NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Ir abajo

Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maëlline F. Dubois el Jue Jul 25, 2013 6:59 pm

“Alístate, alístate, alístate” Era lo único que escuchaba de fondo, apenas hacía unos minutos que había abierto los ojos y ya debía estar preparándome para el evento de beneficencia que organizaba la ONU, cómo era un evento mega importante debía acudir mi padre unas horas con su familia, en eso no me molestaba para nada presentarme, porque al fin y al cabo todo era por una buena causa, lo que hacía que todo los preparativos de elegir la ropa y demás, lo hiciera con buena gana.

Mi madre llegó mientras estaba en el baño terminando de lavarme los dientes, aún seguía en pijama por lo que no me sorprendió que una mueca de desagrado apareciera en su rostro, le sonreí dulcemente mientras me acercaba... –Madre, ya sé que dirás, pero no me tardaré nada, solo me falta ponerme el vestido, y los zapatos, y maquillarme, por último peinarme…. –reí nerviosa mientras me tomaba un mechón de cabello- En síntesis en minutos termino… -Le hice ojitos mientras ella reía, antes de salir del cuarto simplemente me dijo que cuando bajara fuera directo al salón principal. Dicho y hecho al terminar de arreglarme, me dirigí sin más hacia el salón principal, del Palacio del Elíseo,  desde hacía ya unos años que vivíamos en este lugar que parecía más sacado de cuentos, que del lugar donde debe vivir el presidente.

Íbamos juntos en la limosina, no era tanta la distancia desde la gran casa hasta el lugar citado, si bien ya había empezado hacía unas horas atrás, nosotros debíamos presentarnos en el medio de la fiesta.  Mi padre al bajar nos puso a todos cerca suyo para las fotos de la prensa, esas cosas me agotaban, eran a mi gusto innecesarias, no necesitaba que la prensa estuviera encima nuestro todo el tiempo. Luego de todo el protocolo al saludar a ministros y demás, nos llevaron para presentarlos a los que organizaron todo el evento y fueron los protagonistas,  nos acercamos a una pareja que se presentaron con el apellido “Ryder” Se ve que eran personas de clase muy alta, y de buen renombre, mi padre conocía muy bien al hombre al parecer, pues se hablaban como si fueran amigos de años, aunque había recordado que se habían conocido un par de meses atrás en una fiesta parecida a esta. Solamente me limité a saludar de manera educada esperando a que mi padre me presentara, tanto a mí como a mi madre, solo nosotros habíamos asistido de la familia, mis tres hermanos estaban en la universidad, y el más grande ya se encontraba en sus juegos de polo, con su mujer, así que como un deber mío debía acompañarlos para que al menos alguno de sus hijos estuviera presente. –Es un placer, Mr. Ryder, para usted también Mrs. Wyan… – Le sonreí mientras esperaba que fueran mis padres los que hablaran, más exactamente mi padre, Connor Ryder se disculpó que su hijo no estaba presente pero él se encontraba ordenando todo para que estuviera perfecto, como buen anfitrión que era, luego de los saludos fui a pasear por el lugar, era simplemente hermoso, había mucha vegetación y el clima acompañaba al 100% por ciento. Frente al enorme lago, se encontraba un banco donde preferí sentarme unos segundos alejándome un poco del tan riguroso protocolo, era hermosa la paz que se tenía desde este lado del lugar.


Ropa:

Estaba así por que hacía frío (?) xd


Última edición por Maëlline F. Dubois el Vie Jul 26, 2013 2:07 am, editado 1 vez



Come on skinny love
avatar
Maëlline F. Dubois

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maximo B. Ryder el Jue Jul 25, 2013 11:08 pm

-Bien, abran las puertas- Sonreí con amabilidad en cuanto dos caballeros con trajes elegantes abrieron las puertas, los primeros invitados se adentraron a aquel lugar y tanto mis padres como mis hermanos y claro , yo, el anfitrión les agradecíamos y les saludábamos de la forma más cordial que podría existir -  Sean bienvenidos y de corazón les agradezco la caridad que están mostrando en estos momentos- les decía mientras los escoltaba hacia el gran salón en el cual la música tenue y perfecta comenzaba a sonar, jovenes y  jovencitas con trajes color crema se pasean por el gran salón con bandejas de plata repletas de deliciosos bocadillos , duces y salados, otros llevan consigo copas con champagne y demás bebidas, todo pintaba perfecto , la gente parecía estar tan a gusto con todo “- Hijo, estoy orgulloso”- la mano de mi padre se posó en mi hombro “- Era de esperarse que tu fueras capaz de hacer un evento tan magnifico-“ no pude evitar sonreír y levantar mi pecho – Eso es porque  mi padre me ha enseñado a ser perfeccionista, sin exagerar y a tratar a las personas como nos gustaría  que nos trataran- sonreí aún más viendo de frente a todas las personas- Da envidia tener  ese padre no?- lo mire y puso su otra mano en mi hombro, tomándome asi con ambas manos “- te amo hijo, mi orgullo. Ahora, ve a saludar, los embajadores de Rusia, Alemania y España han estado preguntando por ti –“me acomodo el moño y me miro a los ojos”- Y las embajadoras de Argentina, Colombia y estados unidos son unas damas muy hermosas…deberías ir a presentarte-“no pude evitar ponerme rojo y negué – Padre…hoy no – me di la vuelta y me gire sonriéndole para despedirme.

La noche transcurrió entre platicas amenas y agradecimientos, uno que otro vals  otorgado por las diferentes bellas damas que estaban ahí presentes, halagos como “que guapo te has puesto, mira eres idéntico a tu padre, joven Ryder  será un gran médico, que caballero tan galante”, comentarios de mujeres de edad mediana y hombre igual, amigos o colegas de mis padres, los cuales me avergonzaban  pero desgraciadamente no podía huir asi como asi. De lejos pude ver a mis padres conversando con una pareja distinguida, me acerque y coloque mi mano en la espalda de mi madre, mire a  aquella pareja y le estire la mano al señor – Encantadora velada señor, sean bienvenidos, mi nombre es Maximo Ryder- solté la mano del señor y tome la delicada mano de la señora- Soy el primogenito del doctor Connor  Ryder y la Doctora Hëlenna Wayn- solté su mano y mi padre levanto una ceja sonriendo “- Maximo, justo hablábamos de ti, que gracias a ti esta velada es un éxito “ sonreí y me puse la mano en el pecho agradecido- La gala la hacen los presentes, yo solo soy la cara que se da por si sale algún imperfecto- reímos un poco y después de  platicar un momento con ellos la bella dama que acompañaba a  nada más y nada menos que el presidente de Francia me hablo con voz calmada y dulce con un acento peculiarmente encantador “-Disculpe mi atrevimiento joven, pero mi hija, ha estado vagando toda la noche y la he perdido de vista, podría acompañarnos a buscarla?-“  levante una mano y negué – no se preocupe Madame, yo iré a buscar a su bella hija, ustedes disfruten de la velada- me despedí de ellos y camine buscando a alguna chica que pareciera francesa o se pareciera a su madre , de un momento a otro me vi rodeado por señoras y jovencitas las cuales me halagaban por tan bella velada y me preguntaban por mi carrera recién comenzada- Señoritas, mis damas , lamento tener que irme pero hay algunas cosas que debo hacer- me despedí de ellas y Salí al  jardín casi casi corriendo, no sé cuánto corrí pero me detuve en un árbol y respire hondo – Dios, que falta de decencia- me acomode el saco y el moño , me gire y vi a una bella dama sentada- Lo lamento , no creí…que mala educación – negué y me acomode un mechón de cabello que por mi forma de correr se había desacomodado- No la vi, ruego me disculpe, buscaba a alguien- la mire y me quede parado ahí junto al árbol.


VESTIMENTA



Maximo B. Ryder
NEVER OPENED MYSELF THIS WAY LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS
By ∑Θ

avatar
Maximo B. Ryder

Fecha de inscripción : 14/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maëlline F. Dubois el Vie Jul 26, 2013 2:24 am

Había escapado un poco de la multitud sin que me descubrieran, sabía que mis padres me estarían buscando por todo el lugar, pero esperaba que las personas allí dentro las retuvieran un rato… Y es que este lugar tan silencioso, me traía paz de algún modo, por más que seguramente fueran solo unos cuantos minutos, los disfrutaría. Anteriormente había saludado y me había presentado frente a muchas personas que no conocía realmente, y eso me estresaba de sobremanera, por ese lado podría etiquetarme como una persona rebelde, no por que las personas me aburrieran o fuera alguien antipática que con ver mucha multitud ya se retraía en sí misma, sino más bien porque simplemente deseaba hacer algún día realmente lo que quisiera hacer, sin tener que estar acatando ordenes de mis padres todo el tiempo, al fin y al cabo ya era adulta podría manejarme sola sin problema alguno…  

De pronto escuché a mis espaldas murmullos de chicas que hablaban sobre, por lo poco que logré escuchar, el anfitrión del evento, a él si tenía muchas ganas de conocerlo, me habían hablado bastante bien acerca de él, y cómo se preocupaba por quienes poco tenían, de alguna manera lo admiraba, aunque por lo que había escuchado tenía casi la misma edad que yo... Solo que mis deseos eran muy diferentes a las jovencitas que paseaban por el evento, hablando más que nada acerca de cómo iban vestidas, y qué hombres eran interesantes, y apuestos, cuando en verdad lo importante era la caridad en sí..  Un ruido a mis espaldas hizo que me sobresaltara girándome para ver qué o quién era el que lo había provocado, suspiré aliviada al ver que solo era un hombre, lo miré apenada sonrojándose ante mi comportamiento, había estado recluida de la fiesta, seguro pensaría que era una amargada, o algo por el estilo.. – No... No te preocupes realmente…- Sonreí de lado mientras me paraba para presentarme, sería descortés si no lo hacía... –No hay por qué perdonar nada, no me había visto, ni yo tampoco… - Ya cuando estaba enfrente de él, le estreché la mano dulcemente mientras lo miraba.- Me llamo Maëlline Dubois, es un placer realmente… La que en realidad debe disculparse debo ser yo, estaba aquí recluida de todos, pero me maravillé con tan hermoso paisaje…-Dije sinceramente mientras lo miraba, sus rasgos se me hacían conocidos, seguramente me habrían presentado a algún pariente, pues aquellas facciones ya las había visto horas antes.. Miré su moño y no pude contenerme, no sin antes preguntárselo... -Permítame, el atrevimiento, pero su moño, está....- Miré el moño mientras se lo acomodaba, hasta que quedó en una perfecta posición, alcé la vista y sonreí dulcemente... -Perfecto... - Murmuré.. Era un tanto perfeccionista en ocasiones, y esto se reflejaba en algunas cosas que hacía cotidianamente pero aveces podía más que yo... Me lo quedé mirando unos segundo, para luego desviar la mirada algo apenada, no quería que pensara cualquier cosa de mí, pero es que lo había reconocido, pues era claro el parecido que tenía con los anfitriones del evento, me ruboricé un tanto al notar mi torpeza, pues no lo había reconocido de entrada, solía ser bastante torpe en ese aspecto, solía pasarme seguido cuando acompañaba a mi padre, y era algo que ya iba más allá de mí, cosa que luego quedaba como una anécdota divertida para contar...-E...eres Maximo Ryder ¿Verdad? - Lo miré, con esa sonrisa tan delicada, solía ser bastante aniñada cuando quería, y por mí peculiar sonrojo todos pensaban que era una persona tímida, aunque muy por el contrario a aquellos pensamientos, pues en realidad me gustaba hacer amistades, el problema radicaba en que tenía un ojo muy selecto para con quienes me quería acercar...



Come on skinny love
avatar
Maëlline F. Dubois

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maximo B. Ryder el Vie Jul 26, 2013 11:10 am

Había visto mujeres bellas hoy, mi padre tenía razón las embajadas de los distintos países eran bellezas de sus países y la verdad uno como caballero debía aceptar que la belleza de cada lugar era única y exquisita, pero esta jovencita, aun cuando las tenues luces del jardín apenas si le hacían justicia a su rostro, tenía unas facciones tan delicadas que te crecían ganas de delinear cada una de ellas con las yemas de tus dedos y se podría decir que las luces jugaban con mi visión y era por ello que ella me había parecido tan perfecta, como un ángel pálido , pero al momento en el que ella se acercó a mí para acomodar mi moño pude verificar que esas facciones no me engañaban, que no era el juego de luces lo que la hacían bella, tan hermosa, podía sentir su piel sin siquiera tocarla, tan tersa , tan cálida. Me puse nervioso, claro que me puse nervioso, la cercanía de ella me puso asi y bueno que puedo decir, siempre que me encuentro a solas con alguna mujer me pongo en extremo nervioso- Yo…no es, nada- le dije al mismo tiempo en el que veía como se alejaba, que ojos, que labios, que piel, que perfume tan embriagador, seguramente me veía estúpidamente infantil , podía agradecer que  el jardín mantenía ese aire lúgubre y había juegos de sombras porque asi no se notaría tanto mi rubor. Podía imaginar a mis tíos viendo esta escena, Aaron se estaría riendo y me gritaría de cosas para avergonzarme más, tía Natalie estaría toda emocionado porque por fin  deje de tener “migas” ,tía Janie estaría igual que tía Nat, Marbella estaría gritándome junto con Aaron y  Clayton sin lugar a duda estaría diciéndome un sinfín de cosas junto con Aaron.

-Ah?-  pregunte pues mis pensamientos me habían jugado mal y en lugar de echarla educadamente me había puesto a imaginar un sinfín de tonterías- Lo lamento- me apene y la mire a los ojos -ha dicho Maëline Dubois?- me acerque  e hice una reverencia cuando por fin mis ideas se acomodaron – Ese es mi nombre señorita, Maëline, Maximo Ryder su anfitrión y su más ferviente servidor- dije mientras mantenía la reverencia y despeus tome su mano para besarla- Me alegra tanto haberla encontrado, su padre y su madre me han pedido que  les ayudar a buscarla y yo me ofrecí para buscarla solo- le sonreí y me levante y solté su mano sin dejarla de ver a los ojos - Me alegra tanto que por fin la encontrara, buscarla ahí adentro fue un martirio- dije sonriendo de manera tierna, aunque ya la hubiera encontrado la verdad es que no tenía intenciones de entrar pues en cuento ella se fuera con sus padres yo quedaba de nuevo a merced de señoras y jovenes que me bombardearían con preguntas y halagos- Le molestaría permanecer conmigo solo por unos momentos más aquí?- pregunte de forma tranquila y tierna- Sé que usted me comprende si le digo que me han sofocado tantas personas, necesito un respiro- me reí por lo bajo y suspire, estire la mano indicándole que si deseaba sentarse lo hiciera- si me hace el honor- le sonreí y me senté, cruce mi pierna apoyando mi talón derecho sobre mi rodilla y puse mis manos en mi talón de forma calmada- Espero no ser inoportuno y arruinar su momento de reflexión o es que se aburrió- hice una mueca de vergüenza y la mire con un poco de timidez- dígame si puedo hacer algo para que su velada sea más amena, si gusta beber algo, comer algo no sé.. Bailar- la mire directo a los ojos y me sentí estúpido, si estaba muy acostumbrado a vivir en vergüenza con las chicas pero esta mujer en especial tenía un aire que me intrigaba demasiado, amor a primera vista?, no, no sé, eso no es posible, es tonto y común que lo digan pero me sentía raro, bastante apenado , sonreí de nuevo por pensar todo aquello y los colores de nuevo se subieron a mi rostro sin poder evitarlo .



Maximo B. Ryder
NEVER OPENED MYSELF THIS WAY LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS
By ∑Θ

avatar
Maximo B. Ryder

Fecha de inscripción : 14/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maëlline F. Dubois el Vie Jul 26, 2013 5:00 pm

Lo miré luego de acomodarle el moño, alejándome apenas para que no se sintiera incómoda por tan repentino gesto, pero aproveché para observarlo más de cerca, el sol ya había bajado hacía unas horas, por ende el lugar se encontraba iluminado solo por los faroles que estaban situados en el centro del jardín, sin dudas parecía sacado de un cuento de hadas, unos metros más allá de nosotros había un pequeño laberinto que se abría por el centro del jardín, sin dudas un lugar extraordinario digno de la realeza… Alcé la vista para sonreírle, aquel chico había llamado totalmente mi atención pues era tan caballero, y dulce, me hacía recordar a un príncipe, o algún noble, sus modales  eran totalmente diferentes para alguien de su edad, que lamentablemente se alejaban mucho con los modales correctos a los que había sido criada…

-No te disculpes... –Sonreí cálidamente mientras asentía levemente ante su pregunta.. –Sí, sí soy la misma... – Lo miré divertida ante la reverencia…- Es un placer el conocerlo Máximo, ansiaba conocerlo, todo lo que ha organizado hoy, realmente es  precioso… - Sabía que todo el mundo lo habría adulado hoy, siendo que realmente estaba todo saliendo a la perfección, pero no me quedaría atrás pues la estaba pasando realmente bien, aunque me había ido a pasear sola lejos por unos momentos.. –Realmente se nota cuanto te importa que todo salga perfecto- Me ruboricé ante todos los halagos que le había dicho, solo esperaba que no hubiera quedado demasiado en evidencia que realmente estaba encantada con su presencia.-Disculpa seguramente ya habrás oído muchos halagos el día de hoy, pero deseaba hacértelo saber... – Dije mientras una gran sonrisa surcaba mis labios cuando me besó la mano, desvíe la mirada algo sonrojada mientras escuché que nombraba a mis padres, no me sorprendía en lo absoluto, solían estar al pendiente de mí todo el tiempo, pero no podía quejarme por ser sobreprotectores, ya que estaban en lo correcto, había personas en épocas electorales que no estaban muy emocionados con la política de mi padre, y podrían llegar hasta extremos peligrosos… -Lamento ser la causa de su distracción, no… no era mi intención hacer que el anfitrión de la fiesta buscara a una simple dama… - Por dentro suspiré ante mi madre, solía tener esas salidas así, y a veces me ponía un tanto avergonzada, pero aquello se esfumó cuando escuché que realmente quería estar un rato más fuera de toda la multitud, comprendí sinceramente ese sentimiento así que si fuera por mí no tendría problema alguno de quedarnos cuanto quisiéramos en el jardín.. –No me molestaría para nada, comprendo que debe estar un poco sofocado de tanta multitud.. –Sonreí de lado mientras observaba su mano que indicaba el lugar a su lado.. – Será un placer... – Me senté a su lado mientras llevaba mi pierna derecha detrás de la izquierda cómo me habían enseñado desde pequeña, ya era un gesto casi inconsciente, para luego llevar mis manos a mi regazo de manera suave… - No, no para nada, su fiesta está siendo un éxito, es solo que… -desvíe mi mirada concentrándome en el lago que teníamos a unos metros delante... – Quería estar un momento alejada de mis padres, controlan cada paso que doy… -Reí levemente ya que en realidad nada podía hacer, si no eran mis padres era la secretaria de él que cada vez que alguna noticia mía negativa salía en el periódico era la primera que me llamaba para hablar de ello…  Su comentario me hizo sonreír buscando su mirada con anhelo, se notaba que con su corta edad sabía muy bien lo que hacía y como sentir cómodas a las personas… - En realidad su presencia hace que la noche sea más amena.. – Me ruboricé completamente, para luego ponerme un tanto nerviosa, había salido sin pensarlo dos veces, pero sin que él pudiera mal pensar mis palabras, lo miré negando... – Quiero decir, porque deseaba conocerlo… -Hice una pausa para luego agregar torciendo un poco la pequeña cartera-sobre que tenía entre las manos.. - Aun así, no me molestaría bailar… - Había algo en él que hacía desear seguir hablando, o estando en su presencia, quizás era por que de algún modo, con lo poco que habíamos tratado me había dado cuenta que había cosas en las que concordábamos.. Su modo tan delicado y tranquilo de dirigirse, con esa firmeza, me había llamado la tención, y ahora entendía por qué levantaba unos cuantos suspiros de las señoritas que pasaban hacía un rato antes de que llegara..



Come on skinny love
avatar
Maëlline F. Dubois

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maximo B. Ryder el Lun Jul 29, 2013 6:34 pm

 Si estaba acostumbrado a ponerme realmente nervioso con las mujeres, o con las chicas pero con esta linda rubia era más que eso, no tartamudeaba como lo acostumbraba hacer, o no hablaba como un señor de 70 años, de forma tan propia que se aburrían y terminaban por irse, con esta chica quería platicar , no sé qué tenía tal vez que emanara de ella tanta clase y cordialidad era lo que me agradaba, pero solo la estaba conociendo se forma superficial debía ser cauteloso y no pensar cosas que claramente solo me estaba imaginando –Sus halagos me animan señorita Dubois, en verdad no me molestan por que se da a notar cundo son sinceros y no solo por tratar de quedar bien conmigo- “por no quiere algo más” pensé y negué, no soy tonto, se cómo luzco  físicamente y sé que soy de aquellos que consideran “guapos”, por lo tanto las mujeres se sentían atraídas por mí pero para mí desgracia la gran mayoría tenían un pensamiento de promiscuidad muy latente y creían que yo era como todos los demás, que si se mostraban sexualmente activas o me coqueteaban con acciones subidas de tono yo me aprovecharía de eso y las llevaría a la cama, para su desgracia y mi bien  yo no era asi, no pretendía serlo y nunca lo seria, eran mujeres y por ese simple echo merecían ser tratadas como unas damas aunque ella no lo buscaran, igual y por eso jamás había tenido novia, era demasiado aburrido por no acceder a actos sexuales en la primera cita, pero asi no era yo y no lo cambiaria- y claro estaba no le diría esto a la dama que me acompaña ahorita que le podía decir? “ oh si los halagos no, no es lo que me molesta, fue la constante insinuación de las mujeres para tener relaciones conmigo” jamás le diría algo asi no podría y eso era algo privado- Y gracias de verdad, esta velada la logran ustedes no yo, pero aun asi gracias por sus grandes halagos Madame- dije sincero y suspire- Entienda a sus padres,  sobre todo a su padre, el cargo que lleva es de lo más complicado y siendo usted la única hija que le queda bajo su ala pues tiene la necesidad de cuidarla de más, pero tanto el como usted no debe preocuparse, estamos seguros, yo mismo me encargue de ello- mientras decía eso me levante y estire mi mano .

Un vals a lo lejos se escuchaba, un tanto lúgubre pero romántico, digno de un baile de la realeza, dentro de él gran salón por los ventanales se podía ver como las parejas se aglomeraban en el centro para bailar al son de ese vals, mientras tanto mi mano  yacía tendida frente a mí con mi palma estirada, esperando a que Maëline decidiera tomarla y levantarse - J'ai cette danse?- le dije en un perfecto francés, su idioma natal que si me permitía esa pieza, me incline un poco para hacerle una pequeña reverencia y mientras el vals seguía sonando tras nosotros, pose mi mano  bajo la de  ella y mi otra mano en su espalda, me pegue solo un poco a ella y comencé a moverme en un vaivén que acompaña la música , hasta el lugar parecía ser perfecto, el lago brillaba con pequeñas perlitas o al menos eso parecían, las luces tenues de los faroles alumbraban nuestros cuerpos danzando, era tan romántico que podía ser digno de una tarjeta de san Valentín- Señorita Maëline, sepa que es la primera dama que me ha convencido para bailar- sonreí y la mire a los ojos, la calidez de su mano sobre la mía era tan deliciosa que me ruborizaba pero al mismo tiempo me hacía sentir confiado, como si quisiera demostrarle cuan “fuerte o rudo” puedo ser,  sentimiento común en el ser humano, es como cuando los animales se aparean, danzan , mientras los humanos varones tienden a inflar el pecho y levantar la cara, como lo hacía yo en ese momento . Sin darme cuanta empecé a tararear aquel vals  sin dejar de ver sus ojos, de un momento a otro me volví a perder en sus ojos y sonriendo comente en un susurro- Comment est-ce que, aujourd'hui encore, je viens à connaître-  levante mi mano un poco y le acaricie la mejilla sin soltar su espalda- Comment est-ce tout simplement son nom sur ses lèvres- mire sus labios y segui acariciando su mejilla - Comment allez-vous qui m'a intrigué tellement- deje de bailar por un momento y la mire a los ojos, luego a sus labios  y fue inevitable no quererlos besar, pero cuando por fin tome el coraje pude escuchar un “- Oh! Ahí están, señor Ryder, Madame Dubois, sus padres los buscan es hora del brindis-“ uno de los asistentes de la beneficencia nos había llamado- Oh si, ahora vamos- tome la mano de Maë y la bese- Estuve a punto de cometer una barbarie un acto de  mala educación, pensaba asaltar sus labios, le rugo me disculpe- le dije dando un paso para atrás y estire mi brazo para dejar que ella caminara primero que yo- después de usted mi bella dama- dije realmente apenado por lo que había pasado



Maximo B. Ryder
NEVER OPENED MYSELF THIS WAY LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS
By ∑Θ

avatar
Maximo B. Ryder

Fecha de inscripción : 14/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maëlline F. Dubois el Jue Ago 08, 2013 1:46 pm

Lo miré ante su respuesta, realmente aquel no era el chico que pensaba que era,  en verdad mis amigas eran las que hablaban acerca de Máximo cuando me encontraba en mi institución, estaban enloquecidas por él, solo habían estado en las fiestas habituales que sus padres realizaban, por ende solo lo conocían superficialmente, según ellas era todo un caballero pero decían que solo lo hacía para así poder conquistar a más de una chica cómo era habitual en su familia, pero en estos últimos minutos me había dado cuenta que aquellos comentarios eran totalmente falsos, lo que hacía que me sintiera aliviada, que no tuviera otras intenciones que simplemente ser cortes y querer hacerme sentir bien en la fiesta. Siempre me había sentido incómoda respecto al tema ‘hombres’, pues los pocos que realmente se habían acercado a mí no contenían buenas intenciones, o buscaban simplemente de sus 15 minutos de fama. Pero eso era el resultado de tener que ser ‘la hija del presidente’, debía vivir con ello, y sin algún día alguien me robara el corazón tendría que lidiar con todo lo que eso conllevaría. – Realmente creo que estamos muy seguros aquí, por eso no he tenido el temor de pasear sola, pero tiene razón, contra la preocupación de mi padre no se puede hacer nada... – reí levemente, ya estaba acostumbrada a ello así que ahora debía dejar de preocuparse, pues él mismísimo anfitrión me estaba acompañando… Alcé la vista ante su repentina acción, pero sonreí dulcemente cuando estiró su mano adelante invitándome, me levanté levemente para luego tomar su mano con delicadeza.

El sonido detrás de nosotros se escuchaba la melodía, a decir verdad era de mis favoritas, todo parecía que fuera hecho con un plan de antelación, pues era realmente perfecto, el escenario, que nos encontráramos solo, algo que me reconfortaba, solía ponerme bastante nerviosa si habían muchas personas alrededor mirando con atención cada paso que daba.  Me ruboricé de sobremanera al escuchar su acento francés con tanta fluidez, le respondí con un leve movimiento de cabeza ante su inclinación, alcé la vista buscando su mirada para luego responderle.. - Ce serait tout un plaisir -  Bailar era algo que me apasionaba de sobremanera, no por nada había elegido para mi vida el ballet, por ende tener que compartir esta pieza con él, era algo que estaba disfrutando... Tomé su mano mientras mi brazo izquierdo se posaba en el hombro de él de manera suave, mis pies se movían lentamente dejando que él guiara el baile, desde pequeña esta era la parte que me encantaban en las fiestas, la parte del vals, la parte en donde podías disfrutar de una canción dulce y armoniosa con otra persona sin llegar a ser cohibido por el resto.  Todo parecía tan perfecto, que por un momento creí que nos encontrábamos en un cuento de hadas, donde era la princesa que encontraba su momento mágico luego de tantos desafíos... – Entonces debo ser realmente afortunada– Sonreí al igual que él, mientras mis mejillas tomaban ese color rosáceo, sus ojos me hipnotizaban de algún modo, no podía dejar de mirarlo, lo que me hacía sentir cierta vulnerabilidad, pero con él, no tenía ese sentimiento de que buscaba dobles intenciones conmigo, ni que pensaba que se encontraba acompañándome por quedar bien con alguien, sino que lo hacía porque realmente quería estar conmigo en este momento.  Cuando comenzó a tatarear, mi mano acarició levemente la suya mientras sonreía, era raro que no me sintiera nerviosa como con los demás chicos con quienes había hablado, él me hacía sentir cómoda, no tenía que pensar en el después, solo en el momento que estábamos teniendo.. - Seulement qui n'existe pas de moment plus parfait que celui que nous avons – Su caricia solo aumentó mis ideas acerca del perfecto caballero que tenía enfrente... - J'espère qu'il lui a plu au-delà de mon nom – Lo miré fijamente, deleitándome con sus caricias, esperaba que no se sintiera defraudado por la persona que había detrás de mi nombre, vivía atemorizada de defraudar a las personas, quienes pensaban que habían puesto en mí grandes ambiciones y que luego sintieran que no había cumplido con aquellas expectativas, al fin y al cabo solo era una joven que aún buscaba encontrar su propio futuro.  - Ainsi que tu à moi, Comment il consiste en ce que j'ai tardé à faire le commerce tant avec vous – Tantas veces lo habría cruzado, me había perdido de su compañía, pero ahora todo lo valía... Alcé mi vista mirándolo a los ojos por unos cuantos momentos, al notar que desvío su mirada, me mordí apenas el labio inferior de manera inconsciente, de pronto mis ojos comenzaron a cerrarse, estaba a unos pocos centímetros de él cuando una voz a nuestras espaldas me sobresaltó, abrí los ojos de repente mientras miraba a lo lejos a la figura que parecía ser uno de los asistentes de la fiesta. Asentí mientras dejaba que Máximo le respondiera a aquél hombre, él asintió ante la respuesta de mi acompañante, para luego perderse nuevamente en el interior del lugar.. – No… no hay nada que perdonar Máximo.. –Le susurré dulcemente mientras lo miraba algo apenada, realmente estaba por besarlo también, esperaba que lo hiciera, pero quizás el asistente había llegado en el momento justo para que no nos precipitemos.. –Muchas gracias caballero – Sonreí de lado mientras comenzaba a caminar hacia el gran salón, la mirada de mi padre algo alterada, y la sonrisa encantadora de mi madre era lo primero que había encontrado,  me giré a ver a Máximo con una mueca, pues quería estar a su lado pero mis padres ya seguramente se pondrían aún peor si no estaba a su lado para el momento de brindis.. – Espero poder encontrarlo luego del brindis, fue un placer conocerlo… - Le di un pequeño beso en la mejilla. – Gracias por la compañía..



Come on skinny love
avatar
Maëlline F. Dubois

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maximo B. Ryder el Vie Ago 09, 2013 10:27 am

-El placer ha sido mi bella dama- bese su mano y entregue a mi querida acompañante con sus padres, su padre creo que no le causo tanta gracia mi gesto pues me miro de forma elegantemente seria, que estaba haciendo? Que pretendía  yo? Pues claro que se enojaría el señor presidente  y más al saber que un joven estaba pretendiendo a su querida princesa .Al yo ser el encargado de esa bella gala debo admitir que me emocionaba dar el discurso del brindis, me emocionaba el saber que aun había gente buena en el mundo y que regalaba su dinero desinteresadamente, aunque claro igual sabía que unos cuantos lo hacían por subir su popularidad, pero bueno daban aun asi grandes cantidades para la ayuda a los desamparados y la salvación de varios parques naturales alrededor del mundo. Pero exactamente en ese momento odiaba el que yo tuviera que hablar, Maëline ya se había apartado de mí y ahora estaba ya con sus pares- Casi la beso…- susurre mientras caminaba hacia mis padres y mis hermanos y acaricia mi barbilla y parte de mi boca “- listo hijo?-“ me dijo mi padre tomándome por los hombros, mi madre me peino un mechón de cabello que había estado rebelde y me miro a los ojos”- veo que te entretuviste con la pequeña dama no es asi?-“ ella sonrió y yo no pude evitar ponerme rojo- Madre por favor- sonreí  apenado y mire a mi tío Patrick el cual estaba junto a su bella esposa – Digame tío, que le causa tanta gracia?- el rio un poco y negó haciendo una mueca”- nada sobrino querido, simplemente me da gracia el cómo tu semblante ha cambiado…pareces, feliz-“ sonríe más y mi padre le dio un leve empujón”- vamos ya Pat , deja a Maximo que debe estar nervioso-“ yo solo negué y me acomode la ropa tratando de no ponerme rojo- Pues entonces vamos no?, me han dicho que es momento del brindis- sonreí un poco y tome del brazo a mi hermana la cual me acompañaba , mi padre me seguía con mi madre y mis tíos con sus respectivas esposas, me hubiera gustado ver a mi tío Aaron acompañado de mi tía Natalie, pero supongo que por el embarazo no era bueno que mi tía viajara 

Bien, Sarah si me trabo hablas tu – sonreí a mi hermana y bese su mano- es tiempo- tome una de las copas y se la pase a mi bella pelirroja y yo tome otra, subí unos 4 escalones con ella y debajo de mí se encontraba mi familia, tome aire y aclare mi garganta- Buenas noches a todos- la música poco a poco comenzó a parar y todas las miradas se pusieron en mí, me sentía muy nervioso y claro sentía como mis manos sudaban, Sarah mi hermana me apretó un poco el brazo y sonrió de aquella manera tan dulce como siempre, respire de nuevo y sonreí de forma galante mostrándome confiado – Antes de empezar con mi tedioso discurso- algunas risas se escucharon y yo sonreí igual- Quisiera agradecerles a todos por acompañarnos en esta gala- continúe con un tono fuerte y confiado manteniendo la caballerosidad- Al igual la familia Ryder está muy complacida en anunciarles que gracias a sus aportes se han salvado ya 4 parques naturales y se han ayudado a más de 50mil familias en casos de extrema pobreza, el dinero que se ha recaudado fue para ayudarles con maquinaria para su sustento, para darles en que trabajar y que ellos mantengan su estado económico lo mejor posible, nos falta mucho por hacer, pero paso a paso nos acercamos a nuestra meta- se escucharon aplausos y sonríe de nuevo acariciando la mano de mi hermana- Es gratificante saber que hay más personas buenas que más en este planeta y esta gala es un agradecimiento ,es un reconocimiento a todos ustedes, me siento orgulloso de poder decir que mi familia posee una estrecha amistad con todos ustedes, me enorgullece que me hayan permitido demostrarles el aprecio que les tenemos – mas aplausos se escucharon y respire profundo, hasta ahora me había mantenido calmado y no se notaba mi nerviosismo- Pero es tiempo de que sigan disfrutando esta gala, asi que si son tan amables pasemos al comedor para el banquete que nuestros excelentes chefs nos han preparado especialmente para hoy- sonreí gustoso y todas las personas se empezaron a mover hacia el gran comedor- Perdóname Sarah- solté la mano de mi hermana pues la había estado apretando- te lastime- ella negó riendo [b style="font-size: 13px;"]“-no tontito, todo está bien  ahora si me disculpas, iré con el primogénito del ministro de argentina, es lindo y el parezco linda-“[/b] sonrió tímida y se fue, enseguida no supe que hacer pero vi a Maë ahí sola esperando no sé qué demonios, todos los presidentes y delegados se sentarían cerca de mi padre por lo tanto yo igual pero como mi hermana se sentaría con el hijo del ministro de argentina Maë podría sentarse junto a mí. Camine y me coloque a un lado de ella un tanto atrás- Se ha notado mucho que me provocaste tanto nerviosismo que casi arruino el discurso?- sonreí y mire como la gente se acomodaba- Desearías sentarte a mi lado?, hay un puesto esperando por ti y créeme sería un honor poder platicar más con una dama como tú- la mire por fin y estire mi brazo para que lo tomara y asi podernos sentar.



Maximo B. Ryder
NEVER OPENED MYSELF THIS WAY LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS
By ∑Θ

avatar
Maximo B. Ryder

Fecha de inscripción : 14/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maëlline F. Dubois el Vie Ago 16, 2013 7:29 pm

Le dediqué una sonrisa antes de girar y encontrarme con mis padres, no era sorpresa que el gesto de mi padre no era del todo alegre, no le gustaba para nada que anduviera sola por los alrededores lejos de su ojo, y más aún sí a todo esto me encontraba con un chico, seguramente me daría un sermón apenas cruzara por la puerta del palacio, por está única vez no me molestaba los sermones que pudiera decirme, o que tan enojado pueda estar porque en sí nunca la había pasado tan bien como estaba sucediendo.  – Perdona padre por haberme alejado, pero el lugar merecía mi inspección… - Me excusé de alguna manera, en cierto modo era sincera, pero además quería escaparme del protocolo, y de los ministros, que más que nada eran sus hijas quienes no se encontraban en las personalidades que me gustaría tener como amistad y con quienes debía tratar de manera espectacular.  Él asintió con una mueca, sabía que era un tanto rebelde en ese tema y la única manera de hacerme venir hasta aquí, era darme un poco de libertad. – “Luego hablaremos, de aquél chico…” – Dirigió una rápida mirada hacia Máximo quién estaba de espaldas hablando con unas personas que parecían ser sus familiares. Suspiré asintiendo, luego buscaría algo para cambiar de tema drásticamente, no había nada que hablar en realidad, solo lo había conocido y su personalidad había llamado totalmente mi atención… “Lo has querido besar Maë,  sí que hay cosas que hablar” Pensé mientras una sonrisa se formaba en mis labios, estuve a punto de besarlo, y realmente quería hacerlo, su manera dulce de tratarme, la sinceridad en sus palabras…. “Basta Maë, concéntrate”. Alcé la vista y mi padre me había estado hablando, me preguntó algo que no logré entender por haber estado pensando un sinfín de cosas, solo atiné a asentir, para que no comenzará con otro de sus sermones. Me tendió finalmente su brazo el cual tomé, para que fuéramos donde se encontraban los conocidos más cercanos de mi padre, allí esperaríamos a qué Máximo diera principio al brindis.  Me encontraba no muy lejos de donde estaban los Ryder, por lo que mi vista se encontraba con la figura de Máximo, no podía dejar de verlo, desvié mi mirada hacia mi izquierda donde estaba mi padre, quién comentaba con los demás invitados acerca de los logros de mis hermanos, mayormente de mi hermano mayor Jean-Pierre, quizás era con el que menos me daba al ser tan parecido a mi padre, tan estricto consigo mismo, muy maduro, y serio, realmente a veces no comprendía como Roseline podría soportarlo, su dulce esposa. – “En estos momento Jean debe estar en pleno partido, su equipo ha quedado en las finales en el Campeonato Europeo de Polo… Realmente nos hubiera gustado poder estar ahí..” – Se notaba cuan orgulloso estaba de él. El ruido de la copa golpeada por Máximo, hizo que todos dirigiéramos la mirada en dirección al centro del lugar.  

De pronto la figura de Máximo, se había puesto delante de todos con una copa de un elegante champagne, unos cuantos pasos detrás de él, estaba su familia, pero me sorprendió la presencia de una niña a su lado, en realidad no tan niña, pero se notaba que tenía unos cuantos años menos que nosotros. Sonreí de manera cálida escuchando el discurso, se notaba confiado, aunque notaba un poco de nerviosismo en su voz muy leve, en verdad, pero era impresionante y admiraba profundamente el tono y la valentía que tenía para dar un discurso frente a tantas personas sin que se le notara confundido, o nervioso, pues yo notaba su nerviosismo pero porque era bastante observadora en esas cosas, pero a simple vista se notaba muy seguro.  Comencé a aplaudir al igual que todos, cuando habló acerca de la recaudación, y a donde iba todo el dinero, estaba orgullosa de que mi familia y miles más pudieran contribuir con una causa tan solidaria.

Terminado el discurso tanto mi padre como mi madre me dirigieron una rápida mirada esperando que les acompañe hasta el lugar donde comeríamos, negué dulcemente… - Si me disculpan, pienso felicitar a  Máximo, por el brindis.. – Mi padre hizo una mueca, pero para mi suerte mi madre asintió sonriendo.. – “Vamos Franç, es lo mínimo que puede hacer Maëlline, tú querías que quede bien con los anfitriones, pues lo está logrando…” - Él accedió de mala gana y sin que este pudiera ver mi madre me guiñó el ojo muy levemente, a lo que sonreí sonrojándome de sobremanera, siempre había llevado una amistad con mi madre, por lo cual este tipo de gestos era normal.  Me puse a buscar con la mirada, por si lo encontraba, pero de pronto se me había perdido de vista, cuando una voz me sobresaltó, me giré lentamente encontrándome con su tierna mirada... – Máximo.. – Reí levemente ante su comentario, pues había notado su nerviosismo. – Perdóname... ¡Realmente no fue mi intención!  - Dije dulce con una sonrisa, en un tono un tanto infantil, pues me había halagado su comentario.. – Aun así, estaba esperándote aquí, para felicitarte, no podría haber pedido mejor discurso... – Escuché su propuesta, buscando con la mirada a mis padres, quienes ya se encontraban en sus sitios, muy cerca de donde estaban los padres de Máximo, por lo que no sería problema acompañarlo.. – Bueno, estamos de suerte entonces, porque mi padre está muy cerca, así que podré aceptar con gusto.. – Tomé el brazo que me tendía con delicadeza mirando hacia el frente hasta llegar al lugar que nos tenían preparado, en verdad era el centro de la gran meza principal, al ser Máximo el anfitrión de dicha fiesta, él tenía el lugar principal… - Todos nos están mirando, estoy algo nerviosa.. – Le susurré a Máxi, buscando su mirada con anhelo, en este tipo de cosas era bastante tímida...



Come on skinny love
avatar
Maëlline F. Dubois

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Maximo B. Ryder el Mar Ago 27, 2013 12:44 pm

Me sentía como un gran empresario o el presidente de algo, pues en cuanto tome el brazo de Maë y nos adentramos tanto meseros como todos los presentes se giraron para mirarnos, todos se levantaron y guardaron silencio, era como si fura la mismísima reina y claro esta vez no pude ocultar mi sonrojo- Gracias…muchas gracias- dije al momento en el que caminaba acompañado de Maë, mire a mis padres y ambos me veían con cariño y orgullo y eso hizo que me sonrojara más- Con tanta atención siento que soy la mismísima reina-dije y las risas no se hicieron esperar, “- es que eres una reina amigo querido-“ dijo uno de los jovenes hijos  del delegado de Rusia el cual era un amigo mío muy cercano, note como su padre le dio un leve golpecito en el brazo – Mijaíl tú y tus bromas amigo mío- me reí y llegue acompañado de Maë hasta nuestros asientos, los cuales estaban justamente enfrente de los padres de Maë, para esos momentos mis manos ya sudaban mucho pero ella no se daría cuanta pues estaba tomada de mi brazo- Su asiento mi bella dama- debo admitir que sentía la mirada intimidante del señor Dubois, pero aun asi quería demostrarle que tenía coraje para que se diera cuenta que su hija en verdad se me hacia una dama sensacional y no la dejaría ir asi de fácil, sé que no le había conocido mucho tiempo pero ese poco rato algo nació entre nosotros, o eso sentí yo, nunca me había sentido asi con una chica, solamente haba besado 3 veces en mi vida y ya y a esta chica me había vuelto loco en el instante en el que la vi, tan extraño me sentía 

Me senté junto a Maë, me sirvieron y cene con la compañía de todos y como era de esperarse al poco rato que la cena termino el presidente de Francia se despidió con toda su familia, pero antes de que salieran yo fui tras Maë. La tome le brazo con delicadeza y bese su mejilla- Quiero salir contigo, te parece mañana?, iré por ti a las 2 de la tarde si?- bese su mano de nuevo y escuche como su padre le llamo con una voz seria- ahora ve…yo …yo- la mire a ella y despeus a su padre, tome de la mano a Maë y me encamine para quedar frente a frente con su padre – Señor Duboise ,quisiera- no me había dado cuenta que tenía tomada de la mano a Maë- quiero pedir su consentimiento para tener una salida con su hija menor Maëline- me puse muy nervioso, sentí la mirada penetrante del señor y de reojo vi como su esposa le tomo el brazo “- sería un placer que ambos se conocieran más-“ dijo ella tan tranquila que mi nerviosismo se tranquilizó notablemente- Seguiré al pie de la letra sus indicaciones, no me opondré si quiere que tengamos escolta, iremos al lugar que ustedes pidan , el caso es que quiero pasar tiempo con su hija conocerla más y que ella me conozca a mí- tome aire y mire a los ojos al señor- juro por mi persona que mis intenciones con su hija son las mejores, no quiero sobrepasarme ni nada de eso, quiero ser claro con ustedes mis señores, y claro esta si su hija acepta salir conmigo yo estaría encantado- sonreí un poco de lado y el señor suspiro, miro unos segundos a su esposa y despeus dijo calmado en francés “- está bien, mañana  , quiero que sea temprano en la tarde, será en nuestra casa ahí tienen muchas clases de entretenimiento, habrá 3 escoltas con ustedes en todo momento, nade de alcohol, nada de escaparse –“ yo asentí a cada petición y la señora se acercó para besarme ambas mejillas y cuando lo hizo me dijo al oído en francés igual “- no te preocupes, yo me encargo de distraer a mi esposo-“ se alejó y regreso a su lugar para por fin despedirse, abrace un poco a Maë y le sonreí- hasta mañana mi bella dama- nos despedimos y por fin despeus de unas horas la velada termino.

Al día siguiente aunque la cita era a las 2 yo ya estaba levantado desde las 6 de la mañana, caminaba por toda la casa, arreglaba mi cuarto una y otra vez, me puse a estudiar con mis hermanos, me puse a platicar con mis padres y apenas eran las 11 de la mañana, estaba desesperado por verlo “- calma hijo, entre más te impacientes  el tiempo para ti correrá más despacio-“ dijo mi madre mientras  leía un libro sobre métodos antiguos de la medicina- lo se madre, pero es que estoy tan emocionado- dije sonriendo y sentándome a un lado de ella, recargue mi cabeza en su hombro y ella acaricio mi mejilla, llego mi pequeño hermano y con una  gran sonrisa dijo al aire”- qué bello es cuando los jovenes se enamoran, nunca te había visto tan galante hermano querido-“ yo negué y me levante- no diga nada si?...ya estoy muy nervioso- él se sentó frente a mí y tomo su soda”- no te pongas nervioso, que puede pasar? Que el señor Duboise te tome como saco de boxeo?- reímos los dos y mi madre nos pidió que la dejáramos leer un capitulo más antes de tomar un bocadillo y platicar.


Por fin faltaba media hora para que diera la hora de la cita y claro yo ya estaba ahí, me tenía que esperar a que pasara ese tiempo pues no quería ser irrespetuoso. Me quede en el auto platicando con el chofer hasta que el me indico que ya era hora, baje del carro y toque el timbre de la gran casa- si…- estaba ahora mas nervioso- Bonjour, j'ai rendez-vous avec miss Maëlline- dije tratando de que no se me quebrara la voz y me pidió mi nombre y la identificación- Maximo Belial Ryder Wayn…-le entregue mi identificación y me dejaron pasar siendo escoltado por dos grandes hombres, se quedaron ahí mientras a mí me dejaban pasar a una gran sala con decoraciones hermosas, me senté en un sillón y me ofrecieron un té en lo que esperaba la presencia de Maë, estaba realmente nervioso.



Maximo B. Ryder
NEVER OPENED MYSELF THIS WAY LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS
By ∑Θ

avatar
Maximo B. Ryder

Fecha de inscripción : 14/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de beneficencia.. -Maximo B. Ryder

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.