NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



Don't stop the party!!!! -{Todos}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Don't stop the party!!!! -{Todos}

Mensaje por Chloë J. Röhrssen el Dom Feb 24, 2013 10:21 pm

Recuerdo del primer mensaje :


No podía creer que en horas mi residencia se llenaría de personas a quienes conocía, o bueno también estaba la posibilidad de que llegarán personas que en realidad ni siquiera las había visto en la cafetería, pero eso no importaba en lo absoluto, por que el momento en el que pensé en idear esta fiesta solo tenía el objetivo de que todos lo pasáramos de la mejor manera, hoy no habría limites para nada, todo, y cuando digo todo es TODO está permitido. Tenía la suerte que no estaba sola en esto, los KT me habían propuesto ayudarme en todo lo que sea necesario, cosa que estaba sumamente agradecida. Y dicho y hecho lo habían logrado, junto a ellos, y Valquiria, mi mejor amiga, pudimos poner la casa a la altura de las circunstancias. Nos había llevado muchísimo tiempo pero la verdad valió cada segundo invertido en ello, primero que nada pusimos luces por todo el jardín al estilo navideño, colgando por todas partes, árboles, techos, paredes, etcétera. Luego mandé a llamar al encargado de la limpieza de la piscina, cómo era de esperarse estaría limpia para esta noche, cualquier podría meterse cuando quisiera, no tendría objeción alguna a ello. Mike se encargó de muchas tareas, debo admitir que él había sido de gran ayuda, apenas le había comentado la idea de hacer una fiesta en mi casa se había dispuesto a ayudar en cualquier cosa que se necesitara, y como era de esperarse había cumplido con todo, armó junto a mis empleados las mezas donde se servirían los aperitivos, moviendo el equipo de música para el dj de esta noche, arreglando alguno que otras cosas más, en sí había hecho demasiadas cosas, estaba totalmente agradecida por él... Pues era mi primera 'reunión' en la casa donde la única que vivía allí era yo, como le había dicho a mis padres la casa era demasiado grande para que una sola persona la ocupara, era cierto que mi nana venía a visitarme y se quedaba días allí, pero aún así seguía siendo mucho para mí... No podía quejarme, por que gracias a esto, ahora podía estar realizando la fiesta más descontrolada del año, o eso esperaba que fuese que de algún modo quedara en la historia de Brown, pues con los chicos haríamos que cada persona la pasara lo mejor posible....
Miré mi reloj, solo faltaban una sola hora para que todos los invitados comenzaran a venir, como era debido había mandado invitaciones a todo el campus completo, y a los que no les llegaban aún así seguramente se habían enterado pues habíamos puesto en todos los pasillos avisos de la fiesta que se aproximaba. Lo bueno de todo es que el clima acompañaba perfectamente al entorno, ya que una brisa pequeña se encontraba en el aire, dándole ese tono primaveral que pocas veces nos estaba acostumbrada.
La voz de Maritza, una de las empleadas que tenía, me sacó drásticamente de mis pensamientos diciéndome que ya estaban todos los preparativos listos para la noche, que el alcohol ya había sido depositado en los freezers..... Asentí totalmente complacida, era una de mis más eficaces empleadas confiaba en que ella haría que todo saliese perfecto.. -Muchas gracias Mari, espero que todo salga muy bien, estoy algo nerviosa- Le dije sinceramente mientras ella posaba su brazo en mi hombro dándome ánimos, por último solo me dijo un simple "No debes preocuparte, será una noche genial" Seguido de una sonrisa reconfortante, luego se dio media vuelta saliendo de mi vista... Suspiré pausamente mientras salía al jardín por un poco de aire, era agotador el antes de una fiesta, la organización podía cansarte mucho, por ende decidí tomarme una ducha algo rápida pues se acercaba la hora, al terminar busqué el vestido que me pondría, era algo sencillo pero a la vez combinaba perfecto con todo, el cabello lo deje en un peinado al igual de sencillo pero 'dulce', aveces me gustaba jugar con la dulzura que aún me quedaba.... Me maquillé muy poco, solamente un poco de rimel para darle vida a las pestañas y luego una sombra marrón a tono con el vestido, un gloss que solamente contenía brillo, y listo, ya solo tenía que esperar a los invitados...

Mandé el texto a Val, " Boba, te necesito urgente por aquí, espero que ya estés vestida, por que deseo que seas mi primera invitada en llegar, si aún te falta maquillarte o algo te me vienes así, y te maquillamos aquí. Te ama, tu mejor amiga. -Chlo ... Apenas apreté el enter me puse a dar vueltas por la mansión buscando algo con qué entretenerme, de pronto mi gatita muffy se presentó ante mí, comencé a acariciarla y a jugar con ella esperando ya que todos comenzaran a llegar... " Oh está noche quedará en la historia, eso espero más que nada..."

'LA CASA Ó Ò
CASOTA (?):


i'll never forget you!
avatar
Chloë J. Röhrssen

Fecha de inscripción : 19/12/2012
Localización : Donde quiera que estés <3

Volver arriba Ir abajo


Re: Don't stop the party!!!! -{Todos}

Mensaje por De'bunny Petrikov el Mar Mar 26, 2013 12:55 pm

-Pero que desagradable -se quejó, esbozando una mueca de asco cuando él dijo esas dos primeras oraciones. Lo dijo exactamente igual que Jake el perro cuando Finn le escupe en la cara. Exacto, esa fue la sensación que tuvo ella al imaginar en doble sentido las palabras de Marshall, quien obviamente lo estaba diciendo de esa forma, como si él no supiera que siempre que le hablaba de esa forma la traumaba de por vida. Hasta consideraba la idea de pasarle la factura de su terapeuta. Claro que él se negaría, porque alegaría que no era el causante de todos sus traumas. En ese momento le pareció justo que su madre fuera la que pagará sus sesiones con el psiquiatra al que hacía mucho tiempo había dejado de visitar. En ropa, zapatos y accesorios se gastaba ese dinero. Total, las compras eran más terapéuticas que sentarse a hablar de sus cosas con un completo desconocido. Pestañeo, para ver si la sensación de picazón se había ido de sus ojos cuando él le había soplado, le pareció que si por lo que no le pidió que lo hiciera de nuevo. Pero se quedó recostada en la barra, mirando como las aspas del ventilador se movían a gran velocidad y lograban que ese aire frio que provocaban inundara la habitación, haciéndole pensar que estaba en el exterior. Se quería levantar, pero no podía, quizás el merengue de los pastelillos en realidad era pegamento y la mantenía pegada a la barra. Oh no, no era el pegamento, era ese bonito y gordito muchachito que estaba sobre ella, claro que no de forma literal, pero aun así no se podía levantar. Sentía el peso de una apuesta que debía pagar por haber perdido, y eso lo que la mantenía en sumisión. Pensaba que quizás si le cambiaba de tema él lo olvidaría, la memoria de él, para algunas cosas, era casi tan mala como la de ella y en esos momentos, en los que le quedaba algo de lucidez tenía que aprovechar sus recursos y dejar de escuchar ese cuack cuack en su cabeza, el sonido de sus neuronas explotando. -Eres un cobarde, Marshall, como si esta fuera la única casa donde hacen fiestas. Eres un niño bueno, bueno y aburrido. Así que deja de poner al último de tus mensajes Bad Little boy porque ni te queda -se cruzó de brazos y lo miro con la poca seriedad que le quedaba, queriendo imitar a su madre cuando estaba molesta. Claro que nunca le saldría tan bien como a ella. Sabía muy bien que Marshall no se daría por vencido, mientras que Debbie pensaba que él tenía un gemelo al ver dos de esos duendes adictos al dulce, él seguramente vería a una chica a la que le afectaba de peor manera el éxtasis. Si Bonnie pudiera recordar todo lo que pasaba mientras estaba drogada, seguramente nunca olvidaría que en presencia de ese tipo estar así no era para nada bueno. Ella era como caperucita sola en el bosque, y él como el lobo feroz que se escondían entre los arbustos hasta que fuera el momento adecuado para saltar sobre ella y comérsela. Ya estaba sobre ella, solamente faltaba la parte de comerla. La ojiazul se arrastro hacía atrás, para estar un poco más lejos de él y poder sentarse sobre la barra. Aun podía contemplar esos maliciosos ojos de cerca, no sabía si le debería de dar miedo o no. Marshall mejor que nadie sabía lo que ese tipo de miradas despertaban en ella. Pero no, con él no, jamás. -No me importa quien no cumplió uno de tus tratos, seguramente es un idiota, porque alguien inteligente jamás haría un trato contigo -con su dedo índice, dio un golpecito travieso a la punta de la nariz de Marshall. Él en cierto modo era como ella, prometían lo que los demás querían escuchar, fuera con tratos o no, para que al final ellos fueran los únicos que salieran beneficiados. Así era, tan real como que el color de la magia es morado, y toda magia tiene un precio que no todos pueden o quieren pagar. Estando sentada, se acercó más a él, hasta que pudo apoyar sus manos en los hombros de él, para no caerse de cualquier lado de la barra en donde estaban sentados. Lo miro fijamente, al menos eso intento, y luego se echó a reír como lo haría el mismo sombrerero loco, sin sentido y de manera estrepitosa. -Eres asqueroso, Marshall. Tú que andas por ahí diciendo que somos como hermanos, y ahora me pides un beso…-decía aun entre risas que ni ella podía controlar. A pesar de estar sentada, movía sus dedos, tamborileando sobre los hombros de Marshall, y con su zapato golpeaba comtamente el borde de la barra., no podía estar quiera, sentía como si tuviese un conejo dentro de ella que saltaba por todos lados obligándola a moverse. Eso no sólo le pasaba cuando estaba alucinando por culpa de sustancias extrañas dentro de su sistema. -Está bien, lo haré. Sólo para que no digas que soy mala perdedora -inspiro hondo, acercándose al rostro de Marshall, relamiendo sus labios al mismo tiempo. Si Debbie estuviese con sus siete sentidos intactos, hubiera encontrado una falla en la petición de ese jovencito. La falla en donde él le pedía un beso, no había especificado en donde lo quería así que bien ella pudo haber pensado en dárselo en la mejilla. No podía pensar en fallas mientras escuchaba música, mientras el viento acariciaba su rostro y mientras estuviese completamente drogada. Solamente pensaba en el sabor que tendrían los labios de Nutty, y si sería tan adictivo como para que ella terminara estupidizada como todos los que lo besaban. -Uno y ya…-aclaro, arqueando una ceja, dejándole ver que hablaba muy en serio, aunque minutos después seguramente ya no lo recordaría. Vaciaba la papelera de su cabeza en automático cuando estaba drogada. Prefería imaginar que quien está frente a ella era alguien que le gustara, Justin Timberlake, el Doctor House, Joe Carroll o hasta Marshall Lee. Inspiro profundamente una vez más antes de que sus manos tomaran el cuello ajeno sin llegar a asfixiarlo, sólo lo presionaba un poco. Sin pensarlo más tiempo, termino de acortar la distancia entre ellos, tomando el labio inferior del muchacho entre su boca, y reclamarlo para sí en un beso imperfecto: donde sus dientes chocaban de vez en cuando al igual que sus narices, sin mencionar que el cabello de la castaña se interponía entre sus rostros y por lo menos a ella le picaba un poco en la frente y en las mejillas. Pero cuando su lengua, experta y ansiosa de probar algo nuevo, se adentró en la boca del ojiazul, pudo notar que el saber hacer un nudo con el palito de la cereza daba buenos resultados. Y antes de permitirse disfrutar de ese beso, que debería darle ganas de vomitar, se separó de él y se limpió la boca con la manda de su blusa en un gesto de desdén. -Ya vámonos, si no vamos a quemar nada, no quiero seguir aquí…-le dijo sin mirarlo a los ojos. Esperando que entendiera que no quería que hablaran de lo que había sucedido, ni en ese momento ni en ningun otro. -Eso está más aburrido que un funeral, y ni siquiera hay tamales o un muerto al que le tengamos que quitar el reloj -dicho eso, y riendo un poco, se bajó de un salto de la barra, se tambaleo un poco, pero luego sólo busco con la mirada su chamarra.



Boys call you sexy... & you don’t care what they say


When I grow up, I wanna be famous...
avatar
De'bunny Petrikov

Fecha de inscripción : 09/01/2013

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.