NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Ir abajo

Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Leonarth O'Donell el Lun Dic 31, 2012 8:10 am

Enero estaba pasando a una velocidad fugaz, la despedida de las fiestas navideñas, encuentro familiares, los O’Donell y Girou se juntarían para celebrar juntos Navidad y también Año nuevo, estas celebraciones fueron diferente, mi prima Pía vino a pasar con nosotros para luego irnos una semana a Paris los dos juntos. Normalmente en la mansión para estas fechas éramos como 50 personas, y siempre mis padres invitaban a personas importantes: médicos, políticos, abogados, el mismísimo juez de tribunales, el mismo que sentenció a Ryder a cumplir condena dentro del centro de rehabilitación para enfermos mentales. La presencia del juez de paz no fue grata, Ryder había pagado si, el se lo merecía por todas las estupideces que le fueron ordenadas por parte de la Logia. Yo me mantenía distante a todo ello en su momento, y ahora más que nada ya no tenía nada que ver con ello, cuanto menos me llamase algún miembro de la Logia, mejor, pero ahora con todo el escándalo de que estaba ayudando a Ryder, ya no podía tener mi vida en paz.

Para calmar los mares turbulentos le pedí a Pía que viniese al encuentro familiar, ella tenía algo de sicología en su sangre y sabría cómo ayudarme a recuperarme, pese a que no se puede atender un paciente con un familiar, por más que tuviese título, no estaba en buenas condiciones, aquel viaje a Paris fue precisamente para operarme las costillas, estas tomarían tiempo para que se recuperasen, Mike estaba mejor y salió ileso, inclusive le escribí un mensaje antes de que se fuese a Irlanda para no perder el tacto terminando así de convencerlo de venirse a vivir conmigo, o ya sea que quisiera venirse de vacaciones y por las fiestas a Nueva York. Tenía ganas de ir a Francia, hace tiempo que queríamos ir con Pía, pero este año nos toco pasar las fiestas en Norte América.

Mis padres se estaban mostrando amistosos luego de que regrese de Paris a la mansión, siquiera querían que yo me mudara, al final si lo termine haciendo, mis llaves le pertenecerían a Mike.

Me senté en la cama de mi habitación, todo estaba intacto desde el día que dije que jamás volvería a pisar este lugar. Mi madre tan solo cambiaba las flores que adornaban un hermoso florero que perteneció a mi abuela y yo lo quería desde que era muy pequeño. Las sabanas se iban cambiando cada dos o tres días por más que estuviesen limpias. Me sorprendió que mi padre diera el brazo a torcer, y me dé un abrazo pidiendo disculpas. ¿Qué paso en mi ausencia? Era mi interrogante, porque de un día para la otra no cambiaría el clima en mi casa, mis hermanos estaban ya en Alemania para empezar su carrera universitaria, en una facultad de alto prestigio, mucho mejor que Brown, pero con la particularidad de que era para hombres. Mi madre seguía tras la sombra de mi padre cosa que nunca hizo en su vida, ahora era una muñeca de porcelana que solo serbia para ser mostrada en fiestas de caridad. Nuestro chofer se jubilo y entro otro nuevo, creo que se llamaba Javier, apenas lo conocía, se que era familiar de Enriqueta, nuestra ama de llaves, y mis padres confiaban mucho en ella.

Tome entre mis manos una foto de cuando era niño, estaba abrazado en lo que era una playa, ¿Grecia? Y quien era el chavo que estaba junto a mí, retire la foto del objeto y leí el dorso “Verano 98’”, luego lo deje. Camine por la habitación y observe que el espejo que había roto cuando me fui fue remplazado por uno nuevo aunque un poco diferente al anterior. Me acerque a tocar aquellas prendas que no llegue a llevar conmigo, acaricie su tela, luego sentí su perfume, mi madre había lavado todo con sus propias manos, eso lo hacía cuando realmente estaba pasando algo.

Una llamada a mi celular me distrajo, lo busque y era un número desconocido, esta persona del sexo masculino estaba por llegar a la mansión, con el pretexto de decirme “soy un viejo amigo tuyo” Extrañamente me alegré, pero no sabía quién sería, sé que no se trataría de algún “ataque”. Tocaron el timbre en el portón de entrada, tenía un sonido diferente al de la puerta de la mansión. Me asome por la ventana y viendo como entraba un auto color negro con vidrios polarizados, baje a recibir a mi visitante a las explanadas delanteras de la mansión.


avatar
Leonarth O'Donell

Fecha de inscripción : 17/09/2012
Edad : 27
Localización : Siempre con los KT O/

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Deryck Whibley el Vie Feb 01, 2013 3:21 pm

Aquella mañana había sido un tanto diferente a las demás. Ese día me vendría a buscar un coche para ir a la mansión de un viejo amigo de Francia. Lo recordaba, no quizás muy bien pero si ligeramente. Los años claramente habían marcado, el era el único que recordaba de Francia. Después de eso fue cuando pase tanto tiempo en el internado. No me quedaba quieto, iba de la habitación a la sala y así todo el rato. Alex se dio cuenta pero prefirió no preguntar. Yo empecé a recordar mis días en el internado por ello no podía estar quieto. Los primero días fueron difíciles. Creo que por ello empecé a tener miedo a la soledad, no es que quisiese estar solo es que era bastante desconfiado. Mi curso en aquel lugar no fue precisamente corto. Estuve desde los 13 hasta los 16, tres duros años. El primero quizás es peor aun que era en el que más gamberradas podía hacer sin tener consecuencias.

Me fui a vestir, quería ir más elegante pero yo jamás vestía con algo que no fueran camisas largar, vaqueros, zapatillas y gorra.. siempre gorra. Pero eso vez sería diferente, cogí una camisa blanca y una corbata pero no chaqueta, unos vaqueros negros y unas riders negras. La gorra no podía faltar así que me la puse hacía delante. Bajé y me monte en el coche, no sin antes despedirme de Alex con un abrazo. Seguí recordando, con los cascos puestos escuchando mi lista de reproducción de Mac Miller. Noches en la ciudad junto con los amigos que hice, pintadas en los pasillos, en los baños... ventanas, puertas rotas.. Todo eran tiempos medianamente buenos, en cuando salí de allí empecé a vivir en un piso compartido. Las noches de camarero, para poder pagarlo fueron divertidas quizás duras si lo juntabas con los estudios.

Y ¿qué sería de mis padres? No lo sabía, al poco tiempo deje de tener contacto. Suponía que estaba mejor así, pero era mentira. Dolía recordar estas cosas, pero aún así. Me gustaría volver a Francia, a las calles por las que jugaba con apenas 9 años. Aun que siempre me arrepentiré de algunas cosas que hice esos tres años. Fueron divertidos, pero mal influenciados. Cambie, menos mal pero... siempre quedará en mi memoria. Aun que jamás lo pasará mal, hacía lo que quería.. o quizás lo que me influenciaba. Adicto, tanto que llegaba a consumirlo cada noche. Pero eso fue tan solo una etapa de mi corta vida. Estos 3 últimos años habían sido los mejores. Todo iba mejor, sacaba buenas notas, tenía un trabajo estable quizás algo poco cualificado pero hasta que no acabase de estudiar no podría ser profesional. Vivía con mi mejor amigo, no podía pedir más.

Llevé a la mansión, me quite los cascos y miré hacía arriba. Esas casas tan grandes.. me recordaban a.. al internado. Suspiré y salí pensando '' eres fuerte, puedes superarlo''. Toque al timbre, no quería causar ningún problema así que espere. Me palpitaba el corazón 22 veces cada 6 segundos. Pero no me importaba mi cara no decía en absoluto lo nervioso que estaba. Miré la puerta, no me apetecía mirar a mi alrededor, hacía tiempo que había dejado de ser curioso.

Off: Si hay faltas de ortografía sorry! D:


I breathe you in again Just to feel you Underneath my skin Holding on to The sweet escape Is always laced with a Familiar taste of poison
Deryck Whibley
avatar
Deryck Whibley

Fecha de inscripción : 26/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Leonarth O'Donell el Lun Feb 04, 2013 9:15 am

Estaba impactado como mi madre estaba tan cambiada últimamente, ¿seguiría sintiendo amor por mi padre? No lo expresaba, para nada, ella allí llorando noches enteras sentada frente a la estufa con una copa de Martini en sus manos delicadas de porcelana. Algo no iba bien, mi padre ya no se aparecía por la mansión, ahora viajaba solo, mi madre abandono su vida de glamur, ya no era la típica “señora de” la veía diferente, extraña, y como ejemplo de su extraño comportamiento ella había hecho cosas que solía hacer cuando vivíamos en Paris, en aquellas épocas en donde le importaba mas yo que su propia vida, ¿otra vez estaba volviendo a esa época?

Una extraña llamada me coloco una sonrisa en mis labios, aquella sonrisa que nadie quitaría de allí por un buen rato. Tenía un buen presentimiento, se que era algo grande, alguien que marco mi vida en el pasado, aquel individuo que volvía locas mis mañanas tocando a tempranas horas el timbre de mi casa para irnos a correr, aun así estuviésemos muy cansados por haber jugado futbol o tenis, lo primero que se nos ocurriese.

Si, ese era Deryck, mi amigo de la infancia, el primer ser humano más transparente conmigo que haya podido conocer, un chavo loco, distraído, mentalmente psiquiátrico, el mentor que llevo a cabo que yo me volviese lo que soy hoy en día, un loco, enamorado de la vida, pese a que esta sea una verdadera mierda. Pero ¿y qué? Aun tengo mis buenas dotes de inteligencia, que me llevaron a sobrevivir de todo, y ahora este re aparece, después de cuanto, ¿años? Ya su rostro había cambiado, sus facciones, claro que yo también madure físicamente, capas no tanto mental, lo que nunca dejo de usar y me parecía demasiado genial de su parte, eran sus gorras de skater.

El toco mi timbre, una vez más sentí como su energía de locura me invadía los sentidos. Di algunos pasos hasta quedarme frente a frente con una cierta distancia. ¿Deryck vistiendo elegante? Lo primero que hice antes de abrazarlo y saludarlo, pues es lo que este estaba esperando de mí. Coloque mis manos en su corbata, lo mire a los ojos, fijamente, sonriendo con malicia, le afloje el nudo de su corbata y se la saque guardándola en su bolsillo del pantalón –Maintenant, je veux t'embrasser- (“ahora quiero abrazarte”) pronuncie en francés llevando mis brazos alrededor de este y apretándolo con todas mis fuerzas, expresándole todo el amor que sentía por él, aquella amistad que una vez fomentamos, nunca se borro, y lo estaba revelando.

-Deryck, si vuelves a vestirte como alguien de la alta sociedad, te juro, que te devuelvo al internado de locos- dándole dos besos en sus mejillas, como los franceses saludan a sus allegados, me separe. Una sonrisa amplia mostraba lo feliz que mi corazón se sentía de volverlo a ver. –pásale, que bueno es volver a verte frére- coloque una mano en su hombro y no podía creerlo, años después estábamos juntos, volví a abrazarlo, verlo a él era como ver mi tierra, mi niñez, la que no tuve el tiempo suficiente de vivirla, de querer saber que era ser un niño, por eso Deryck era valioso para mí, porque él me mostro un mundo fuera de los placeres de la gente rica.

Con un brazo por encima de sus hombros lo acompañe a la entrada principal de la mansión, caminando por las explanadas de piedras blancas. -¿te gusta? Esta es la maravillosa mansión O’Donell, y es tu casa cuando tú quieras venir- abriendo las puertas, deje a la expectativa de los ojos de mí vista que admire lo que es el hall principal, tan alegre como solía serlo en Paris. -¿quieres tomar algo?- pregunte por si este estaba sediento, o quizás querría acompañarme a tomar una copa, quería saber todo del, su vida, sus padres si él lo prefiriese correcto, de porque estaba en Nueva York y nunca me entere.

-acompáñame- camine hacia el salón de fiestas, aquel lugar donde mis padres hacían las distintas fiestas de la mansión. Tapizados en las paredes, el suelo con moquete, la estufa gigante de mármol, y el preciado, y codiciado mini-bar francés, algo que mi padre quiso conservar de la tierra europea. -Votre fidèle serviteur vous servir ce que vous voulez- (“tu fiel servidor te servirá lo que tu gustes”) dije pasándome al otro extremo de la barra de madera de roble tallada –toma asiento, y charlemos Deryck- hasta el idioma se me hace extraño hablarlo.


avatar
Leonarth O'Donell

Fecha de inscripción : 17/09/2012
Edad : 27
Localización : Siempre con los KT O/

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Deryck Whibley el Jue Feb 14, 2013 11:34 am

Presentía que sería un buen día, aun que ello me llevará a recordar muchas cosas del pasado. Navidades solo, cumpleaños que fueron olvidados, realmente porque nunca quise decirles cuando era. Pero, las fiestas allí era frías, me inquietaban... no había alegría, ni tarta, ni regalos.. ninguno nos alegrabamos de pasar otro año en aquel sitio. También aun que pareciese extraño me alegraba, y le veía cosas buenas. Era una carga, pasando de los brazos de mis padres a los de señoras religiosas pero eso era algo que ya había olvidado con el tiempo. Si algo me enseño estar solo es que lo ideal es ver sonreír, porque aun estando allí recuerdo a muchos chicos que cada mañana se despertaban felices, uno en particular... el que se convirtió en mi mejor amigo.

Era callado, pero siempre feliz. Todos le respetaban era el único que había asimilado el abandono de sus padres. Me contó sus aventuras con ellos, sus problemas, los miedos que tuvo y también el secreto de porque era feliz. Nunca dejo de pensar en sus padres pero tampoco se ilusiono con volver a verles. Sin duda era un buen chico y me enseño más que cualquier otro sobre la vida. Pero hay cosas que experimente yo solo, situaciones en las que si no has estado no sabes como son. Palabras que son difíciles de decir porque pueden herir a alguien y lo más importante a uno mismo.

Y allí estaba Leo, Leonarth. Aquel chico al que me gustaba ir a buscar todas las mañanas, y con el que pasaba las tardes. Cuando me aburría en mi casa, porque no me hacían caso siempre me colaba en la suya y me las arreglaba por entrar bien por la ventaba, por la puerta trasera, por donde fuera. Noté su sorpresa ante mi atuendo, sabía que no era común en mi. Antes en mi calle todo era elegancia, mis padres aun que no empleasen tiempo en mi me tenían vestido como un pijo. Hasta que empecé con mi estilo, mis camisetas anchas y mis gorras. Sonreí cuando vio que me quito la corbata y cuando entro en mi bolsillo mire como caía un trozo hacía fuera y tambaleaba por el aire.

Le abrace, no me separé de el durante unos largos segundos, segundos en los que recorde porque fue tan importante para mi. Porque tenía algo bonito que recordar de Francia. Casi se me escapo una lágrima con tantos recuerdos amontonados y secretos contados en la infancia. Suspiré y entonces le conteste con el poco francés que todavía sabía. - "L'intention fait l'action" - (La intención hace a la acción) un lema que yo siempre decía y por ello nunca jamás se me olvidaría.

Actó seguido me reí mirandome, tampoco me quedaba tan mal aquel atuendo. Aun que me recordaba a los políticos corruptos y eso no me gustaba demasiado. La verdad es que yo no era muy hablador, se que era él que necesitaba saber de su vida pero en mi tiempo había aprendido a no ser curioso, a no hablar demasiado.. cosas que se aprender para no meterse en problemas. Aun que mi vida estuviese llena de lujos en su tiempo, nunca les di importancia. Mi felicidad me la daba el cariño y eso era algo de lo que yo poco tenía, las niñeras se cansaban de estar todo el día dandome abrazos y por ello cuando cambie, cuando me llevaron a ese sitio fue inevitable ser más duro, ser más brusco... menos cariñoso.

Pero esos detalles, esas cosas no se olvidan. Eso lo es uno mismo y desde que era un crío sabía como era, y que jamás rechazaría un abrazo. Suponía que era un trauma, por las veces que me rechazaron a mi mis padres. Sonreí caminando a su par, aquello era un bonito hogar y no dudaría en volver a pasarme si así le gustase a Leo. - simplemente perfecta - le dije y a la misma negué aun que no rechace el acompañarle.

Aun que me sonase raro, me era más familiar hablarle en francés. Era mi amigo, jamás le hable en inglés antes así que por que hacerlo ahora. Sonreí negando.- Je vous remercie, mais je ne veux rien jeune ami .- (Gracias pero no quiero nada joven amigo) sonreí sentandome a su lado y mirando todo sorprendido. -¿Qué es de tu vida? - le pregunté quería saberlo todo. Esperaba que hubiese tenido una bonita vida


I breathe you in again Just to feel you Underneath my skin Holding on to The sweet escape Is always laced with a Familiar taste of poison
Deryck Whibley
avatar
Deryck Whibley

Fecha de inscripción : 26/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Leonarth O'Donell el Lun Feb 18, 2013 3:15 pm

Deryck estaba en mi casa, que lindo sonaba eso. Una vez más juntos en el país que me vio crecer como joven adulto, el mismo chico que me vio nacer por así decirlo pues yo presencie su nacimiento. Éramos muy unidos en aquellas gloriosas épocas de tranquilidad. Pese a que teníamos vidas muy ocupadas, siempre nos las arreglábamos para salir a recorrer las calles, andar como dos pordioseros, volver a altas horas a nuestras casas, escondidos claro para no llamar la atención. Muchas veces me quede en su casa y este en la mía, en su hogar siempre hubo tensión nerviosa, discusiones, peleas, mientras en la mía era mas cálido todo, mi padre en aquel entonces era más abierto, vivaz, acogió cariñosamente a Deryck y lo mismo mi madre. Nos hicimos dos grandes amigos, vivíamos la vida, más que nada el me enseño a vivirla, de no ser por el seguiría siendo un pijo malcriado, metido solo en los libros y haciendo berrinches por cosas caras. Pero el me enseño lo hermoso de la vida fuera de la plata, los lujos y el buen vivir.

Recordando todo aquello entramos a la mansión, le mostré el hall de entrada, luego le mostraría alunas de las habitaciones, entre ellas la mía. Seguramente le enseñaría los jardines, la piscina, la hermosa terraza, y mi preciado y hermoso auto. Nos acomodamos en el salón de recibimientos. Me acerque a la barra para servirle algo pero este negó enseguida. Me apene, quería tomar con el aunque sea una copa –tu y yo tenemos que salir por los viejos tiempos Deryck, no sabes lo mucho que me hiciste falta en todo este tiempo, muchas veces quise contactarte pero o cambiaban de numero, o simplemente estaban de vacaciones cuando iba en la búsqueda de tu mansión, aunque creo que de allí ya se mudaron, ¿no?, pero ya, ahorita estas aquí, y no te voy a dejar ir tan fácilmente querido amigo- sirviéndome un trago a base de piña colada, licuado de banana y Ron, me acerque a este y lo quede observando de arriba abajo.

-no has cambiado nada, pero veo tristeza en tus ojos- me dio pena verlo con aquella mirada tan profunda, como con miedo, no podía el negar decirle algo de frente por mas que le doliese como se lo dijera, no iba con malas intenciones, era lo que veía. ¿Qué paso con Deryck en todos estos años?

Cambiando de tema, notándose que quizás el no estaba listo para hablar de lo que yo tenía ansiedad de saber, conteste a su pregunta –a ver, luego que me volví de Paris, eh estado viviendo en esta mansión durante 12 años, mis abuelos fallecieron al año de que llegáramos a Nueva York, mi padre quedo con todo, me inscribieron en Saint Patrick, hice mi secundaria allí, tuve una banda de rock alternativo, nos llamábamos “The Shrimps” a lo mejor te hubiese gustado vernos tocar, aun conservo las grabaciones, me gustaban aquellas épocas, hasta que mi padre me saco de aquel mundo, consideraba que era muy “bajo” el tocar en una banda de rock- pensando en donde estarían aquellos cds que grabábamos recordé que estaban en una caja junto con las cosas de Jenny. –Bien, tuve una novia, ella… falleció al año de que nos conocimos…- hice una pausa, me senté en un sofá con mi trago y seguí tomando –siéntate por favor- me acomode y proseguí.

-Mira, eso es tema aparte, prefiero no tocarlo mucho, luego del accidente de Jenny, Jennifer se llamaba, estuve algunos meses en coma, perdí mucho la memoria y hasta hoy en día es todo un misterio mi vida- esboce una sonrisa, no quería alarmar mucho a Deryck –estuve un año en Alcohólicos Anónimos, por eso termine un año después del secundario, ingrese a Brown, formo parte de la fraternidad Kappa Tau y estoy estudiando Ciencias Políticas, pero más que nada porque mis padres quieren que así lo haga, como mi padre no pudo hacer esa carrera, me la pago a mí para terminarla, me faltan tres años, pero la llevo bastante bien- suspire viendo el salón –y aquí me ves, una mega mansión, somos cinco individuos, mas los sirvientes, y el chofer, ¿Recuerdas mi perro Charly? ¿El sabueso? Lo tenía en la mansión cuando vivíamos en Paris, aun vive el viejo, es lo único que tengo como recuerdo de lo que fue mi sana niñez y aunque no lo puedas creer, aun conservo una fotografía nuestra, del año 98- por ultimo hable de mis hermanos gemelos –No sé si llegaste a conocer a mis hermanos, los gemelos Homero y Pericles, ellos ahora están estudiando en una universidad privada de Alemania, un internado para varones, estuve a punto de ir a estudiar a ese lugar, pero Brown me acogió rápidamente- dejando la copa, me descalce, subí mis pies al sofá y abrace mis piernas –siéntete libre de acomodarte como mas te gustes, esta es tu casa- me agradaba su visita, y más aun sabiendo que tengo un factor importante más que me ayudaría a recordar viejos tiempos.


avatar
Leonarth O'Donell

Fecha de inscripción : 17/09/2012
Edad : 27
Localización : Siempre con los KT O/

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita de un viejo amigo (Deryck <3 cosa de mis amores)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.