NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Sáb Nov 10, 2012 10:06 pm

No se encontraba decepcionado por no ir a la fiesta de Halloween, una más, una simple fiesta con una ambientación diferente en la que haría lo mismo que en casi todas las que organizaban en la hermandad. Para eso era mejor la segunda opción, la que estaban desarrollando ambos por el camino de vuelta a la universidad. Cualquier persona tras andar casi quince minutos se negaría en rotundo a volverse por el mismo camino, a no ser que te dejaras el teléfono o la cartera.
- ¿ Entonces vamos a mi habitación? Puedo pillar unas pelis de camino por si quieres hacer algo más que cogerte la borrachera. - Le sugirió, aunque parecía que hablase al aire, porque no sabía si el moreno le hacía caso cuando hablaba.
A poco que hacía por no alejarse del policía inglés, éste se alejaba empezando a caminar más rápido o moviéndose a los lados dándole más espacio. Bien pudiera parecer que era untestarudo pesado, pero si William no dejaba de asustarse por todo ruido, sería el rubio quien acaba mal. Lo más inesperado de la noche( más que volverse de camino a una gran fiesta) fue que Billy se acercó y le agarró por la cinutra para no pasar frio, o al menos lo dedujo.
- ¿Qué haces? - Le preguntó extrañado al verle tan cerca y sin perder ocasión decidió no intervenir más y simplemente le pasó el brazo del hacha por encima del hombro, asegurándose abrir el hueco de chaqueta del traje de bombero y cubriendo parte de la espalda y hombro derecho del omega.Además optó por no abrir más la boca de lo necesario. Sólo había descubierto la máquina de electroshcok, pero onociendo como conocía a Billy, podría tener más cosas bajo aquel pantaloncillo extremadamente corto que le hacía omnubilarse.


Última edición por Mike T. Shepherd el Dom Ene 13, 2013 5:18 pm, editado 1 vez



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Jue Nov 15, 2012 3:33 pm

-¿Eh? Nada.-respondió confundido sin haber prestado atención a nada de lo que había dicho el otro debido a que tenía su atención dividida en cada lado del camino, intentando captar algún sonido antes de que el ataque de cualquier tipo perteneciente al elenco de "seres que exterminan en las películas de miedo de los que hay que alejarse".

Se sintió algo extraño y tuvo que reprimir las ganas de alejar al otro de si en cuanto le tomó por los hombros acercando ambos cuerpos algo más de lo que lo hacía él al tomar su cintura con su propio brazo. Y más aún cuando recordó que iban a su habitación y que sabía que no quería acabar acostándose con él, porque no quería caer ante un tipo como él. Aunque también agradecía el contacto porque le ayudaba a relajarse del nerviosismo y el cague que le estaba dando el andar por aquel camino que, con las velas ya casi por apagar y brillando su fuerza, parecía mucho más macabro que cuando habían estado yendo hacía la fiesta.

-¿Unas pelis dices?-preguntó ligeramente alterado, recordando haber escuchado algo sobre películas de los labios del otro.- Guay, mola, veamos algunas películas.-admitió, deseando con todas sus fuerzas llegar ya a la cálida y más segura hermandad en la que con las pelis que decía el otro, si es que había dicho eso, podría mantener su mente algo despejada de todos los recuerdos de las pelis que había visto y que ahora cruzaban su mente sin ayudar mucho.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Vie Nov 16, 2012 3:34 pm

Caminaron durante unos minutos más, casi terminando el camino de calabazas. Poco a poco se podía ver con más facilidad las luces de la universidad de las farolas del camino que conectaba con el bosque.
- Booooooo - Susurró en el oído del inglés aprovechando que este se encontraba asustado y se podía aprovechar de él, que pocas veces le sacaba ventaja.
- Tranquilo Billy, que te van a asesinar cuando menos te lo esperes...- Le dejó espacio y se fijó en el guiño que hacía la lámpara de la esquina de la facultad de economía, que era la que estaba más cercana de la fraternidad Kappa Tau. Que no era casualidad se encontrase toda cubierta de adornos por el exterior, no obstante tenían el título de fiesteros.El suelo estaba cubierto de papel higiénico y tiras amplias de color bermejo y negro además de las calabazas destrozadas contra la pared y las manchas de pintura sobre la pared.
- No, no me preguntes de quién es la idea, pero también me da repelús- Le refirió al inglés que sin mediar palabra se podía entender que se encontraba sorprendido por la excentricidad del grupo del rubio.
Se sacó el teléfono del bolsillo interior de la chaqueta y buscó el número de uno de sus amigos.A esas horas no podría ir a la ciudad a por las pelis a un videoclub, pero sí se las podía pedir a uno de sus colegas, y se sabía de uno que podría tener varias libres.
- Estoy buscando las pelis para ver... ¿Terror clásico o quieres algo moderno y espeluznante? - Estaba disfrutando plenamente la noche, y se hacía la idea de ver una película junto al moreno. Ambos, solos en su cuarto con una película chorra que haría saltar los nervios de Billy y esperaba que se altersase y se abalanzara sobre él. Algo le decía que no, quizás si más profunda inteligencia y raciocinio, pero era feliz con sus ilusiones, la noche según varios era mágica, pero la magia estaba lejos de ellos viendo como estaban decorados los pasillos. Un esqueleto verde fluorescente estaba colgado justo de la esquina en frente de la habitación del escocés. Y era cómico.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Vie Dic 28, 2012 4:34 pm

Se sobresaltó ligeramente con el "boo" del otro, aunque trató de disimularlo casi de inmediato avanzándose unos pasos algo rígido, no sin antes dirigir una mirada asesina y desaprobatoria al otro advirtiendo la poca gracia que le había causado sus bromas acerca de su miedo y de lo mal que lo estaba pasando por dentro con lo de caminar por aquel camino tan sospechoso y tenebroso.

Una luz algo más elevada que la de las calabazas, algunas de ellas ya sin iluminar nada por el soplo del viento, por haberse caído o sido golpeadas, y para cuando llegó a ver lo que era, el farol más cercano a la hermandad del rubio, también pudo ver perfectamente el estropicio y el desagradable paso de los primeros kappas borrachos alocados de la noche. Papel higiénico por todas partes y restos de calabaza destrozada por todas partes, junto a pintarrajos por las paredes de la Facultad de Economía y extensas tiras de papel de colores oscuros. Aquel tipo de descontrol era lo que no le agradaba de las fiestas de aquella hermandad. Los suyos sabían montar buenas fiestas, con alcohol, música, no eran todos unos estirados como a veces podía parecer desde fuera. Pero se las montaban con un mínimo de control, no realizando tales tonterías.

-Y luego quieres que vaya a las fiestas a las que me invitas.-replicó mientras continuaba por el camino, mirando el suelo de reojo para no pisar papel higienico y algo más calmado que antes, ahora que estaba en un lugar menos espeluznante y que conocía de haber estado antes.- ¿Mmmh?-murmuró sorprendido cuando le preguntó. No tenía ningún tipo especial de película en mente, lo único en lo que estaba pensado era en la calidez y la seguridad de una hermandad casi vacía y el dulce abrazo de alguna manta, sabana, estufa o chimenea a la que aferrarse.- Me da igual, escoge la que quieras.-mintió. No quería ver películas de miedo. Lo pasaría mal y el rubio tendría más motivos para burlarse de él y sacarlo de quizio.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Dom Dic 30, 2012 7:54 pm

No pude evitar sonreír al ver que había logrado asustar a Chris, aunque fuera solo un poco, pero ya eso era un éxito, pues pocas veces lograba conseguir que me hiciera caso, y he de recurrir a picarle. Hacerle rabiar es algo que me encanta.
Cuando caminamos para hacercarnos a mi residencia nos fuimos encontrando a varios de mis coleguis que iban de fiesta, quizás irían a la fiesta del psiquiátrico o quizás irían por libre, pero se notaba que ya habían comenzado la fiesta porque lo que era equilibrio no tenían demasiado.
- Claro Billy, si vinieras te lo pasarías en grande, y de seguro que no te arrepentirías, ya sabes que a todos les encantan nuestras fiestas... - Y por todos, también me refería al resto de alumnos y algún que otro profe escurridizo.
Le pregunté qué clase de película quería ver solo por cortesía, sabía que iba a elegir una de terror para tenerle a tiro,y que me diera pie para elegir yo el título solo me dejaba el escenario más fácil. Cogería la película que más sustos tuviera, porque eso del gore tampoco era mi estilo, la sangre molaba pero el terror era mejor en ese momento.
- Iré a pedirle a un colega la película que sea, da igual mientras no me queda dormido con ella... - Le dije a Will, en el momento que metía la llave en la cerradura de mi habitación y abría la puerta entrando yo delante. - No te quedes mirando el desorden, porque lo mires no desaparecerá. - Le sugerí al entrar y dejar sobre el sofá apoyada el hacha y el casco del disfraz de bombero, me gustaba el disfraz eso no era cuestionable, pero si ya iba a estar más cómodo me lo quitaría. - Suelta tus cosas donde quieras y cógete lo que quieras del frigo - Señalé en un instante la entrada de la mini cocina que tenía en la habitación. Pero de cocina no tenía nada, solo era una nevera y un armario con comida. Me quité el chaleco de William y lo dejé nuevamente donde podía, creo cayó al suelo.
- Procura no emborracharte mientras no estoy por aquí, solo voy a ir a la habitación de al lado. - Paré a William un segundo antes de irme, me aseguré de que me viera sin su chaleco, solo por ver su cara de crédulo o ganarme una mirada de odio reprimida. Le sonreí y me acerqué hasta una de mis cómodas de la cual saqué una prenda que no tenía mangas, pero si tenía capucha.Para qué abrigarme si dentro de la hermandad no hacía viento, dejé el cajón medio cerrado y di una zancada para acercarme a la puerta. Salí tras ella, pero un segundo después volví a la habitación y me asomé para llamar a Billy: - No te pongas a cotillear, que te conozco Bishop. - Le dije con tono irónico y luego me fuí al cuarto de Alonso para pillarle alguna de sus películas, pues era un auténtico coleccionista que había llevado a la uni toda su colección de DVDs y BluRays. Como me esperaba estaba en su cuarto viendo una de sus series de televisión, y no de fiesta, eso de haber sido humillado en uno de los retos de la semana le había sentado mal, pero al menos me pudo dejar una de sus películas.
- Unas películitas con algo de picar y boom, ya no me aburro.- Salí de la habitación de mi colega y en lugar de ir a mi habitación, bajé hasta el dispensario de la fratenridad, donte teníamos guardada la comida y la bebida. No es que me faltase bebida en la habiación, pero no tenía las palomitas que requería el día. Cuando me proveí de ellas fuí hasta mi habitación.
- Me he traído palomitas, espero que no hayas roto nada ni-... - Empujé la puerta con el hombro y cuando entré me sorprendió ver que William estaba justo en el mismo lugar que lo había dejado, no sé si se movió o hizo algo pero parecía estar esperandome o incómodo, como si solo quisiera "molestarme", aunque eso solo me pique más.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Mar Ene 01, 2013 11:03 am

De camino a la facultad Kappa Tau por el camino más concurrido y, por lo tanto, más seguro de cruzar que aquel camino siniestro por el medio del bosque, aunque no más agradable que este. Para su desgracia, a esas horas ya se encontraban los primeros borrachos de la noche haciendo locuras y mucho sonido. Estaba demasiado sobrio para poder ignorar lo que hacían, las muchas risas alocadas sin provocación alguna que soltaban y alguno que otro que se ponía a mear como si nada, sin ninguna discreción. Hasta llegar a la hermandad, juraría haber escuchado tres botellas romperse como mínimo y visto como dos se comenzaban a pelear por una tontería como era la diferencia de ideas entre ir al psiquiátrico o a otra fiesta en no sabía que lugar. Borrachos agresivos, no muy usuales y de los que nunca escogerías para ser tu compañero de juerga por razones muy obvias.

-Si, y acabar tan bien y estupendamente como esos o mejor aún.-respondió con sarcasmo remarcado pero con una ligera sonrisa en su rostro. La verdad es que lo peor que podía pasar era el acabar tan ebrio entre tanta gente y descontrolar lo que pasara con alguien. Ya había escuchado demasiados dramas de borracheras y de haber acabado acostándose con gente equivocada. Incluso había escuchado que en una ocasión un Omega en una fiesta de los kappas se había acostado con un profesor y que este estuvo dos años insinuándose para repetir lo ocurrido, haciendo que el pobre chico perdiera las ganas de fiesta para siempre. No sabía si era cierto o era un cuento para advertir a los nuevos omegas de esas fiestas, pero igualmente la mayoría iba. Él solo una o dos veces en todo el tiempo que llevaba en la universidad. Y en la anterior conoció a ese rubio que andaba a su lado.- No quiero saber qué me pasaría si bebiera un poco más de la cuenta.-contestó, quedando un poco más atrás del otro para cuando estaban llegando a la puerta de la hermandad.

De día estar en aquella entrada podía suponerle ser cogido, burlado y seguramente humillado por diversión y como reto a los omega por esa rivalidad que tenían debido a las diferencias entre ellos. En cambio ahora estaba vacía y si entraba pocos estarían lo bastante sobrios como para reconocerle como omega o para hacerle alguna trastada antes que decirle que se uniera a la fiesta. Sin embargo, no se confiaba del todo así que prefería que el rubio fuera un poco por delante. Dentro de la hermandad no había mucha luz y el otro no encendió ninguna, por lo que caminó por detrás de él y pegado a su espalda hasta que se detuvo frente a una puerta, suponiendo que esta era su habitación.

-Tranquilo, después de ver lo de fuera creo que tu habitación estará como en los anuncios de limpieza.-respondió, no muy seguro de ello mientras entraba tras sus pasos.

No estaba tan desordenado como el otro decía, solamente un poco, normal en la habitación de un universitario y, tal y como él pensaba, mucho más limpio de lo que se podía esperar de un kappa tau. Al menos no había comida por el suelo y el riesgo de que aparecieran alimañas que le atacaran de improvisto. El otro le explicó donde estaban las cosas mientras se quitaba las partes del disfraz, quedando durante un exagerado instante sin nada de cintura para arriba y mirando hacía él tentador, a lo que el inglés correspondió solo con un una media sonrisa incrédula. Sabía que Mike se quería acostar con él, se notaba y no había forma más directa en la que se lo hubiera dicho. Y quizás la misma insistencia que le irritaba usualmente era la que le estaba costando caer un poco al admitir que le encantaba su cuerpo y que lo encontraba sexy. Admitirlo para si mismo. Aun seguiría eludiendo las preguntas sobre si le gustaba.

Se vistió con una camiseta sin mangas pero si con capucha y tras advertirle de que no cotilleara se largó a por la película. Billy se quedó quieto en el medio de la habitación sin saber qué hacer o como acomodarse. Se sentía un poco cohibido allí, solo. Podría probar a quitarse la camisa y ponerse una camiseta del otro, pero no se atrevía a hacerlo, como tampoco de coger algo del minibar ni tampoco sentarse en la cama. Así que miró por encima el dormitorio hasta saber donde se encontraba cada cosa y después suspiró y esperó hasta que el otro entrara, habiendo tardado demasiado para coger unas palomitas que llevaba en la mano, y le miró expectante, esperando que este le dijera que hacer para no equivocarse y enfadarlo.

-No sabía qué hacer.-se justificó sonriendo ligeramente, acariciando uno de sus brazos debido al ligero frío que sentía.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Mar Ene 01, 2013 8:43 pm

El plan de quedarme a solas con William para ver una peli , milagrosamente no había muerto ni estallado en caos aún, cosa que me alegraba intensamente, pues con él a veces hago que se enfade conmigo y no me habla en varios días, que luego tras llamarle y dejarle miles de whatsapps me devuelve el saludo.Me lo traje conmigo hasta la fraternidad Tau y tras haber ido al cuarto de Alonso, uno de mis colegas para gorronearle un Dvd para verme una película con Bishop y divertirme más que en una fiesta donde todo el mundo estaría más que pedo y sin control, no es algo que me desagrade, pero estar un rato más tranquilo con Chris me atrae más.
Llegué a mi habitación y me causó impresión que no se hubiera movido, a veces era algo rarito, todo hay que decirlo, pero no me hacía perder ilusiones.- ¿No sabes qué hacer? Pues ponerte cómodo hombre, ni que nunca hubieras estado en alguna habitación que no fuera tuya...- Chasqueé la lengua al entrar y le empujé por los hombros hasta el sofá que había junto a la cama en una de las esquinas de la habitación. Le dejé sentarse o caer y me paseé hasta la minicocina, abriendo el microondas con un dedo libre y metiendo la bolsa de palomitas tal cual. No le pregunté si le gustaban las palomitas, a todo el mundo le apetecen de vez en cuando y más aún cuando ves una peli, es una tradición o regla, no escrita. porque en los cines no hay otra cosa.
- ¿Quieres cambiarte para estar más cómodo? Quizás tengas algo de frío. - Salí de la cocina, que solo tenía dos electrodomésticos, y me acerqué de nuevo a la cómoda entre abierta, de la cual saqué unos pantalones de deporte holgados grises. -Coge lo que quieras, y si quieres cambiarte... pues vas al baño si quieres... - Le dije de cortesía porque ya que yo me cambiaba para estar cómodo y lo del baño bien podría hacerme caso, que no, yo me giré dándole la espalda para acercarme a mi cama, en la cual me senté y me descalcé aquellas botas enormes del disfraz, las dejé bajo la cama y me quité el cinturón y los pantalones y me cambié los pantalones, con habilidad y rapidez, aunque eso no quitaba que salieran a la luz mis boxers rojos. Me tiré sobre la cama y miré al techo dejando un suspiro de cansancio al aire.
- Me he traido una peli de terror y suspense, es la única que estaba correctamente dentro de su carcasa Billy. Podrás chillar y gritar todo lo que quieras porque no queda apenas nadie en la planta, estan todos por ahí afuera... con el frío, uh. - Me froté los brazos un instante antes de incorporarme y escuchar la alarma del microondas, avisando de que estaban listas las palomitas. Me levanté y me acerqué hasta el microondas, cogiendo un bol de plástico de un pequeño armario y las colé en él.
- Billy les vas a echar..... sal. - Me descolocó mirar a un lado de la habitación y haberle visto ya cambiado, con MI ropa, no le quedaba mal, tampoco es que haya mucha diferencia entre él y yo, simplemente yo tengo una complexión más robusta que él, pero eso no quite que sea un bombón, incluso cuando le digo que no lo es, y aparte del que yo lleve el pelo de rubio, y él sea moreno, y los centímetros de más que le saco, no hay muchas diferencias.
-



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Dom Ene 06, 2013 5:18 pm

No dijo nada ni se quejó mientras el otro le empujó de los hombros hacía un sofá cercano a la cama, sobre el cual se sentó aún sin saber qué hacer o qué decir, aun cuando el otro le decía que podía hacer lo que quisiera, que estaba como en casa. Le había extrañado el hecho de que el otro se molestara por que no hubiera hecho nada. Si después de todo no era nada malo, no era como si se hubiese puesto a cotillear su ropa interior o a mover cosas. O como si se hubiese puesto en plan maniático de la limpieza y se hubiese puesto a recoger su cuarto como un condenado, que podía hacerlo pero la verdad es que como llevara el orden el resto le parecía indiferente. Él tenía su propio orden y respetaba el de los demás, incluso si a él le parecía desordenado. Así que le escuchó mientras le decía que podía hacer y vio como se cambiaba sin pudor alguno, aunque Billy tuvo muchos menos en ver como lo hacía porque ya había visto la mayor parte de su cuerpo desnudo y, aparte, solo tenía vergüenza de mostrarse él.

Observó como el otro le quitaba los ojos y se centraba en otra cosa que no fuera en él, quedando a sus espaldas y sin prestarle atención alguna. No estaba tan alejado de como se encontró cuando se fue a por una película al entrar en la habitación. Solo que esta vez tenía una ligera idea de qué hacer y carta blanca para hacerlo.

Mientras el otro estaba muy ocupado para mirarlo mientras lo hacía, se levantó del sofá y caminó hasta donde se encontraba el armario del otro, desabrochando con algo de torpeza y poca mañana los botones de la camisa de policía, hasta que estuvo del todo quitada y después la deslizó de hombros hacía abajo para quitársela sin prisas. Tanteó por encima la ropa con la mírada sin saber qué ponerse, aunque intuía que nada le iba a quedar bien y todo iba a quedarle algo más grande de lo que desearía y que, con ello, seguramente ganaría alguna burla que le cabrearía por parte del rubio. Porque siempre tendía a cagarla de esa forma.

A ojo encontró algo que le gustaba. No era su color pero si que le protegería algo del frío y no le sentaría tan mal como esperaba que lo hiciera. Se colocó una sudadera roja que, aún siendo sudadera se notaba que no era de su talla por culpa de los hombros y como le caía por ellos, y luego sin pudor se quitó las botas y los pantalones para usar unos de chándal que había encontrado en el revoltijo de ropa que supuso que eran todos pantalones. Pensándolo bien, no sabía ni cuanto tiempo llevaba sin ponerse uno. ¿Meses? ¿años? Estaba seguro de que en su armario no había chándal y de haberlos no se los ponía. Los vaqueros solían ser más cómodos.

Tomó la camisa, los pantalones con el cinturón enganchado y las botas para dejarlas sobre uno de los respaldos del sofá y el calzado a un lado girando de nuevo cuando escuchó al otro hablarle y encarando a este con la cara neutral, aunque al ver la cara de sorpresa que se le quedó no pudo evitar sonreír débilmente.

-Me queda un poco grande pero...hace su función.-explicó encogiéndose de hombros, sonriendo más ampliamente porque si aun lo soltaba ahora, Mike había superado el tiempo que le había dado para que le dijera una tontería ofensiva o una burla, garantizándole el silencio que quería recibir en realidad.- Además de que aquí no hace tanto frío.-continuó mientras se dirigía hacía el sofá y se sentaba en él como si nada, tan cómodo como el rubio le dijo que podía estar aunque en realidad segía un poco bastante cortado.

Pero ver la cara de Mike desconcertada no tenía precio alguno.

-No soy muy fanático de las de terror peeero, si es todo lo que hay.-suspiró mientras esperaba que la pusiera, sin saber por qué estaba tan callado y parado. Solo le quedaban un poco grandes, no sabía a qué venía tanto estupor.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Lun Ene 07, 2013 4:43 pm

Terminé por acercarme al sofá junto a William con el cuenco de palomitas en mis manos, despejando mi mente de las tonterías que circulaban por ella, como por ejemplo, las diferentes imágenes de Billy con mi ropa.A saber qué tipo de ropa tendría él en su armario, nunca he llegado a entrar en su habitación, siempre me he quedado en la puerta porque él nunca quería que entrase en ella, siempre daba con alguna excusa, la favorita del inglés es que acaba de limpiar y yo la ensuciaría. Chris es un maniático del orden y la limpieza, pero como le lleve la contraria será peor para mí, además de que no soy un caos como persona, viviendo en la fraternidad en la que estoy, estoy más que acostumbrado al desorden.Lo de las palomitas es una excepción, porque generalmente me las preparo de otra forma, y cuando veo películas soy más de unos nachos con queso, casi ardiendo pero con muchísimo queso derretido.
-Como no me has dicho nada, no les he echado sal.Espero que no te desagrade...-Le comenté mirándole de reojo al tiempo de sentarme a su lado en el sofá y dejaba caer mis zapatillas al suelo.-¿Te apetece una cerveza? ¿O algo sin alcohol? Acércate ahí a esa nevera verde de tu izquierda.-Indiqué la dirección con la mano libre. Tenía de todo en esa nevera, agua embotellada del gimnasio,refrescos de cola, zumos y cervezas. Un mini-bar basdtante bien surtido para todos mis colegas y visitas que tenía a lo largo de la semana, que misteriosamente tengo la necesidad de reponerlo casi todas las semanas. -La mía sin, please.- Agregué cuando él se hubo levantado.Cualquiera diría que estoy enfermo pero es que no peudo quitar los ojos del inglés, sólo el hecho de que esté a mi lado en mi habitación me alegra. Antes de que él se sentara, yo me levanté y me acerqué a la televisión, me incliné y metí la película en el reproductor y dejé la carcasa en el suelo, le di un par de golpes al mando del Dvd, pues no siempre funcionaab cuando yo quería. - Esta mierda, hace lo que le da la gana, he de pillar uno nuevo.- Me levanté y volví al sofá. Aproveché que tenía suficiente espacio y que era mi propio sofá para hacer lo que se me antojase. Coloqué el cuenco de palomitas sobre mi regazo entre mis piernas y le pasé el brazo izquierdo por encima del hombro a William, como hacen todos en los cines, es algo que pocas veces hago, porque apenas he estado yendo al cine en pareja, quizás en los últimos cuatro años.-¿Te importa? Si te molesta lo quito, no quiero agobairte, que no aguantas nada.-Sonreí con burla y repetí el gesto cuando él me miró. Me encantaba verle tan cerca mía, pero me tentaba mucho, pero el siempre me corta cuando me excedo, pero me resulta tan difícil no meterme con él o tontear con él. No tengo reparos en criticarle o decirlo lo extremadamente pijo que viste, soy lo suficiente sincero y descarado para ello.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Jue Ene 10, 2013 3:24 pm

-Me gustan con sal pero sin están bien.-dijo mientras apoyaba bien la espalda en el respaldo del sofá, acomodándose. No era duro ni tampoco muy blando, era bastante cómodo, seguramente para enrollarse con sus ligues sin tener que estar removiéndose por la dureza de este o hundiéndose por no tener ninguna resistencia.

¿Qué diablos hacía pensando en los ligues que habría traído Mike a su habitación? No era cosa suya ni tampoco un tema muy agradable en aquel momento. Ni en ningún momento. Pero menos en ese instante, ya que estaba justo sobre el sofá y como dejara volar demasiado su imaginación acabaría arrepintiéndose de haber tocado siquiera el sofá. De un Kappa Tau, se esperaba de todo, sobretodo en aquel tema. Por encima de cualquier otro tema. No en vano había rumores cada semana sobre quién se había acostado con quién en las fiestas de la facultad, la mayoría de esos viniendo con algún que otro escándalo de infidelidades o de problemas de pareja que le aburrían mucho y que usualmente ignoraba fingiendo que no escuchaba nada sobre ello. De ninguna forma quería pensar en cuantos chicos se habría montado en aquel sofá, menos aún con cuantas chicas habría tonteado en él.

Se quedó rígido y no pudo sentirse cómodo incluso cuando el otro se sentó como si nada a su lado. Su mente ya había imaginado demasiado de lo que deseaba para cuando eso ocurrió así que cuando le ofreció de coger algo de beber no se negó ni le dijo que la cogiera él, sino que se levantó y caminó hasta la nevera verde que le indicó, abriendo esta. Había varios tipos de bebida allí, incluso agua como había dicho, aunque buscó las que quería en vez de entretenerse mirando qué tenía. Tomó dos cervezas sin alcohol sin ya aquellos pensamientos en la cabeza y volvió hacía el sofá donde estaba sentado el otro, pero al mismo tiempo que se sentaba él se levantó para encender la televisión y colocar el DVD en el reproductor, el cual al parecer necesitó dos o tres golpes que arrancaron una leve risa de sus labios al ver a aquel rubio haciendo aquel acto ta natural como golpear un aparato para que funcionara.

Mike volvió a sofá y se acomodó más que él, acopando más parte de este de la que el inglés lo hacía y tomó el cuenco de palomitas de nuevo para colocarlo en su regazo, con los brazos colocados de tal forma que el suyo pasara por detrás suya como en los típicos actos del chico en un cine cuando va en una cita con su novia o su ligue.

-Puedo aguantarlo.-dijo antes de dedicarle una sonrisa divertida al otro. No sabía si se refería a las escenas de terror de la película o al hecho de que se hubiera colocado como si estuvieran en una especie de cita, que claramente no lo estaban, solo eran dos amigos viendo una película de terror en el cuarto del otro y tomando unas birras tranquilamente.- Solo dale al play.-dijo, retirando su mirada de él para mirar la pantalla, dejando caer su cuerpo un poco para quedar más cómodo.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Dom Ene 13, 2013 2:18 pm

El sofá era realmente comodo para estar tumbado, muy cómodo para vaguear, pero estar sentado en él no era tan incómodo. Es un simple de tela verde oscura, en el cual me había sentado para ver una película. El único dato que merecía la pena destacar es que William estaba sentado a mi lado, bajo mi brazo, con mi ropa todo sea dicho. Decidimos recogernos del frío y el aburrimiento de una absurda fiesta cuya musica y compañia sería deficiente para montarnos nuestro encuentro por privado. Le hice ponerse mi ropa porque los disfraces serían muy divertidos y picantones, pero para ver una película sobraban... para cual cosa de dos podrían sobrar. Logré que el dvd cogiera la película que le pedí prestada a Alonso, y la ví junto a William por un rato. La película no era mala, era de terror y suspense, pero después de ponerla, caí en la cuenta de que ya la había visto con Alonso en un fin de semana anterior. Esto me permitía aburrrime como una almeja y saber cuándo habría problemas. Me limitaba soltar una breve risilla en esas escenas cuando notaba como Billy levantaba los pies del suelo asustado y me agarraba el brazo indirectamente. - No seas cagueta Bishop.-Dije riendo entre dientes y aprovechando para abrazar al moreno sin que me diera un codazo en el estómago.Casi no aguantamos más de cinco segundo así sin que alguien se moviera y casi derramara mi cerveza, pero miré a otro lado y bebí de la lata mientras me aburría con la película.Mientras tanto me había apoderado del brazo del inglés, los dedos de mi mano corrían de arriba abajo lentamente sin pausa pero sin movimiento.
- que te apuestas a que alguien sale de detrás del armario.- Bromeé mientiendo sobre la película porque eso no iba a ocurrir. Bajé la mirada y me centré en el dvd, en el indicador llevaba tan solo 17 minutos, que habían sido eternos para mi. Aguantándome mucho y aburriendome de la peli. mi única diversión era cuando Billy temblaba de miedo y le hacía sentirse más pequeño cuando le abrazaba. Me puse a comer las palomitas de dos en dos, porque los puñados eran demasiado grandes y de una a una me aburría. Pero puedo decir que comí casi el doble que el moreno, que quizás se le hubiera cerrado el estómago del suspense, y estaría sediento porque casi se terminaría la lata. De pronto una escena cambió y recordé que la siguiente era de las buenas, de las que te ponen los pelos como escarpías. Me ayudaría esa escena para entretenerme. - Billy me da miedo la película...Abrázame.- Susurré pegandole lo más que podía hacia a mi. Casi boté del sillón con la escena, no tiré el cuenco de palomitas al suelo ni las bebidas pero logré que Billy se subiera sobre mis piernas y casi me diera un codazo en la mejilla. Me quedé un instante mirándole fingiendo una expresión perdida, arrugando mi ceño y apretandome el labio contenido. No me aguantaba más. Le di con la mano a las latas y las palomitas y las tiré al suelo, poco me importaba que se ensuciara o que llegase a manchar la alfombra, un tiesto menos que limpiar. Pero me encogí de piernas y me moví para tumbarme debajo de Chris, le cogí por el costado y le subí encima mía. - Si no me quieres abrazar... me podrías..- Sonreí con picardía mirandole a los ojos y notando como mis mejillas se llenaban de calor.- ...dar un beso.- Musité antes de incorporarme un poco para robarle un beso al inglés mientras le pasaba las manos por la espalda, abrazándole y pegandole a mi. Quizás fuí brusco, pero si no lo intento no lo consigo, el juego del perro y el gato me cansa y no quiero perderle. Tan poco me pasé tanto, solo pegué mis labios a los suyos y apreté con fuerza para pegarle más a mi, podía notar perfectamente el aroma de la cerveza que él se había bebido, que solo hacía el beso más amargo.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Dom Ene 13, 2013 5:10 pm

La película era terrorífica, o así le parecía a Billy, quién no había visto en su película un principio tan impactante. De normal surgía quizás una o dos muertes casi sin ver, para dar intriga, o el mundo marginado del protagonista de cordura dudable, sin embargo esta comenzaba directamente en una especie de internado y con unas diez o doce muertes sangrientas y explicitas en los primeros cinco minutos. ¡Aquello era una jodida matanza no una película de miedo! ¡Un genocidio sin parangón! al menos había un momento tras eso en el que se tranquilizaba un poco y las victimas sufrían siendo perseguidas, asustadas, sorprendidas o acechadas, aunque fuera por poco rato, pero con el miedo que le estaba dando cada espacio entre muerte y muerte cada vez se le hacía más eterno y más agobiante. Ni siquiera se había dado cuenta que estaba abrazado al otro y que este le estaba acariciando con más confianza, como si fueran una parejita en pleno cine y a nada de darse el lote aprovechando que la sala estaba vacía, hasta que este hizo un comentario sobre que no fuera un cagueta.

-No tengo miedo, es la impresión.-replicó rodando los ojos como si no estuviera mintiendo como un bellaco, que si, que lo estaba haciendo y con bastante descaro pero el otro no tenía por qué saber cuanto miedo le daba aquello. Sin embargo no hizo ademán de alejarse, no iba a quejarse del calor que le proporcionaba el otro ni tampoco la seguridad que le ofrecía.- ¡No me cuentes la película!-protestó, aunque prefería que fuera de esa forma. Estaba siendo tan impresionante que ni le entraba hambre y la cerveza se la había acabado casi al empezar comprobando que al ser sin alcohol no ayudaba mucho beber para no pasarlo tan mal.

Después de ese momento el rubio estuvo callado hasta que lo notó inquieto y entonces le dijo que la película le daba miedo y que le abrazara. El inglés miró al otro incrédulo y sorprendido durante un instante y cuando volvió los ojos a la pantalla pegó un enorme bote por el impacto de la escena, con la acabó encima del rubio antes de darse cuenta y mirando a este cara a cara, más bien, mirándose a los ojos fijamente. No escuchó muy bien lo que dijo después, el volumen de los pensamientos de su cabeza era demasiado estridente para que le hiciera caso, sabiendo que lo único que sacaba claro era que si pretendía negar que el otro le atraía, primero, iba por muy muy mal camino y, segundo, en ese momento sería el hipócrita más grande de la historia. Sus labios se tocaron porque el rubio quiso, sin embargo el moreno no se apartó ni tampoco colaboro, sus pensamientos aún no estaba en orden y no lo estuvieron hasta que se vio encima del otro en aquel sofá y con su lengua en la campanilla, sus manos acariciando su espalda y su cuerpo entrando en calor de la excitación. Y en ese entonces ya era muy tarde para tratar de echarse atrás.

Sus manos se dirigieron a su cuello y colaboró con el beso con pasión, lamiendo sus labios y su lengua en el interior de su boca, subiendo con las palmas de sus manos desde la nuca hasta la coronilla alborotando su cabello, acercando más su cuerpo al del otro como si tratara de fundirlos. Sin dejar de comerle la boca con ansía, poniendo más empeño que el otro en ello, movió sus manos en un lento masaje que le despeinó al completo por detrás y después se separó para respirar, rojo del calor y de casi asfixiarse por no soltar los labios del otro. Quizás había pasado demasiado tiempo desde que había hecho aquello con otra persona. Quizás.

-Mike...-jadeó despacio antes de morder su labio inferior y desplazar una de sus manos a su cuello, bajando después por el pecho y por sus abdominales, hasta encontrar el bajo de su camiseta y deslizarse por el interior de ella de nuevo a su pecho, más caliente que su mano. Sin ser consciente de como de excitado estaba, solo por un simple beso, bajó con sus labios hasta su barbilla y después los separó de su piel para reencontrarlos en la base de su cuello, dónde empezó a lamer despacio, ascendiendo y después hacía la derecha, girando su rostro para lamer mejor.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Lun Ene 14, 2013 10:48 am

Mi tonteo casual con William Bishop nunca habían pasado a algo más de un abrazo, una caricia en la mejilla, revolverle el pelo toscamente o estrujarle entre mis brazos. Ni si quiera en una fiesta de la universidad de asistencia pública llegué a besarle. Pero en la noche de Halloween ya habíamos tocado fondo, casi y sin estar bebidos,porque una cerveza sin alcohol no te hace nada apenas. La típica excusa que usaban algunos para conseguir algo, realmente funcionaba, porque ver una película.. no era mal plan.Mas si no me hubiera excedido en aquel momento dudo mucho que lograra verme en esa situación.


Con Christopher mordiéndome salvagemente los labios, con sumo cariño contenido. Eso sí lo noté, me había besado con la misma intensidad que me hubiera gustado a mi pero que no hice por control. Me recosté inclinado sobre el sofá y ataqué lanzandome a los labios del inglés, y me encantó que no se quedra quieto y me metiera la lengua, me gustó mucho que me diera coba. Me erguí un poco hacia arriba, ayudandome de los codos para pegar mis labios a los de Chris, pero separándolos rápidamente para permitirme meterle la lengua dentro de la boca. Notaba el calor de la lengus y la boca de él, estaba casi tan caliente como él me estaba poniendo a mi. Me pasó las manos por la cabeza y prácticamente me despeinó. Yo llevé mis manos a su cintura, notando como su cuerpo estaba ligeramente frío, pero no estaba tan cálido como su abdomen. Colé mis manos por debajo de la sudadera que le presté, noté sus caderas y como al subir las manos llegaba a su espalda y comprobaba su estructura.Deje la mano dentro acariciándole y frotandole la espalda, pero moví la mno izquierda por su cuello y terminé en una de sus orejas. Siempre se había quejado el inglés de que eran demasiado grandes y que no le gustaban. Pero a mi de William me encantaba todo, incluso su manera de odiarme, que solo me confirmaba que también se había colado por mi.


- Chri...is.- La respiración se me había descontrolado totalmente, el beso fogoso se había llevado todo mi aliento, moviendo los labios, cerrando la boca, girándola y jugando sobre la lengua de Billy, no tenía aliento e inhalé con fuerza mientras me perdía en los ojos claros del moreno, aunque apenas hubiera luz. Me dio un beso franco y luego se apoderó de mi cuello, algo que me heló las venas, pocas personas me han lamido el cuello últimamente, y por ello me refiero en los últimos seis meses, no más de dos personas lo habrían hecho, pero no me quejaría de que me excitaba y adoraba aquello.- Joder, Chris.- Exclamé tremendamente excitado mientras arqueaba mi espalda hacia arriba, elevando mi cintura y mis piernas notando perfectamente el cuerpo de Chris y notando perfectamente como me había causado una erección. De haber llevado los vaqueros que suelo usar cuando salgo de la universidad me hubiera dado igual, pero justamente un chándal no te tapa nada, y deja a la vista todo y nada queda a la imaginación, al menos resultaba menos doloros estar empalmado en un pantalón estrecho. Moví mi mano izquierda y levanté parte de la sudadera ajena y dejé al aire la zona baja de la espalda. Apreté con las yemas de mis dedos aquella zona y tiré con suavidad hacia abajo como si le masajeara.


- Hace semanas que no pensaba en otra cosa.- Aguanté la respiración agitada unos insatntes y pude decir una frase completa al tiempo que pegaba mis mejillas a las de Billy y le mordía la oreja suavemente, de forma cariñosa y nada ofensiva, al morderle simplemente solté una risa y como notaba que no me podría lamer el cuello le besé yo a él y le absorví suavemente en el cuello, deslizando después mis labios sobre su piel hasta llegar a su mentón, le di un roce con mis dientes y eché mi frente hacia atrás. Agarré con ambas manos la cintura del otro y elevé las manos lentamente por ella, marcando su cuerpo delgado pero entrenado. Nunca me imaginé que William tuviera forma ahí debajo, sabía que estaba delgado pero le notaba el músculo cuando le pillaba sin abrigos. Hice algo de presión sobre su cuerpo antes de agarrar la sudadera y comenzar a subirla por su cuerpo con intención de quitársela.Me perdí sonriendo tontamente a medida que subía la prenda y ver la piel del otro tan suave y tersa. Logré terminar de sacarla la sudadera y la tiramos a un lado. Qué le importaría a él, la prenda es mía. Me erguí y empujé el cuerpo de Billy sobre mis piernas, sujetándome con mis manos por la espalda y le mordía con los labios el pecho.Rodeé su espalda con mis manos y le suje´te por los hombros y apreté mis labios contra el esternón del inglés.Pasé de los besos a las lamidas en prácticamente dos segundos y exhalé mi aliento sobre su cuerpo, cada vez más cálido. Atrapé uno de sus pezones izquierdos entre mis labios y solté una leve carcajada, estaba feliz y no me resistía a reirme.- Chris me encantas.- Musité abruptamente mientras abrazaba su cuerpo y agarraba sus axilas entre mis manos. Elevé la mirada y le miré, su rubor subía por sus mejillas como el mío ya dominaba las mías. Me mordí el labio y me esforcé en acercarle para besarle de nuevo.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por C. William Bishop el Miér Feb 13, 2013 10:53 am

Dejaba su rastro de saliva sobre el cuello del otro mientras notaba como las enormes y frías manos del rubio acariciaban su espalda y su cuello mientras le dejaba hacer, al parecer disfrutándolo por la maldición de excitación que soltó en aquel momento. Además de que se arqueó y se pegó a él de forma que notara su cuerpo caliente por estar haciendo aquello contra el suyo propio a través de la ropa, además de su erección nada cubierta por la fina tela del chándal que llevaba puesto. No podía quejarse de notar el miembro del otro, puesto que el suyo estaba en su misma condición y, indirectamente, se sentía algo avergonzado por ello. También se sentía tentado a acariciar aquella zona, aunque se jugaba el poder volver atrás si es que la situación en algún momento le permitía hacerlo, ni tampoco le resultaba muy cómodo hacerlo en aquel momento, con los cuerpos demasiado pegados y la boca ocupada en el cuello del otro.

El otro movió una de sus manos a la parte baja de la espalda y bajó hacía abajo acariciando la zona, logrando que abriera la boca por la intensidad del tacto.

-No sé por qué no...-empezó a decir en un murmulló cuando en otro dijo lo siguiente y juntó ambas mejillas. Los dientes de Mike se deslizaron a su fina y gran oreja, de la que tenía cierto complejo, aumentando más la excitación del moreno.- ...me extraña.-acabó, controlándose para no soltar un jadeo mientras lo hacía. Lo decía a broma, claro está, aunque de normal lo hubiera dicho con un tono más despectivo. Pero en esos momentos no se comportaba como siempre, siendo francos.

Echó la cabeza hacía atrás estirando el cuello cuando sintió los labios de este rozándolo y llevo las palmas de su mano al del otro, bajando con estas hombros abajo hasta sus omóplatos, donde volvió a ascender hasta el cuello. Sentía mientras las manos del otro en su figura, pero no podía decir nada ya que se sentía a punto de dejar escapar algún embarazoso sonido de placer o algún gruñido ronco de excitación. Él subió su prenda, más bien la prenda del rubio, y la lanzó lejos de su alcance, volviendo a conectar sus cuerpos al alzarlos incorporándose sobre su cintura, quedando Billy sentado sobre su regazo y con los labios del otro en su pecho. Se agarró por debajo de sus axilas para no caer mientras él le cogía de los hombros con la cara apoyada en su esternón. Los besos y las lamidas los soportaba pero cuando llegó a uno de sus pezones no pudo evitar tener un leve espasmo de placer que fue correspondido por la risa de Shepherd, que le molestó un poco.

-Y tú a mí.-confesó cuando su mirada conectó con la de él y se dejó caer un poco para lamer sus labios de nuevo, bien sujeto al cuerpo del otro. Lamió su labio inferior antes de besarlo y después se lo mordió para recuperar aire, tras lo que empezó a bajar por la espalda con sus manos hasta llegar a la base de su espalda, donde con una de sus manos volvió a subir despacio y con la otra avanzó a la parte delantera del cuerpo del otro.

Sin despegar los labios de él, alzó su cuerpo levemente para encontrar la goma que sujetaba sus pantalones y tiró de ellos levemente hacía abajo para liberar solamente su miembro, bajando de nuevo su cintura para que quedara rozando la separación de sus nalgas por encima de la tela de los pantalones que había cogido del otro. Mordió la barbilla del rubio sujetándose de uno de sus hombros y de se mejilla mientras empezó a mover su trasero, rozando con la tela la parte baja de él con intención de excitarlo más. Deslizó sus labios hacía la mejilla del otro y después beso suavemente hasta acabar con sus labios sobre el contorno de su oreja, donde empezó a morder sin piedad, suavemente pero sin dejar pequeño trozo sin hacer, hasta quedar cogiendo el lóbulo de esta y tirar levemente, soltando al instante para respirar despacio sobre su orificio auditivo.

-Mike...-susurró de nuevo, excitado, directamente sobre su oído.



State the obvious
I didn't get my perfect fantasy
If you want my love, You'd better prove you deserve it.
avatar
C. William Bishop

Fecha de inscripción : 18/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Mike R. Shepherd el Sáb Feb 23, 2013 9:39 am

En una pequeña parte de mi interior sentía vergüenza, una vergüenza causada por verme en una situación tan íncomoda como estar sin camiseta sentado en el sofá y con una erección descontrolada excesivamente marcada bajo un chándal, mientras que él, ese chico que me traía por el camino de la perdición y que ansiaba me mostrara algo de afecto además de su mal humor, estaba en la misma condición que yo, sin ropa apenas y empalmado.
Cuando vinimos de no ir a la fiesta de Halloween que se organizó entre los alumnos y que optamos por no ir y ver una película juntos en mi habitación. Nos cambianos y yo le presté mi ropa, un pantalon y una sudadera que volvió al suelo con fiereza cuando empezamos a besarnos frenéticos. Veía su cuerpo delgado y sin bronceado apenas , atlético y sin un rasgo de vello por su abdomen y a mi se me caería la baba de no ser porque me comía a besos a Billy .Nunca podría haber sabido que en secreto él me codiciaba como yo lo hacía.
Sus confesiones fueron esenciales para que no me frenase ydetuviera lo que que estaba haciendo , porque no podríamos achacarlo a una borrachera o una pérdida del control, antes de salir ni él ni yo bebimos, y en mi habitación, tomados cerveza 0,0. Eso me indicaba que ambos éramos conscientes de esta resolución pasional.Liarme con Christopher no entraba dentro de mi top de cosas que hacer con él, porque aunque le deseaba estaba de mis mayores deseos, pero es que él es especial, me atrae apesar de que me 'rechaze'. Pero cuando me dijo qué él también quería hacerlo conmigo solo me llené de alegría y no pude ir soltando leves carcajadas cuando no le besaba o mordía, todo mi cuerpo empezaba a tiritar de alegría, no de frío porque lo que era frío mi cuerpo no estaba, sino todo lo contrario, ardía con mi propio calor más el del inglés. Esta situación no era como otras escenas de cama que pueden haberse sucedido en mi vida sexual, aquí yo le ligaba un especial interés, quizá obsesion con el moreno, no sería follarmelo como si fuera un cualquiera, alguien que conoces en una fiesta o en una discoteca.
Me comí sus orejas, sus labios, sus mejillas, su cuello, su pecho y uno de sus pezones, le noté complacido con mis besos y mordidas, y no tan solo compasivo, sino que él estaba casi igual de cachondo como yo, besándome,mordiéndome. Estaba en un auténtico deseo. Mi saliva no era mía, era nuestra, y mis labios me dolían a causa de las leves mordeduras que él me ocasionaba. Mi mirada estaba casi ciega, indirectamente yo cerraba los ojos, pero parpadeé y desvié la mirada hacia abajo cuando noté como Chris tiraba del elástico de mi pantalón y dejaba mi miembro al descubierto, , no hubo espacio para vergüenza en mi mente ni si quiera porque no me hubiera rasurado en ese semana y exponía mi vello rojizo.. Apreté el tacto de las yemas de mis dedos sobre la espalda ajena, deslizando mi mano izquieda con delicadeza subiendo por su espalda, y con la otra pude recorrer la nalga derecha del inglés, nalgas que se estaban rozando con peligrosidad sobre mi entrepierna, excitación incontrolable que me obligaba a frenarme.



- Billy...- Exhalé sin aliento apenas sin emitir ningún sonido apenas desde mi garganta, con mi mentón húmedo por los besos y mordeduras. Su voz melosa sobre mi oído me sonó peor que antes, me iba desconcertando y eso inhibía la sensación de molestia de las miles de mordidas sobre mi oreja. - Te amo y me estás poniendo fatal- dije antes de abordar con fiereza su cuello, acercándo más si podía su cuerpo hacia mi. Presioné mi miembro contra el suyo arqueando mi espalda al levantar mi trasero del sofá. Dejé un suave mordisco sobre su cuello y después me aseguré de dejar una marca en él, pues será algo que le molestaria los días siguientes cuando hablara con él. Subí la mano que había perdido por la espalda del inglés y sujeté su cuello con caricias antes de enmarañar mis dedos sobre su cabello levemente rizado y despeinado. - No me con...trola..ré- Ya no era asusnto de quién dominaba o quién insistía, en esta situación ni sé decir quién tiene más ganas de hacerlo.
Mi otra mano, por su parte, bajó por el interior de la ropa interior de Chris, y apreté con ganas su nalga, deslizando mi mano alrededor de su cintura sin sacarla y llegando hasta su pene, que sujeté con mi mano mientras mis labios rozaban la piel de sus mejillas. No me había movido apenas de mi sofá, pero el calor que sentía ya hacía sudar mis axilas, pretensiones varias que mi cuerpo decidía tomar por su cuenta, como dejar que las manos de William recorriera toda mi zona superior y que estuviera apenas sin sentido.



Not Crying on sundays

premio:


avatar
Mike R. Shepherd

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Localización : Metido en un lío fijo.

Volver arriba Ir abajo

Re: We're gonna start a Fire || William Bishop || R18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.