NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Cheslav M. Karkarov el Jue Abr 04, 2013 9:43 pm

Nueve de la mañana en punto y Christian Cardew se encontraba ya en el aeropuerto de la ciudad, supervisando los últimos y más ínfimos detalles de aquel avión que sus padres le habían prestado para el viaje que realizarían tanto él como un grupo de amigos hacia la ciudad de los casinos, las prostitutas, el pecado y las bodas falsas: Las Vegas, Nevada. Recapitulando entonces ¿Cómo es que se había presentado la ocasión para semejante odisea de los estudiantes? Producto de una de tantas locuras en los mejores momentos de una borrachera, Christian había pactado viajar a las Vegas para quitarse el estrés producto de tantos exámenes, trabajos finales y actividades extracurriculares, todos necesitaban un más que merecido y bien ganado descanso. Durante la organización del viaje, se habían dividido las distintas cuestiones de planeación del mismo: Aaron sería el encargado de solventar los gastos de hospedaje durante todos los días que estuvieran en la ciudad, Christian tendría como misión el transporte en el viaje, tanto aérea como terrestre, Rebecca, Vanessa y Kimberly serían las encargadas de buscar los mejores espectáculos y shows, además de los casinos. Debbonie, su chica, era la capitana de aquella curiosa tripulación, pues de no ser por ella seguramente Cardew ni siquiera habría podido organizar nada. Lil, buscaría los mejores bares, pubs y conciertos a donde pudieran asistir. Así pues, tras unos cuantos días de minuciosa organización (que más bien había sido solo buscar un lugar a donde ir) y derrochando dinero para hacer del trayecto algo ostentoso con cargo a las arcas monetarias de la familia del francés, todo estaba listo. Había pactado encontrarse con sus amigos en media hora más y poco faltaba para que ese límite de tiempo llegara; mientras tanto, el joven ya había documentado el inventario de todo lo que llevaban: Equipaje tanto de él como de su chica, alcohol, música, la inseparable guitarra que en todos los viajes llevaba consigo y por supuesto, cigarrillos. -Debb.-Dijo a la castaña, que lo acompañaba desde la llegada al aeropuerto para esperar a los demás. -Por ilógico que parezca, ahora mismo me encuentro en la disyuntiva de querer que estén aquí, para irnos cuanto antes y de que no aparezcan, para llevarte conmigo, a solas.-Murmuró el chico entre suaves risas, colocando sus manos alrededor de la cintura de su novia y apoyando el mentón en la cabeza de ella. Llevaban relativamente poco tiempo juntos, pero sin duda siempre trataba de pasar cada momento a su lado y, por obsesivo que fuese, no era demasiado frecuente que la dejara sola. -Estoy seguro que será divertido escaparnos a las vegas como un grupo de fugitivos. Es como de película, pero no deja de ser entretenido-Enseguida, la atención del chico se desvió un momento, atendiendo al llamado del piloto, quien se acercó a la pareja para darles los últimos pormenores antes del despegue, tales como las condiciones de la aeronave, excelentes sin duda, la presión atmosférica, el peso de la carga que llevaba el avión, la lista de los pasajeros y el respectivo seguro de vida de cada uno de ellos –más valía prevenir que lamentar- las condiciones meteorológicas y el tiempo estimado de vuelo, a fin de que la experiencia fuese lo más grata posible. -Y bien señorita… ¿Qué desea hacer? Aún tenemos algunos minutos antes de partir. Creo que cinco o diez minutos a lo sumo.-Añadió él, acercándose a besar de forma apasionada los labios de la chica, mordiendo los mismos de manera suave, aunque procurando dejar alguna pequeña marca en los mismos, algo que evidenciara que ella era suya, como lo demostraba siempre frente a todo el mundo.
avatar
Cheslav M. Karkarov

Fecha de inscripción : 27/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Aaron F. Ryder el Vie Abr 05, 2013 2:23 pm

Desde las 6 a.m. yo estaba ya levantado, tenía un sinfín de cosas que hacer y mientras acomodaba algunas cosas en mi maleta hablaba con una Cass adormilada- Solo serán unos días amor, no te preocupes si? Ira Kimberly, Lil ‘Ash ,Vanessa, Rebecca, Christian y su novia- sonreí metiendo algunas camisas- Si sé que son más mujeres pero todas saben perfectamente que te pertenezco y ..Lil ‘Ash me cuidara, sabes que es verdad amor, te estaré masajeando durante todo el viaje o marcando si?- sonreí y cerré la maleta- Los amo, y cuídame ese enano , te veo en unos días amor, adiós- colgué y vi si no me hacia falta nada, por última vez me deje caer en mi cama con mi cuerpo todo estirado y bufe, tocaron mi puerta para avisarme que mi desayuno ya estaba listo así que baje y lo tome rápido, 20 minutos fue el tiempo que me tomo hasta que decidí salir de casa para ir por las damas que nos acompañarían o al menos algunas de ellas. La primera en la lista era Rebecca así que después de meter mi maleta en una de las camionetas salí hacia la dirección que me había dado con anterioridad, era una lástima que fuéramos 4 de ser solo dos hubiera manejado al amor de mi vida, pero no era muy buena idea que digamos, Asi que preferí llevar la camioneta. Ya en camino la música y el café bien cargado no se hizo esperar y mientras llegaba aullaba según yo cantando, al llegar a la casa de Becca toque el timbre y espere a que me abrieran, no tardo mucho y enseguida salió con su maleta la cual yo ayude a cargar- Lista? , Llevas todo lo necesario Sra. Smith??- dije abriendo la puerta del maletero para acomodar su maleta y así ir por las demás chicas que seguramente ya me estarían esperando para irnos y encontrarnos todos.

La idea del viaje e había encantado aunque como siempre he pensado las vegas para mi eran un tanto vulgares o bueno bastante, prefería Mónaco si iba ir a apostar pero al saber quiénes iríamos las vegas me pareció el lugar perfecto pues e que muchos no tienen el tiempo ni la facilidad para viajar y era buena idea ir a las vegas, por lo tanto como era de esperarse o bueno yo lo veía así, yo fui quien me encargue de la estadía, quería le mejor hotel con las mejores habitaciones no iré a parar en donde un millón de personas cualquiera se hubiera acostado en la misma cama, si llámenme quisquilloso pero yo no era un don nadie y mis amigos tampoco se merecían lo mejor .Por fin llegamos por Kimbe y Nessa, otras dos chicas más a las cuales adoraba , enseguida baje por ellas y les ayude con su maleta saludándoles de beso y abrazo como había echo con Rebecca. Ya en el camino todo era risa y demás pues con la ocurrente de Kim todo daba risa, Vanessa no se quedaba atrás siguiendo las bromas de Kimbe y Rebecca al no conocerlas mucho de repente solo reía y yo igual bromeaba con ellas. No tardamos mucho en llegar al aeropuerto y ay estando ahí un sujeto con un carro para equipaje nos ayudó con las maletas , le indique a donde ir pues ya habíamos quedado con Chris de vernos en un punto específico , pero para evitar contratiempos les sugerí a las chicas – Y si primero documentamos el equipaje y después nos vamos a buscar a Chris?, le puedo mandar un mensaje- dije sacando el celular y le mande un mensaje el que decía que iríamos a documentar el equipaje de una vez, que no se desesperaba que traía a tres de las chicas ya y que Lil seguro no tardaba en llegar-Vamos señoritas- dije empujando el carrito con fingida fuerza pues las maletas de ellas si pesaban más que la mía pero no era para exagerar – Traen piedras?- dije bromeando encaminándonos hacia el registro.


My Beautiful Twisted Mind
Aaron F. Ryder

avatar
Aaron F. Ryder
Admin

Fecha de inscripción : 04/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por De'bunny Petrikov el Vie Abr 05, 2013 2:53 pm

-Siempre podemos irnos a solas, Chris, yo voy sólo por ti -le sonreía de medio lado, tan traviesa y picara como siempre que estaba con él. Se encontraba abrazada a ese pelinegro después de haber sido besada por él. El beso se lo correspondió tal y como él se lo había dado. Le encantaban los besos así, donde él se mostraba tan posesivo con ella, le gustaba y le divertía ver como él cada día y cada minuto que pasaba con ella se iba enamorando más. Suponía que eso era lo mejor que le pudo haber pasado, pues si seguía apegada a sus planes de siempre podría tener muy pronto todo lo que quería en esa vida. Por esas mismas ambiciones había discutido con su madre por la mañana: Una de las tantas razones por las que Debbonie y ella no se llevaban para nada bien era porque Debbonie aspiraba a otro nivel de vida que su mamá no podía darle, entonces al ser ella tan ambiciosa, su madre pretendía cambiarla y hacerla una conformista. Habían pasado varios minutos, casi una hora, desde que salió de su casa y aun podía escuchar a su madre gritándole que no se fuera de viaje, porque ni sabía con quien se iría de viaje y porque no llevaba suficiente dinero para sobrevivir en las vegas. Lo que la madre de la castaña no sabía que ese era el papel que fungiría Chris en ese viaje, sería como su cheque en blanco, porque él mismo lo había dicho el día que se hicieron novios, cumpliría cada uno de sus caprichos. Se mordió el labio inferior mientras miraba a otro lado, apoyando la cabeza en el pecho del pelinegro, pensando que muy pronto su mamá se tragaría sus palabras cuando ella fuese quien la mantuviera. Había estado callada solamente unos segundos, así que en cuanto se dio cuenta volvió a mirarlo; tan radiante que él no podría sospechar que esa misma mañana tuvo una disputa y que se estaba prácticamente fugando de casa con él y los demás chicos. -Espero que no sea como una película, o terminaremos atrapados en un casino como Percy Jackson. Aunque las flores del loto si se me antojan -se quedó pensando en las mil y una comparaciones que podía hacer de la situación con el cine, pero solamente le gustaba una que seguía dando vueltas en su mente Esa en donde la tipa se casa con el tipo que se hace millonario ahí mismo y que se ven obligados a pasar seis meses juntos para que los dejen dividirse el dinero. Sólo que ella no sería tan estúpida como para enamorarse, y no iría por la mitad, iría a por todo. Arrugo la nariz y negó ligeramente con la cabeza, al tiempo que acariciaba la nuca de su novio. ¿Novio? Bueno, la palabra era nueva en su diccionario, pues nunca había tomado a nadie en serio, esta vez era diferente, no por lo que él era, sino por lo que podía ser. Le dio un beso terno, sonoro, frunciendo los labios para juntarlos con los de él. Así como los niños pequeños se besan. -No sé qué podemos hacer en tan poco tiempo, pero se me ocurre que podríamos ir a una de las tiendas del aeropuerto, lo que pasa que por la mañana me tiré un poco de chocolate encima de la blusa, ¿ves? -le mostro que en efecto la blusa de color negro si tenía una mancha, pequeña, pero al fin y al cabo una mancha. -Y no quiero que los demás me vean sucia y eso. Me compraré una rápido, no quiero sacar ya nada de mi maleta -bajo las manos del cuello de Chris y tomo solamente una de las de él para comenzar a caminar. Cuando dijo ‘me compraré’, le dejaba saber que no esperaba que pagará, pero si él mismo no se ofrecía, ella podía decir algo como; ‘deje la cartera en la maleta’. Y pensando por adelantado cada uno de sus pasos, ambos chicos entraron la tienda más cercana. -Mira esta…-Bonnie tomo una típica que se compraba como recuerdo de New York, con letras negras un corazón rojo y el fondo blando, se la coloco frente al pecho. -Es algo que, a pesar de ser informal, siempre se ve bien -.



Boys call you sexy... & you don’t care what they say


When I grow up, I wanna be famous...
avatar
De'bunny Petrikov

Fecha de inscripción : 09/01/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Rebecca A. Adkins el Vie Abr 05, 2013 7:13 pm

Me había levantando tarde, para variar apague la alarma cuando comenzó a sonar- 5 minutos más - apenas y susurre, 5 minutos que se convirtieron en media hora, ni se como logre despertar, pero lo hice y miré la hora, así que de un salto me pare de la cama y corrí a la ducha, me vestí y maquille, todo en 30 minutos, estaba haciendo récord, claro nadie tenia que enterarse que me había quedado dormida si lograba tener listo todo justo a tiempo. Abrí mi maleta y comencé a revisar si había guardado todo, claro no lo había hecho, menos mal se me ocurrió hacer una revisión rápida, anoche estaba media dormida cuando la hacía. Corría de un lado para el otro de la habitación metiendo cosas, el problema vino cuando tenía que cerrar el equipaje, fue la tremenda odisea, literalmente me tuve que sentar arriba para lograrlo... Estaba en eso cuando sonó el timbre, termine de cerrarla, antes de ir me miré al espejo acomodando mi cabello y salí a abrir, Aaron llegando justo a la hora, lo comprobé mirando el reloj de mi muñeca - Just in time - sonreí - Claro que estoy lista, llevando todo lo que necesito Sr Smith - le di un rápido abrazo a modo de saludo, para volver a entrar por mi maleta y traerla a la puerta, él me ayudo a llevarla hasta el auto, no lo invite a pasar porque aún había que pasar a buscar a más gente y algo me decía que íbamos a llegar elegantemente tarde. Me senté como copiloto del chico y emprendimos el viaje

Estaba bien emocionada con ir a Las Vegas, jamás había estado allí y mi estado de animo estaba en el mejor punto, nada podría arruinar mi humor, la sonrisa la tenía plantada en la cara desde que supe que íbamos a ir a la ciudad de la perdición, ya quería llegar al casino a ver que tan distinto era al de Monte Carlo, me imagino que menos lujos y mas lujurioso, pero el formato es técnicamente el mismo, me iba a forrar allí, claro si es que no me corren primero, ya que eso me había pasado en Francia, tenía que usar distintas identidades y cambios de look para poder entrar a ese, acá trataría de ser más discreta, dejarme perder de vez en cuando, para que parezca suerte de principiante nada más, venía a pasarlo bien, y eso era lo que pretendía hacer... En poco tiempo estábamos fuera de una casa, según me había dicho era la casa de una chica llamada Kimberly y se encontraría con ella otra chica llamada Vanessa. El chico bajo, las saludo y subió el equipaje de las niñas al auto, no quise bajar a saludar para no retrasarnos, entonces me presente cuando subieron, iba a pasar todo un fin de semanas con aquellas personas - Hola, soy Rebecca - dije volteando en el asiento para mirarlas ya que subieron a los asientos de atrás. El trayecto al aeropuerto se hizo ameno, Kim tenía unas ocurrencias muy divertidas, no podía evitar seguirla en algunas bromas y estuvimos riendo bastante, Aaron también aportaba con su bromas, y Vanessa reía más de lo que hablaba. No tardamos nada en llegar entre tantas risas, al bajar nos esperaba un tipo para llevar el equipaje - Claro, así todo sale más rápido ¿no creen? - dije ante la idea del chico - Pero mándale un mensaje ya, que luego se van de luna de miel y nos dejan aquí porque van a pensar que no llegamos - reí luego de hablar, por el hecho de lo de la luna de miel, pero no me hacia en nada gracias el que nos vayan a dejar aquí, que si no luego los "mato" por hacer eso, entonces comenzamos a caminar mientras Aaron se hacia el super hombre llevando el carro con las maletas - Si no te lo puedes, que lo lleve alguno de los chicos de allí - dije mirando a los que ayudaban a quien necesitaba - seguro a ellos no les cuesta nada - reí bajito, nada más lo decía por molestarlo, por reclamar del peso, mientras seguíamos caminando hacia el modulo de registros...


avatar
Rebecca A. Adkins

Fecha de inscripción : 27/02/2013
Edad : 25
Localización : Justo detrás de ti - Buh!

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Kimberly M. Miller el Sáb Abr 06, 2013 10:52 pm

Un sonido muy desagradable me despertó, y como no era mi alarma. Agarré el reloj y lo estampé contra la pared. -Estúpido despertador, jodiéndome los sueños desde tiempos inmemorables-murmuré mientras me frotaba los ojos. Bajé a la cocina, encendí la radio y mientras me hacía el desayuno bailaba al son de la música. Estaba feliz por que la verdad me apetecía ir a Las Vegas con Aaron, Nessa y los demás, lo único que me preocupaba era esa tal Rebecca. Me habían dicho que era una chica simpática y todo eso, pero el miedo que tenía en el cuerpo por si algo salía mal entre ella, por si no llegaba a aguantar mi personalidad tal y como lo hacían los demás... Sería totalmente un problema por que podría llegar a explotar y empezar una pelea con ella, pero dejé de pensar en eso y agarré mi desayuno para sentarme en el sofá a mirar la tv. Al acabar volví a dejar todo en la cocina y bien ordenado para cuando llegara Nessa, no quería que pensara que era una guarra. Cuando comencé a subir las escaleras tocaron al timbre y las bajé de nuevo, abrí la puerta y ahí estaba Nessa y antes de que pudiera articular palabra me lancé hacía ella y la abracé. -¡Nessa! Por fin llegas, estaba comenzando a aburrirme tan sola-le dije haciéndole pucheros. La dejé entrar y le dí permisos de hacer lo que quisiera mientras hacía las maletas. Tras acabar me vestí y me puse esto, algo cómodo y simple para el viaje. Tiré el despertador roto por las escaleras y seguidamente mi maleta, luego bajé yo por ellas. Miré a Nessa y la vi algo asustada. -Esto... el despertador me despertó en la mejor parte del sueño y pues... -le dije frotándome la nuca y después reí y antes de que pudiera disfrutar de un rato acompañada de una de mis mejores amigas tocaron el timbre.
Abrí y evidentemente era Aaron. Salté encima de el y lo abracé fuerte acompañado de un gran beso, seguidamente agarró nuestras maletas y nos subimos en el coche.

Ya dentro, en el asiento del copiloto estaba Rebecca. Tragué saliva y subí atrás con Nessa. De repente ella se giró y yo me la quedé mirando un tanto nerviosa, pero al parecer si era una persona agradable. -Yo soy Kimberly Miller -y le sonreí. Pensaba que en el trayecto iba a haber un ambiente incomodo pero fue todo lo contrario, fue divertido. Yo decía algunas locuras y como no Aaron me las seguía, Rebecca se apuntaba a ellas y Nessa simplemente se dedicaba a reír ya que de lo que decíamos no podíamos articular palabra. Al llegar allí todos bajamos del coche y escuché atentamente a Aaron y a su plan. -A mi me parece bien, pero como nos tardemos mucho perderemos el avión y dudo que Chris y Deb nos esperen, aun que si tardamos ellos tendrán una boda intima junto con una luna de miel-dije entre risas. Entonces vi como el fortote, el que intentaba hacer ver que era uno de los hombres más fuertes del mundo, mas conocido como Aaron, empujaba el carro con dificultad. -Aaron, si sigues haciendo tanta fuerza acabaras tirándote un pedo, y nosotras acabaremos desmayadas por tu culpa-le dije cruzando los brazos mientras reía. La verdad es que todo iba mejor de lo que me esperaba. -Aaron, somos chicas, tenemos que estar guapas por que no vamos a cualquier sitio-hice una pausa y los miré a todos-¡Si no que vamos a Las Vegas!- dije gritando tras la pausa mientras caminábamos hacía los registros. Todo el mundo se me quedó mirando y yo me preguntaba '¿Donde está mi vergüenza?'. Yo carecía de ello, incluso dudo que algún momento la hubiera adquirido.



Kimberly Miller
Before you came the sky it had never seemed so blue
I wake up every morning, a smile is on my face. The sun is shining brightly, as you're laying next to me. I know that I have my flaws, but you see me perfectly. These butterflies go crazy whenever I hear your name THANKS, LU.




avatar
Kimberly M. Miller

Fecha de inscripción : 01/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Vanessa McCord el Dom Abr 07, 2013 4:46 pm

Dio una vuelta, totalmente adormilada en aquella cama tan cómoda, la cual, al fin había podido lanzarse a ella pero, a una hora muy tarde. Se había desvelado arreglando las cosas que llevaría hasta Las Vegas. El viaje había surgido realmente de la nada, quizás al principio lo había tomado como una completa broma pero, luego todos estaban muy entusiasmados por ello, al final, siendo arrastrada hasta él por unos amigos. Sería divertido, ¿no? Obviamente lo sería, no todos los días se iba a la ciudad de la perdición con un gran grupo de amigos. Quién sabe qué cosas se les podría ocurrir… Tal vez y hasta terminen incendiando una habitación del hotel, sólo tal vez… Aunque claro, con ellos todo podía pasar por lo que, estaría totalmente preparada ante cualquier casualidad. Una vuelta más y con ella, un duro golpe contra el suelo. Ahogó un grito ante aquello, restregándose luego lo que sería sus glúteos ya que, aquella zona era la que había recibido el mayor impacto. Liberó un pesado suspiro, haciendo un esfuerzo por reincorporarse sobre el suelo pero, el sueño era algo que batallaba contra su conciencia, al final, terminando por acostarse, dar una vuelta y enrollarse en la sábana, tomando otra pequeña siesta pero, ésta vez, sobre una superficie menos cómoda.

Aunque claro, aquello no duró más de cinco minutos debido a que su móvil, comenzó a sonar descontroladamente, haciendo que ella frunciese su entrecejo, al mismo tiempo que sus labios, reincorporándose en su lugar, haciendo las sábanas a un lado y al final, levantándose medianamente disgustada. Quería dormir más, mucho más pero, la alarma que había colocado en su celular, había impedido aquello. Qué suerte que se le había ocurrido aquello, de alguna forma presentía que se iba a quedar dormida pero, era mejor prevenir que lamentar. Colocó las sábanas sobre la cama, recogiéndolas del suelo, bostezando luego, peinando un poco su cabello y, dirigiéndose hasta el baño, para poder así, iniciar su arreglo personal. Treinta minutos pasaron, siendo eso un tiempo record. Ya habiendo tomado un baño, estando vestida, maquillada y peinada. Su cabello estaba suelto, generalmente lo llevaba así y, aquel día, no iba a ser diferente. Llamó a un taxi, para luego dirigirse hasta la cocina y tomar una taza de café, aquella bebida era indispensable en su día a día, despertándola de mejor manera y poniéndola activa. Sus hermanos, por otra parte, ya habían sido informados de su viaje por lo que, no tendría que preocuparse. Ellos aún continuaban durmiendo por lo que, ya para cuando despertasen, ella no estaría allí. El taxi llegó en sólo minutos, sacando ella su maleta con esfuerzo de su casa; estaba pesada, y mucho. El taxista la ayudó con sus cosas, metiendo el equipaje en la maletera, abriéndole luego la puerta de su auto, agradeciendo luego e introduciéndose dentro, dando la dirección a la casa de su amiga Kimberly, en donde había acordado llegar.

No tardó mucho en llegar, pagó al conductor, ayudándola éste luego a llevar su equipaje hasta la entrada de la casa de su amiga, agradeciéndole y despidiéndose de él. Liberó un suspiro, pensando que, ya no había vuelta atrás, decidiéndose por tocar el timbre y esperar a que Kimi abriese la puerta. No recorrió demasiado tiempo en cuanto la puerta se abrió, alzó su mano levemente, haciendo un ademán con ésta, preparándose para saludar pero, Kimberly se había adelantado. –Kimi! Espero no haberte hecho esperar. – Pronunció aquello, correspondiendo a su abrazo, pasando luego dentro y, sentándose en un sofá en la sala de la casa. Se dispuso entonces a inspeccionar la casa; a veces ella era demasiado visual, aunque claro, no pudo evitar espantarse en cuando un leve estruendo recorría las escaleras. Pudo divisar que se trataba de un reloj, lo miró confundida para luego ver cómo Kimberly bajaba las escaleras, dando una explicación para ello, no pudiendo evitar reír. –Venga… Sólo cumplía su función, ¿no? Pobre reloj…– Hizo un drama de broma mientras daba el sentido pésame por el objeto.

No tardó demasiado en sonar el timbre nuevamente, tratándose de Aaron. Vaya que era puntual… No pudo evitar pensar. Lo saludó con un abrazo y un beso, para luego ver cómo cargaba las maletas de ambas. Subieron entonces al coche, pudiendo apreciar que de copiloto se encontraba una chica. ¿Rebecca, no? Le sonrió agradable mientras correspondía a su saludo y a su presentación. –Mi nombre es Vanessa… Un gusto, Becca. – No pudo evitar ya colocarle un apodo, generalmente lo hacía con todas las personas que se le cruzaban al frente, tomándose el atrevimiento para ello. El trayecto hasta el aeropuerto fue verdaderamente ameno; las bromas reinaban por parte de Kimberly, no quedándose atrás Aaron, haciéndoles reír increíblemente. Llegaron rápidamente al terminal, bajando enseguida del auto, ayudándoles un trabajador del lugar con el equipaje. Escuchó atenta al plan de Aaron, encogiéndose luego de hombros. –Supongo que es más fácil que nos encontremos todos donde se documenta el equipaje.– Hizo una pausa. –Venga… No creo que quieran perder la oportunidad de casarse con un Elvis Presley en Las Vegas. – Volvió a encogerse de hombros no pudiendo evitar reír al imaginarse una boda así. Aunque claro, su risa aumentó en cuanto escuchó el comentario de Kimberly con respecto a Aaron. –Oh Dios mío, será como una bomba atómica. – Le siguió el juego a su amiga, comentando aquello en broma, continuando con su risa. –Venga… Era mejor llamar a alguien que llevara el equipaje para que no te forzaras, Aaron. – Le sonrió, riendo luego por lo bajo ante la euforia de Kimi. –Espero que esa ciudad no nos corrompa…– Fingió un tono inocente, bromeando con aquello, frunciendo sus labios y luego sonriendo de medio lado, caminando junto con ellos hasta los registros.



Bitter Sweet Symphony.

'Cause it's a bitter sweet symphony, this life. Trying to make ends meet, you're a slave to the money; then you die... I'll take you down the only road, I've ever been down. You know, the one that takes you to the places where all the veins meet, yeah.
avatar
Vanessa McCord

Fecha de inscripción : 01/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Marie A. Adkins el Lun Abr 08, 2013 5:20 pm

Eran las 5 de la mañana cuando mi despertador sonó, de muy ociosa estaba decidida a ir a gimnasio antes de irme de viaje, ya que estaría unos días sin pasarme por allí, pero la flojera me embargo. Apagué el despertador sin pensarlo dos veces y estuve en cama dando vueltas alrededor de una hora, por mas que intenté no logré volver a dormirme así que me levanté y tomé una ducha de mas o menos 30 minutos y me coloqué la ropa interior y una camiseta de fútbol americano que me dio Vlad antes de irse. Pasé caminando de lado a lado mi habitación buscando las cosas necesarias para mi viaje, no llevaría muchas cosas, estaba decidida a salir de compras alguno de los días y aaron estaba en la obligación de llevarme o ya me las desquitaría de alguna forma.
Agarré mi celular y demás aparatos para guardarlos todos en el mismo bolso, mis cámaras irían aparte, jamas las mezclaría con nada mas, son como mis hijas y las cuido mas que a mi vida; cada una tiene un valor sentimental, aunque solo son 4 para mi son mas que suficientes.

Llevaba algún rato sentada mientras desayunaba y hablando con mi primo Samuel por whatsapp, ese chico me hace reír mucho y hasta estamos pensando en irnos a vivir a mi departamento de nuevo, pero eso no viene al caso en este momento, estoy decidida a concentrarme en el viaje y no pensar en nada mas; luego de tanto problemas en casa lo que mas necesitaba era un viaje, que nadie me molestara, pero obviamente yo si molestaria a muchos y aprovecharía para sacar unas fotos geniales, hace mucho que no lo hago.
Por fin terminé de desayunar, pero aun me quedaba mucho tiempo por delante, entendí que me había levantado muy temprano, pero bueno, por el momento lo único que haría era irme a cambiar, si eso. Dejé las envolturas de mis barras de cereal y la botella ya vacía del acostumbrado jugo matutino, sobre mi mesa de noche y me dirigí al closet, me coloqué algo así y acomodé mis maletas junto a la puerta para no tener que estar correteando en busca de nada.
Eran algo mas de las 8:40 cuando llegó mi taxi y salí al aeropuerto, no sin antes cargar el baúl, no pensé que podría necesitar tantas cosas y pensar que al regreso serán mas.
Al llegar al aeropuerto no sabia para donde coger, pero con tanto equipaje encima no era mucho lo que podía caminar en busca de ellos, así que fui a documentar mi equipaje, no tenía ni la mas mínima intención de caminar con ese carro todo el aeropuerto; a mitad de camino me pareció ver a Aaron y a Kimie, pero no estaba segura, de todos modos me acerqué.-Aaron Gemelo-dije tratando de llamar su atención.
avatar
Marie A. Adkins

Fecha de inscripción : 23/10/2012
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Cheslav M. Karkarov el Mar Abr 09, 2013 10:04 pm

Manteniendo a Debbonie junto a sí, estuvo a punto de reír al observar la pequeñez de aquella mancha de chocolate. Una de las cosas –de las muchas cosas- que le gustaban de ella era sencillamente esa pulcritud y la preocupación por lucir bien ante todos para llamar la atención. Además, a Cardew le agradaba en demasía por el simple hecho de que así podía lucir ante todo el mundo a la hermosa mujer que amaba. -De acuerdo, vamos entonces para que compres lo que necesitas. Espero que no tardemos demasiado porque sería bastante descortés dejar a nuestros invitados sin saber qué hacer.-Señaló el chico, mientras caminaba hacia una de las tiendas de aquel aeropuerto de la mano de la chica. El lugar no podría decirse que era elegante en demasía pero tampoco estaba mal, aunque fuera bastante desorganizado. La mirada del joven pareció perderse entre los distintos anaqueles y vitrinas que contenían artículos varios, para después centrarse en aquella prenda de vestir que había elegido Bonnie. Era un poco extraño darle su opinión acerca de esa indumentaria tomando en cuenta que él jamás había elegido algo para sí mismo, sino que cada uno de los miembros de la familia Cardew contaba con un asesor de estilo e imagen que se encargaba de realizar la extenuante tarea de ir de compras por ellos. -En ti todo se ve bien y no será la excepción esta vez.-Dijo el chico, tratando de dar su mejor apreciación pero sin éxito alguno. Tal vez después de todo hubiera sido buena idea llamarle a Marisse, su asesora de imagen para que acompañase a Debb, aunque la verdad era una actividad que sin duda estaba disfrutando demasiado. Antes de que ella pudiese protestar, él ya se había adelantado a entregarle la tarjeta de crédito a la dependiente que esperaba por pagar aquella mercancía. Sería bastante descortés si siquiera se atrevía a pensar en dejarla pagar por lo que compraron, pues estaba acostumbrándose a cumplir con prontitud todos los deseos de la chica. Una vez que la pequeña bolsa le fue entregada, el joven la depositó en las manos de su acompañante. -Si necesitas algo más, solo tienes que pedirlo. No quiero que nada te falte.-Susurró en su oído, mientras echaba una ojeada al rolex que llevaba en la muñeca. Faltaba poco para los diez minutos así que era mejor apurarse para no causar una mala impresión. -Será mejor que nos vayamos ya… pero no te preocupes, cuando lleguemos a las Vegas, tendrás a tu disposición todo lo que quieras, hermosa.-Musitó él, mordiendo juguetonamente el lóbulo de su oído. Tomándola de la mano se apresuró a salir del lugar, dándole el tiempo necesario para que entrara a uno de los sanitarios del complejo aéreo y pudiera cambiarse la ropa. Una vez hecho esto, volvió a sujetarla contra su cuerpo, guiándola hasta donde ya los esperaban tanto el capitán y el par de azafatas que servían a la familia, como sus amigos, los invitados a este viaje. -Aaron, que gusto verte de nuevo.-Separándose un momento de su acompañante, Cardew extendió los brazos para estrechar afectuosamente a Ryder. Acto seguido, caminó hacia cada una de las chicas, dándoles un beso en la mejilla a cada una y un abrazo también. -Me alegra que hayan podido venir. Seguramente esto será la mejor experiencia en todo lo que dure nuestra estadía en las Vegas.-Dicho esto, volvió a situarse junto a Debbie e hizo un ademán con la mano, indicando que ya podían abordar el jet que los llevaría a su destino. Dentro, todo era una mezcla de lujo y fastuosidad, típico de la familia británica y el joven Cardew no era la excepción. En cuanto todos estuvieron sentados en sus respectivos lugares, una de las azafatas fue dejando en sus manos las copas de cristal que contenían deliciosa champagne especialmente para la ocasión.
avatar
Cheslav M. Karkarov

Fecha de inscripción : 27/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por De'bunny Petrikov el Miér Abr 10, 2013 11:04 am

No podía negar que su novio era un caballero en toda la extensión de la palabra. Ni siquiera tuvo que dar ninguna excusa para que él pague. Se sentía como una especie de reina o princesa de Inglaterra que tiene todo a su disposición. Christian era perfecto por donde lo mirara, guapo, atento, cariñoso y rico. ¿Qué más podía pedir? Era todo lo que había esperado en un hombre y más. Se sentía excepcionalmente bien de ir con él a su lado por el aeropuerto, era como desfilar con una pasarela usando el mejor accesorio, y ese era su flamante novio. Novio, sí eso era, ya no se sentía tan extraño aceptar para sí misma que estaba en una relación seria y formal. Para su desgracia o fortuna, esperaba poder cambiar ciertos aspectos de ella para tenerlo siempre contento. Ya no sería Willy Wonka o un condominio andante. -Gracias, Chris, no era necesario que pagaras, pero gracias por hacerlo -le decía mientras caminaban a donde estaban los chicos que irían con ellos a las vegas. Le dijo gracias dos veces en la misma oración pero no le importaba, después de todo si él era atento ella por lo menos debía sonar agradecida. Todo aquello le fascinaba.

En cuanto llegaron a donde estaban los demás chicos, ella les sonrío alegremente. Deposito un beso en la mejilla en cada uno de ellos. Poniendo especial atención en tres de ellos. Kimberly, Vane y Aaron. A quienes conocía más que a Lil y Beca. Esperaba estrechar relaciones con ellas en aquel viaje. Tener amigos que ya iban a la universidad nunca estaba demás y ellas dos, al igual que todos, parecía agradable. Es un gusto verlos a todos, nos vamos a divertir mucho, mi novio de verdad que se está luciendo -les decía mientras avanzaban hasta el jet que los llevaría a la ciudad de las apuestas y todo eso. Puso especial énfasis en dos palabras: Mi novio. Pues quería que les quedará claro a todos que Chris le pertenecía en todos los sentidos. De hecho no dejo de ir abrazada a él mientras caminaban. A muchos les molestaría una actitud tan posesiva por parte de su novia, pero sabía que él no era así, pues se comportaba de la misma forma con ella. Es que lo único que Debbonie quería era tener su futuro asegurado, económicamente hablando, y si estaba con él estaba segura de que nunca se preocuparía por nada.

Al estar ya dentro de aquel jet, la ojiazul trataba de no parecer sorprendida ante cada lujoso detalle que la rodeaba. Los asientos tan cómodos, azafatas y pilotos privados, incluso las copas con esa cara bebida que les entregaron a cada uno de ellos. No estaba acostumbrada a esas cosas, así que su sonrisa era más bien infantil, aunque su forma de morderse el labio tenía un cierto toque de malicia. -Todo esto es extraordinario -murmuro al oído de Christian, quien se encontraba sentado a su lado como era de esperarse. Lo tomo la carita con una de sus manos, y deposito un rápido besos en sus labios sin importarle que los demás los vieran. Se separó de él no sin antes morder su labio inferior y acariciar su cuello con las yemas de sus dedos. -Yo propongo un brindis -dijo en voz alta para que todos la escucharan. Por la persona que ha hecho este viaje posible, por el mejor novio y amigo de todos los tiempos -hizo una breve pausa, dedicándole una flamante sonrisa al hombre a su lado. -Por Christian -exclamo al tiempo que alzaba su copa, esperando que todos hicieran lo mismo. Después de todo el organizaba todo eso, era lo menos que se merecía. -¿Cómo en cuanto tiempo llegaremos? -pregunto a nadie en especial, esperando que alguien le respondiera. Era la primera vez que iría a las vengas y estaba desesperadamente emocionada por llegar.



Boys call you sexy... & you don’t care what they say


When I grow up, I wanna be famous...
avatar
De'bunny Petrikov

Fecha de inscripción : 09/01/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Aaron F. Ryder el Miér Abr 10, 2013 12:19 pm

El estar con las chicas era más que genial –Kimberly por dios!- solté una risotada por sus comentarios- Vanessa y tú le sigues- negué con la cabeza a una ventando el carrito con las maletas .Enseguida llegó Lil y la abrace cargándola un poco- Ahora si este viaje se pondrá mejor aún!- dije soltando a Lil y caminando para registrar las maletas, por suerte para mí y para ellas los conocidos que tenía ahí hacían todos los tramites rápido y como era un vuelo privado era muchísimo más rápido, no tardamos más de 15 minutos hasta que todo estuviera listo y una vez que todo eso se arregló fuimos al encuentro con los tortolos – Hey! Christian! el gusto es mio bro- lo salude con ánimos y con un fuerte abrazo- Linda Debbonie- abrace igual a Debb cuando nos saludó, espere a que terminaran de saludar y tome del brazo a Kimbe y Rebecca – Chicas, serán mi escolta - dije para que entre ellas abrazaran sus brazos entrelazándolos y haciendo una línea ya que Chris y Debb iban juntos yo no quería quedarme afuera de algún grupo así que ese viaje seria escoltado por bellezas de Brown- y con el pie derecho!, marchen!- dije empezando a caminar contoneándome con todas las chicas, era más que obvio que en el camino se nos quedaban viendo y seguro argumentaban que Christian y yo éramos más suertudos que el mismo dios. No tardamos nada en abordar el jet y entre como si nada, me senté después de tomar una copa de champagne y tome la toalla caliente que me dio una de las azafatas con cuidado y comencé a frotarme el cuello y la nuca con esta- Bien pensado Debb- dije tomando mi copa y levantándola- Por el caballero aquí presente – le cerré un ojo a Chris y sonreí para después tomar un trago de mi copa , mirando por la ventana, estaba realmente cómodo este tipo de lujos si los tenia acostumbrado pero nunca dejaba de sentirme cómodo y especial con tratos así. Solté mi copa y la puse en la pequeña mesa frente a nosotros- Y bien , chicos como sabes aquí el joven presente es quien se encargó de nuestro cómodo y fino traslado- dije mirando como las chicas tomaban asiento y recibían sus copas o lo que hubieran pedido- Y a mí me tocó el hospedaje- sonreí y de la cabina salió el piloto y el copiloto dirigiéndose a Chris dándole la bienvenida a él y despeus a nosotros deseándonos un feliz y cómodo viaje, levante la copa dándole las gracias y las aeromozas se acercaron a abrocharnos los cinturones, yo seguía mirando por la ventana cuando una de ella se acercó y después de ponerme el cinturón le di las gracias con una sonrisa y segui hablando – Nuestro hospedaje será en el hotel Palms para ser exactos la suite playboy la mas cómoda , por qué? Porque ahí es donde me he hospedado las únicas dos veces que eh ido y me encanta el lugar y ahí se puede hacer destrozos que en otros hoteles no, aparte las chicas lindas tienen privilegios ahí y mientras ustedes son tratadas como reinas Christian y yo podemos ir al casino y ser atendido como reyes por lindas camareras- mire a Debb sonriendo – No te apures lo cuidare bien y el me cuidara a mi ambos somos caballeros comprometidos- le dedique una sonrisa más cálida y me acomode en mi asiento- La habitación es una suite completa que consta de 6 habitaciones y claro esta Chris y Debb se quedaran en una y ustedes chicas compartirán habitación , cada una en su cama y yo dormiré solo cual perro- me reí por ese comentario y negué con la cabeza- Todo esta pagado ya, estadía, comidas, spa, inclusive tenemos una cuenta abierta en el casino a nuestros nombres otro punto más a Chris que me ayudo con eso- mire a Chris y después a las demás - Ya lo demás ustedes se encargaran- tome otro trago de mi copa atendiendo al llamado del piloto el cual comenzó a avisar que despegaríamos en el acto.


Hotel
Algunas partes de la suite
Habitaciones


My Beautiful Twisted Mind
Aaron F. Ryder

avatar
Aaron F. Ryder
Admin

Fecha de inscripción : 04/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Cheslav M. Karkarov el Dom Abr 14, 2013 8:36 am

Mientras abordaba el avión, iba revisando con detenimiento todos y cada uno de los detalles que había exigido tener para esa ocasión. Ponía especial énfasis en la comodidad y el lujo especificado en las peticiones que previo al viaje solicitó para que sus invitados disfrutaran las horas de vuelo que les esperaban a continuación. Cuando el piloto salió de la cabina para darles la bienvenida a todos, Christian le agradeció por lo eficiente que estaba resultando el servicio hasta ahora. Miraba hacia todos lados, buscando que todos se sintieran complacidos por estar ahí. Giró el rostro al sentir las manos de Bonnie tomarlo entre las mismas y correspondió con agrado a ese suave beso que le daba, para acto seguido escucharla proponer un brindis en honor a él. Alzó su copa y esperó a que los demás lo hiciesen, para apoyar aquello. -Gracias.-Dijo él de forma breve, pues si bien el había colaborado en la realización del viaje, lo cierto es que Aaron también había participado de forma activa para que esto fuese posible. -Pero creo que debo agradecerles a ustedes por haber aceptado venir a este viaje que ya tenía en mente y que hasta ahora se pudo concretar. Espero que todos lo pasemos bien.-Sin más, bebió de su copa con lentitud y a pequeños sorbos hasta terminar con el contenido del mismo. -Llegaremos en seis horas, Debb.-Dijo él, respondiendo a la duda de la chica con respecto al tiempo de vuelo estimado, aunque estaba casi seguro que pasaría en menos tiempo debido a la pericia y experiencia del capitán. Escuchando a Aaron atentamente se cercioraba de que todo estuviese en perfecto orden para no tener contratiempo alguno a la hora de registrarse en el hotel. -Con todo lo que tenemos preparado para ustedes, no duden que las trataremos como reinas, porque así será. Antes de abordar he llamado al gerente del hotel para darle las últimas indicaciones y también he pedido que a nuestra llegada al aeropuerto el transporte esté ahí, así que no hay nada de qué preocuparse.-Añadió él, esperando que a ella no se le hiciese demasiado tiempo para un viaje en teoría corto. Cerró los ojos y dejó que su cuerpo se apoyara por completo en el asiento. El despegue fue rápido y sin complicaciones, lo que auguraba un viaje satisfactorio. Lo primero que haría luego de instalarse en la habitación sería precisamente ir al casino para probar suerte, pues no es que fuese demasiado supersticioso pero bien decían que “Afortunado en el juego, desafortunado en el amor” y sí Christian era afortunado en el aspecto sentimental deseaba ver si la diosa fortuna se ponía a su lado dándole suerte en el Blackjack o en la ruleta. -Por cierto.-Dijo en general, golpeando con sus nudillos aquella copa para que volteasen a mirarlo. -Les tengo una sorpresa más, pero creo que lo dejaré para cuando lleguemos, aunque sé que les gustará.-Llamó a la azafata, para que ésta acudiera con prontitud y mientras se llevaba las copas de champagne para traerles shots de tequila a todos, se estiró perezosamente en aquel asiento. Cuando el pequeño vaso fue puesto en sus manos, lo bebió de un sorbo, llevándose la mano a la garganta justo después de haber sentido lo áspero de aquella bebida. -Como sé que seguramente Aaron dirá lo mismo, de antemano les digo a ustedes, chicas, “Lo mío es suyo”.-Volvió a pedir otro shot de tequila y brindó por las invitadas tan hermosas que los honraban con su presencia ahí en el avión. Girándose a mirar a Debbie, se acercó hasta su oído, llenando de besos el lóbulo del mismo, riendo maliciosamente mientras lo hacía. -Aunque cueste creerlo, eres la dueña y señora de todo lo que tengo.-Murmuró el pelinegro, quien no hacía más que ser espléndido con ella para que no tuviera queja alguna. Una de las aeromozas se dirigió a dejar un pequeño control remoto en las manos de los dos chicos y de cada chica. Christian pulsó el botón con el número 1, para que una mesa emergiera frente a él, mostrando que guardaba un Imac en cada una de ellas. Al ser un avión utilizado por ejecutivos, era imprescindible contar con máquinas que les permitieran trabajar con comodidad. Mirándolos a todos, Cardew procedió a explicar cómo es que funcionaban esos controles. -El número 1 es precisamente para hacer lo que yo hice, si lo que desean es utilizar una computadora; el 2 es para activar el bar, 3 por si necesitan el servicio del personal, 4 para la sala de cine y el 5 es por si les ha dado hambre y desean comer algo, habrá que llamar al chef. Por supuesto está en el área de la cocina y comedor.-Dijo, haciendo referencia al hombre que no se había presentado ante ellos cuando abordaron la aeronave. Entre bromas, risas y unas cuantas copas más de tequila, el viaje transcurrió de lo mejor; las seis horas pasaron rápido y es que al lado de sus amigos apenas y se daba cuenta del tiempo, porque cuando menos pensaba, el capitán informaba de su inminente arribo al aeropuerto en las Vegas. Media hora después por fin habían aterrizado y todos se dispusieron a descender, deseosos de llegar por fin al hotel que Aaron había reservado. El personal descendió primero, para luego esperar a los jóvenes que bajarían para ayudar a las chicas a poner pie en suelo de Nevada. Ahí, ya los esperaba el servicio de transporte adquirido para la ocasión. Una limuosine es lo que Christian había pedido para que todos fuesen a gusto. El conductor de la misma abrió la puerta y tanto Aaron como él dieron la mano a las chicas para que entraran primero y luego ellos también. Sentado ya en aquel auto, Cardew rodeó la cintura de Bonnie y la acercó hacia sí. Esperaba no demorar demasiado pero conocía el Palms y a decir verdad la distancia no era tanta. -Aaron ¿Qué te parece si cuando lleguemos dejamos que las chicas se instalen, se pongan hermosas y luego las llevamos a donde ellas quieran?-Quería ir al casino pero primero había que complacer a sus invitadas. Escondiendo el rostro en el cuello de su chica, dio pequeños besos en la piel del mismo, mientras esperaba la respuesta de su amigo.
Avión
Interior del avión
Asientos & SalaDormitorios
Master Bedroom
Baños
avatar
Cheslav M. Karkarov

Fecha de inscripción : 27/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Rebecca A. Adkins el Lun Abr 15, 2013 6:34 pm

Estábamos ya allí cuando llega la pareja, el chico saludo en primer lugar luego ella, se veían agradables, claro que no me dejaba llevar por primeras impresiones, ya tendría el placer o la desgracia de conocer en este viaje. Me reí luego por las palabra de Aaron - Claro, la escolta - rió mientras tomo el brazo que me había dado, era justo eramos en mayoría mujeres - pero pareceremos tu harem chico - reí nuevamente por ello, era cierto, el otro chico andaba con su novia, así que si es como una versión adaptada de Charlie y sus ángeles (? ... Como él lo dijo comenzamos a caminar "marchando" con el pie derecho así que parecía que todo estaba bien organizado, podía ver las miradas como se posaban en el grupito, sobre todo porque nos dirigíamos al sector privado del aeropuerto, no la parte pública donde estaba la gran mayoría de la afluencia de viaje. Jamás había estado en un jet, pero tranquilamente comencé a hacer lo que hacía el resto, quedando siempre de las últimas, para el resto parecía cortesía, para mi era solo una oportunidad de estudiar su comportamiento y poder enfrentar esta situación, esto de pasar de pobre a tener mucho dinero en nada de tiempo me iba a terminar matando. Me di cuenta que Aaron era él que se movía con más desenvoltura así que decidí imitar sus acciones, pero en versión femenina, tome la toalla caliente que nos dio la azafata y me limpie un poco la frente dando pequeños toques con delicadeza, para luego tomar una de las copas de champange - Por Christian - sonreí ya que era gracias a él que podíamos viajar a todo lujo. Me acomode en mi asiento, era bien cómodo, y le di un sorbo a mi copa, el vino no era de mi agrado en ninguna de sus presentaciones, pero era necesario, sobre todo si pretendía ser empresaria algún día, sería lo que más bebería. Todo era protocolo, cada gesto era controlado por parte del personal, supongo que era siempre así, que no les quedaba de otra que sonreír y ser amables, para eso les pagaban después de todo, miró con una sonrisa de agradecimiento a la chica que le abrocho el cinturón , cuando las chicas terminan el trabajo se asegurarnos Ryder vuelve a hablar - Pues salud por eso también - sonrío y alzo mi copa y bebo otro poco, pensaba ponerme con barra libre para todos, pero primero tenía que triplicar lo que llevaba, tampoco quería vaciar la cuenta bancaria que mi tutor había abierto para usarla como me pareciese, pero no creo que gastar todo en Las Vegas estuviese dentro de eso, así que solo sacaría una cantidad que luego se haría indeterminada en los juegos, que eso si era lo mio, ya luego les diría a los chicos que el trago corre por mi cuenta, sonreí ante este pensamiento, era justo ponerme con algo, me incomodaba que pagasen todo los chicos, era mi forma de ser, no me quedaba de otra. Tenía que poner todo de mi para no quedar con la boca abierta ni como idiota cuando lleguemos, no quería parecer pueblerina, así que pondría todo de mi parte para que solo se note mi emoción por el lugar en el que estábamos, no había nada de malo que supieran que jamás había estado allí, más que mal era un chica del viejo continente que apenas se manejaba entre Francia e Italia y un poco de España. Luego pongo atención a las palabras de Christian - Todo un caballero, me gusta la idea - comentó ante la idea de que nos llevarán a donde quisiéramos, aun que el casino era una de mis preferencias...


avatar
Rebecca A. Adkins

Fecha de inscripción : 27/02/2013
Edad : 25
Localización : Justo detrás de ti - Buh!

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Kimberly M. Miller el Dom Abr 21, 2013 2:48 pm

Tras acabar de facturar las maletas nos encontramos finalmente con Chris y Debb. Yo corrí hacía Chris y le di un beso en la mejilla bastante sonoro. Lo mire y sonreí. Luego giré hacía Deb y la abracé fuerte junto con un beso. Estaba emocionada por el viaje, y supongo que esa es la razón por la cual estaba tan cariñosa y feliz. Entonces Aaron nos tomo el brazo a Rebecca y a mi y yo reí tras oír sus palabras. -¿Escolta yo? Si a mi me viene un ladrón y soy la primera en correr-con la mano libre le di unas palmadas a Aaron en el hombro y sonreí- Vaya escolta de has buscado. Entonces yo comencé a caminar como si fuera un soldado tras escuchar las 'ordenes' de Aaron, más que nada para hacer un poco el tonto, quería divertirme por encima de todo. Tras pasar unos minutos llegamos a donde se encontraba el jet de Chris y yo me quedé trastornada, era enorme. Al entrar no pude evitar sonreír, era muy lujoso. Salí corriendo hacía uno de los asientos y me senté -que como es, ¿no? -dije mirando a los demás y antes de que Aaron pudiera sentarse en otro lugar yo le agarre del brazo tirandolo hacía mi lado -tu aquí Aaronsete pedorrete, tu no te me vas a escapar, serás mi compañero de viaje- le señale con el dedo indice tratando de parecer sería, pero se me hacía imposible, yo no era así, lo cual hizo que a los segundos ya estuviera riendo.
Ya dentro y acomodados Debbonie propuso un brindis y a mi me pareció una buena idea. ¿Cual era el problema? Odiaba el champan, ¿pero que iba a decir? ¿Que me pusieran Coca-Cola? Quedaría como una estúpida lo cual después de brindar por Chris me miré la copa por unos segundos y me bebí el contenido en un visto y no visto. Dejé la copa en una mesa que había y cerré los ojos, estaba amargo y no me gustaba para nada. De repente Chris apretó un botón y apareció un iMac para luego explicar que hacía cada botón. Yo me los quedé mirando y apreté repetitivas veces al 5- quiero comer quiero comer- dije mirando a Aaron y estirándole del brazo. Sabía que me estaba comportando algo inmadura, pero eso era todo nuevo para mi. En el viaje no bebí nada más, me dediqué a molestar a Aaron y dormir. Al llegar bajé del avión y salte de las escaleras hacía el suelo del la pista de aterrizaje y me estiré -por fin, ya me estaba cansando estar tanto tiempo junto a Aaron- murmuré mirándolo, solo quería molestarlo y tras agarrar las maletas salí a fuera y nos esperaba una limusina. Miré a Chris y lo abracé, era muy simpático. -¿Que nos pongamos hermosas? Por dios Christian, ya somos hermosas- dije dando una vuelta alrededor de los chicos como si fuera una modelo -pero yo quiero ir al Casino, ¡CA-SI-NO! - zarandee los brazos y entré dentro de la limusina a la espera de que los demás siguieran mis pasos.



Kimberly Miller
Before you came the sky it had never seemed so blue
I wake up every morning, a smile is on my face. The sun is shining brightly, as you're laying next to me. I know that I have my flaws, but you see me perfectly. These butterflies go crazy whenever I hear your name THANKS, LU.




avatar
Kimberly M. Miller

Fecha de inscripción : 01/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Marie A. Adkins el Miér Mayo 01, 2013 3:40 pm

Ya estábamos en el avión, la verdad en este grupo yo me sentía algo perdida, solo conocía a Aaron, pero había algo en una castaña que estaba aquí que atraía mi atención, una tal Rebecca, se me hacía conocida, o se me parecía a alguien, pero como que no lograba recordar quien, así que traté de no darle importancia. En estos momentos estaba emocionada por el viaje, sería una distracción genial, pero me sentía extraña, solo incomoda al ver que no tenía ni idea de quienes eran mis compañeros de viaje, así que estuve en silencio todo el rato, solo alcé mi copa para un brindis al que no hice mucho caso, solo imité a los demás.
Todo el viaje la pasé durmiendo, total no tenia con quien hablar, que forever alone soy, pero es que a mi los aviones me parecen dormitorios, no salones de debate. Al llegar salí con cierta pereza, aun tenía sueño, pero ya estábamos en las vegas, el lugar menos indicado para dormir, nunca se sabe con quien despertaras. Agarré mis maletas y salí con los demás, solo escuchaba sin decir nada, me causaba mucha gracia Kimberly, parecía una niña, era tan divertido verla. Antes de subirme a la limusina que nos esperaba le dediqué una amable sonrisa a Debbonie y Christian, acto seguido tomé mi lugar y seguí callada, solo riendo de las cosas que comentaba Kimberly, era tan divertida esa chica.-Yo no soy buena con los juegos, pero al igual que Kimberly quiero ir al casino-al fin di para decir algo sin sentirme una metida o demás, ella entró y estaba esperando que los demás entraran, así que me coloqué mis audífonos y empecé a escuchar música, como siempre Usher animando mis ratos aburridos, pero me quité uno al notar que Rebecca se habia sentado junto a mi, tenía que salir de dudas, de algún lado la conocía, estaba mas que segura, algo dentro de mi me lo decía, sin pensarmelo mas me decidí a hablar-hola... Rebecca ¿cierto?-le pregunté sonriendo amablemente, yo iba a averiguarlo o dejaría de llamar Marie Ashley Adkins.-mucho gusto, soy Marie Adkins, disculpa que te interrumpa, pero me causas mucha curiosidad, siento que te conozco o te me pareces demasiado a alguien-dije arrugando un poco la nariz, una de mis manías mas notoria.
avatar
Marie A. Adkins

Fecha de inscripción : 23/10/2012
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Vanessa McCord el Jue Mayo 02, 2013 8:12 pm

Mientras facturaban las maletas, el grupo pudo ser capaz de casi completarse debido a que faltaba una última pero no menos importante integrante. Vanessa sonrió alegre mientras saludaba a Christian y a Debbonie quienes parecían estar muy acaramelados desde temprano. No pudo evitar reír luego ante aquello. En cuanto todo había quedado perfectamente registrado, Chris habiendo hecho un ademán con su mano, permitió la señal de ya poder abordar lo que sería el jet privado de la familia Karkarov. Dentro todo era completamente lujoso. Hacía mucho, debía de admitir, que no subía a un jet privado… Desde que había llegado a USA, suponía, debido a que provenía exactamente de Francia, aunque aquel dato no era algo que gritara a los cuatro vientos como muchos extranjeros lo hacían. Quizás su acento no se escuchaba o tal vez era que hablaba el inglés con plena perfección. No lo sabía y agradecía que aquello nadie lo notara. No sabía con exactitud el por qué aquello le agradaba.

No tardó mucho en situarse en un lugar en específico, en donde pudiese disfrutar del viaje sin interrupción alguna. Quizás en aquel traslado podría gozar de aquella faceta de diva que poseía pero que nunca utilizaba, sólo quizás, aunque sabía que era totalmente imposible debido a que existía gran humildad en su personalidad. Colocó lo que sería su bolso a un lado, en donde guardaba su móvil, identificación, tarjetas de crédito, débito, efectivo, y todas aquellas cosas importantes. Una azafata no tardó demasiado en permitirle una copa de champagne, le sonrió agradecida mientras obtenía otra sonrisa de vuelta, escuchando luego a las palabras de Debbonie, alzando su copa y diciendo el clásico ”A su salud…” Bebió un poco de aquel líquido, haciéndolo luego a un lado. Si todo iba como lo planeado, sería un viaje espléndido. No por nada había decidido tan rápido acompañarles a aquel traslado, ellos eran agradables, y mucho, además que, debía de admitir que cuando pasaba gran parte de su tiempo con aquellas personas, veía la vida desde otro punto de vista, con respecto a una manera más cómica y más placentera de llevarla. Observó entonces cómo las aeromozas atendían a los pasajeros, ayudándolos en sus asientos y colocándolos así más cómodos y más seguros. Agradeció por aquello y escuchó luego a las palabras de Aaron. Parecía un viaje de placer y, ¿no se trataba de aquello? Sólo eran unos pocos días pero, que sin duda sería un total desmadre; debía de admitir que ya hasta se le hacía agua la boca de sólo imaginarlo. Hacía un tiempo que no se comportaba de esa manera, sólo haciéndolo con sus hermanos, de entre los cuales, ella era la más cuerda, si se atrevía a decirlo.

Una de las aeromozas no tardó demasiado en depositar en las manos de cada joven un control remoto. Hizo una mueca de curiosidad al verlo, escuchando luego atenta a las palabras de Christian, ya habiendo visto antes cómo la Imac emergía de la mesa. Rió un poco mientras escuchaba de manera muy leve un ”Quiero comer, quiero comer” por parte de su amiga Kimberly. Ella por otra parte, sólo apretó el botón número 4, colocándose unos audífonos y eligiendo una película de comedia, para así, pasar un buen rato mientras el avión pronto comenzaría a tomar vuelo. Todos estarían muy animados y ella por otra parte, sólo quería evitar el vértigo de viajar, sabiendo plenamente que si no enfocaba su atención en algo, pronto se dormiría. Aunque claro, pronto dejó de ver la película para bromear en el transcurso del vuelo con sus amigos.

Al llegar al fin a las Vegas y luego de prepararse todos para bajar del avión, ella descendió con cuidado, riendo un poco al ver a Kimberly bajar, posteriormente a Marie, quien parecía totalmente adormilada. No tardaron mucho en dirigirse hasta la limosina, en donde, ya seguramente estaría guardado el equipaje de todos. Sonrió amable en cuanto los chicos las ayudaron a adentrarse en el auto. Permaneció por un momento callada y luego hizo una mueca pensativa mientras escuchaba a Christian y esperaba atenta a la respuesta de Aaron. Frunció sus labios y rió por lo bajo al recordar lo que Kim había dicho. –Supongo que sería algo rápido… Además que le doy toda la razón a Kimi. – Sonrió con suavidad y observó a los presentes. –Debemos aprovechar todo el tiempo que podamos… Vamos al casino y, por qué no; casar a Debb y a Chris aquí mismo en Las Vegas. – Rió por lo bajo, mirando ahora a la pareja que estaba totalmente acaramelada frente a todos, recostándose luego en el brazo de Kimberly, luciendo pensativa y luego mirándola atenta, colocando un semblante serio. –También podríamos buscarte un esposo, Kimi. – Subió y bajó sus cejas, no pudiendo evitar soltar una carcajada luego de aquello.



Bitter Sweet Symphony.

'Cause it's a bitter sweet symphony, this life. Trying to make ends meet, you're a slave to the money; then you die... I'll take you down the only road, I've ever been down. You know, the one that takes you to the places where all the veins meet, yeah.
avatar
Vanessa McCord

Fecha de inscripción : 01/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're doing the harlem shake: Welcome to The Vegas ||Debbonie, Lil, Becca, Kimi, Nessa, Aarón y Chris.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.