.

-Ryssa, Ryss, Yssa, tía buena de la barra. -Soltó nada más llegar a su lado, depositando las cosas frente a él y a su grupo de amigos- Tienes un amplio banico de opciones entre los que escoger una forma de llamarme, si me llamas cariño, tendremos un problema y Jack, mi jefe, me matará y las chicas guapas no merecemos morir así. -Dijo resueltamente, dedicándole una sonrisa que podría pasar por agradable si no fuese por el matiz salvaje característico en Ryssa- Y no os atragantéis con el limón. -Deseó con un canturreo, dispuesta a girarse.


avatar
Ryssa A. Kirgyakos

Fecha de inscripción : 08/08/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Que si no podemos romper el hielo, ahoguémosle en alcohol. [ Clayton ]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.