NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



The chocolate has no timetable (Frederick)

Ir abajo

The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Ivanka D. Nikoláyev el Mar Nov 06, 2012 6:41 pm

Se removió inquieta en su cama; había girado sobre su propio cuerpo un par de veces ya, ¿qué hora serían?, no lo sabía y por más que luchaba con cerrar sus párpados y entregarse a los brazos de Morfeo, una parte de ella seguía reacia a eso. Destapó su rostro, que había estado cubierto por un pesado edredón para protegerla del frío otoñal; su reloj, al lado de su cama, marcaban las 3:30 de la mañana y ahora que notaba su alrededor, la fría noche lo había embargado todo, no había ni un solo espacio iluminado, a duras penas pudo ver su reloj y fué gracias a las luces fosforescentes que rezaban esa hora; de lo contrario, estaba muy segura de no poder lograr ver nada.

La rubia encendió la lámpara al lado de su cama para iluminar parte de aquella habitación; rebuscó con sus pies las pantuflas que había dejado cuando se recostó hace un par de horas y, encontrándolas en el suelo, se dispuso a tomar una ligera bata para cubrir su pijama e intentar no congelarse a pesar de la calefacción del lugar. Había quienes amaban el frío, quienes preferían no tener demasiado alta la calefacción, pero Ivanka no era así, necesitaba su propio calor, el de algo o el de alguien para ser feliz, de lo contrario solo se sentía incomoda.

Una decisión algo apresurada tuvo lugar en ese momento; la rubia salió de su habitación y se dirigió a la cocina de la fraternidad. La casa estaba en profundo silencio y ella intentaba caminar con el mayor sigilo posible para no despertar a nadie. Se había hecho una costumbre que fuera ella la única despierta a tan altas horas de la noche; Ivanka dormía muy tarde, despertaba demasiado temprano y la mitad de sus "horas de sueño", transcurrían en la cocina de la fraternidad mientras bebía un chocolate caliente; a estas alturas muchos podrían preguntarse ¿cómo tanta hiperactividad en aquella chica si ni siquiera descansaba sus 9 horas de sueño?.

Encendió la luz de la cocina una vez llegó a ella y se dirigió a la alacena para tomar el chocolate en polvo que en ella había; escuchó unos cuantas pasos a sus espaldas y frunció el ceño, suponiendo que había más de uno con insomnio en ese lugar -¿Insomnio o sonambulismo?- preguntó sin ver a la persona a sus espaldas.
avatar
Ivanka D. Nikoláyev

Fecha de inscripción : 03/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Frederick H. Hurley el Mar Nov 06, 2012 10:27 pm

Una de las cosas que siempre me había costado más era conseguir conciliar el sueño a la noche, ya que era como si éste se esfumara al caer el sol cuando durante todo el día estaba muerto del sueño. Había buscado formas y formas de dormirme, pero siempre lo lograba cinco minutos antes de que sonase el despertador, por lo que había terminado por rendirme y donde caía dormido, pues me quedaba dormido. No había otra vuelta. Al principio me quedaba escuchando música en la cama mientras miraba el techo y envidiaba a los demás que sí podían poder tan plácidamente, teniendo ganas de despertarlos porque me aburría y no podía hacer nada por miedo a que los despertase. Pero pasado un tiempo la música no conseguía entretenerme por completo, por lo que tuve que buscar alguna forma más de distraerme y aquella había sido leyendo. Aunque, por supuesto, no era algo que pudiera hacer en la habitación donde estaban todos mis compañeros, debía irme a algún rincón donde no molestase a nadie y pudiese estar completamente tranquilo. Así pues, me había dedicado a leer la mayoría de las noches en las que no podía conciliar el sueño.

Y aquella noche no había sido la excepción. Escuchaba las manecillas del reloj moviéndose lentamente como si el tiempo no pasase más. La noche parecía eterna, no quería cooperar con mi falta de sueño cuando quería que ya fuese de mañana para ir a clases e intentar mantenerme despierto de alguna forma que parecía hasta inhumana. Pero había llegado a acostumbrarme a aquel tipo de vida y ya casi no parecía afectarme. ¿Mi reloj biológico se habría modificado por ello? Era una gran duda. Dejé el libro a un lado en el sillón y me puse de pie. Tenía sed y ya me estaba entumeciendo tras pasar varias horas casi sin haber modificado mi posición. Me estiré antes de comenzar a caminar en dirección a la cocina. Agua o jugo estaría bien.

— Estoy despierto, así que supongo que será insomnio. — Respondí al entrar a la habitación tras escuchar la pregunta que la rubia, a la cual reconocí al instante, hacía. No recordaba que hubiese ningún sonámbulo dentro de la fraternidad, pero podría estarme equivocando —. Supongo que tú también. ¿Quieres leche caliente? Podría ayudar a que te dé sueño. — Sin preocuparme de que estaba descalzo caminé hasta la nevera y la abrí, extrayendo de su interior mi deseado objetivo: un jugo de naranja. Tras eso mis pasos se digieran hasta la rubia y la besé en la mejilla —. ¿O quieres mimos para dormir? — Me reí levemente al tiempo que me recargaba contra la encimera, a su lado, sonriéndole.
avatar
Frederick H. Hurley

Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Ivanka D. Nikoláyev el Miér Nov 07, 2012 9:31 pm

La joven escuchó la voz de quien era su acompañante en ese momento y lo reconoció al instante; bien pudo haberse girado en ese momento para saludarle, pero se había concentrado en espolvorear unas cucharadas de chocolate en un recipiente que había tomado de una de las gabetas cercanas a la alacena. Escuchó la puerta del refrigerador abrirse y sonrió -Pensé que era la única con insomnio aquí- comentó encogiéndose de hombros. En las noches que había pasado vagando por aquella fraternidad, nunca se había topado con alguno de sus compañeros, normalmente la gente tendía a dormir a esa hora dadas las clases que tenían a la mañana siguiente, pero a Ivanka parecía importarle poco tener que despertarse temprano -No he podido pegar el ojo en toda la noche...- se encogió de hombros; aunque claro, no es como si lo hubiese intentando demasiado -Creo que debería acostumbrarme- puntualizó cuando sintió los labios de Frederick sobre su mejilla. Un simple roce lograba muchas cosas en ella, con él o con cualquier otro, Ivanka era una joven con una apariencia demasiado inocente ante los hombres. La rubia sintió como el rubor subía a sus mejillas y aprovechó el momento en el que Frederick se recargaba en la encimera junto a ella, para girar su rostro en otra dirección y ocultar su sonrojo.

La rubia negó con la cabeza recordando la propuesta de su acompañante y se dirigió al refrigerador por un poco de leche -Tomaré chocolate hoy, dicen que soy muy buena preparándolo ¿seguro que prefieres jugo?- se giró hasta él mirando el recipiente con jugo que el chico tenía junto a él; en ese momento Ivanka esperaba que el rubor que segundos atrás había subido a su mejilla se hubiese marchado con rapidez; pero aún podía sentir un cosquilleo en ellas y no podía asegurar nada hasta verse en un espejo.

Ivanka consideró por un tiempo la broma de Frederick; aunque con alguien como él no podía saberse si lo de los mimos lo decía en serio o solo era una broma para amenizar el ambiente -Con respecto a los mimos..- lo sopesó durante unos segundos mientras fruncía levamente el ceño, tal vez pensando de más en una respuesta -Me conformo con un abrazo, muero de frío- rió por lo bajo, acabó por dirigirse a la encimera y vaciar parte de la leche en el recipiente con chocolate. Miró de reojo a Frederick y le sonrió -¿Seguro que no quieres, cielo?- preguntó usando el adjetivo que casi siempre empleaba para referirse a sus amigos.


avatar
Ivanka D. Nikoláyev

Fecha de inscripción : 03/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Frederick H. Hurley el Vie Nov 09, 2012 12:03 pm

Serví parte del jugo en un vaso que, si no me equivocaba, debía de ser al menos de medio litro, lo que provocaba que pudiese tomarme todo si se quería. Sin embargo, me serví mitad de vaso y dejé la jarra a un costado, sobre la encimera. Miré con una sonrisa a Ivanka. Insomnio, claro. No podía decir que me alegraba de que ella también lo sufriese porque sabía que ya no podría volver a ser nunca más el único levantado casi toda la noche. Me parecía que era más común de lo que creía, aunque era muy lógico que nunca me hubiese visto levantado a menos de que se pusiese a pasear por toda la fraternidad, ya que no era de mi gusto quedarme en un lugar donde cualquiera pudiese verme porque podrían considerarlo una verdadera molestia y prefería evitar toda aquella mierda si estaba en mis manos.

— Pues para la próxima ya sabes que yo también estoy levantado. Por lo general me quedo en los sillones leyendo algún libro. — Me encogí de hombros. Ahora que recordaba, lo había dejado olvidado entre los cojines de uno de los sillones, tenía que recordar irlo a buscar luego antes de darlo completamente por perdido. Levanté mi vaso de jugo, enseñándoselo al ofrecerme nuevamente chocolatada. Aquella sería una de las pocas veces donde me verían algo que no tuviese absolutamente nada de alcohol en su composición —. ¿Tanta ciencia para hacer una simple chocolatada? — Enarqué una ceja, no creyendo que alguien pudiese hacerla mejor o peor. Era simplemente la misma siempre, tan sólo variaba en la cantidad de chocolate en polvo que se le echase —. Estoy bien con mi jugo, gracias, pero quizá podría probar un poco del tuyo. — Sonreí levemente.

Aunque no lo pareciera realmente, me costaba un poco intentar ligar con las mujeres, muy distinto a cuando tenía alcohol en sangre y me dejaba caer cerca de ellas con total libertad y sin ningún tipo de pudor a decir idioteces e intentar agradarles para llevarlas luego conmigo. Lo que más me llamó la atención en ese momento, sin embargo, era el tiempo que se tardó en responderme. Sin dudas debía ser a que se estaba pensando si aceptar o no, por lo que se podía deducir que sí quería en realidad a pesar de que luego pudiese llegar a dar una respuesta negativa. Me bebí el contenido del vaso de un golpe y lo dejé a un lado, sin quitar mi vista de Ivanka en ningún momento. Me acerqué a ella y la abracé por detrás para dejar que pudiese trabajar a gusto, recargando mi mentón sobre su hombro.

— Un abrazo nunca se le niega a nadie, y menos a una chica. — Murmuré sin despegarme de ella y giré mi rostro para besarla en la mejilla —. Y supongo que un beso tampoco se puede negar, ¿no? — Le sonreí inocentemente intentando poner cara de niño bueno al tiempo que la abrazaba con un poco más de fuerza. Retiré mi vista de ella soltando una pequeña risita y la fijé en la chocolatada —. Hmmm… quizá sí quiera un poco, pero de la tuya. ¿Me convidas…, cariño? — Resalté la última palabra. Se me hacía sumamente raro que utilizaran aquella palabra para referirse a mí, y aún muchísimo más raro era que yo la utilizara, pero se me había hecho demasiado gracioso y no pude evitarlo —. O te lo quitaré con cosquillas y me lo quedaré. — Le saqué la lengua, divertido. Ni parecía que aún no había logrado pegar un ojo de lo animado que estaba.


avatar
Frederick H. Hurley

Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Ivanka D. Nikoláyev el Dom Dic 02, 2012 10:08 pm

Ivanka casi siempre se quedaba en su habitación detallando el techo, muchas otras caminaba por los pasillos o solo se marchaba a la cocina para poder beber algo o leer un libro; ahora que escuchaba a Frederick entendía que era un poco raro no haberse topado con él nunca antes -Pensé que era la única que le daba por leer libros a mitad de la noche- rió por lo bajo intentando no hacer mucho ruido; lo menos que quería era despertar a sus compañeros de fraternidad; siendo ellos, también se molestaría si unas risas la despertaran bien entrada la madrugada. La rubia asintió notando el gesto de su acompañante -Venga, que tu te lo pierdes- le guiñó un ojo antes de volver con sus labores para concluir con el chocolate; acababa de echar unas cuantas cucharadas de azúcar y ahora simplemente revolvía con deliberada paciencia; escuchó el comentario de Fred y simplemente se encogió de hombros -Aunque no lo creas, todo tiene su ciencia, bebé.. hasta el chocolate- murmuró cariñosamente antes de colocarle la tapa al recipiente con azúcar y darle el primer sorbo a su bebida.

Frederick había aceptado beber del chocolate de la muchacha si ella lo deseaba, así que sin más, colocó su vaso en la encimera junto a él y lo señaló con la mirada -Puedes probar, pero eso si.. no me hago responsable de los estragos estomacales- rió negando con la cabeza al comprender que combinar la naranja con el chocolate no siempre era la primera opción. La rubia le dió la espalda a Fred para darse el tiempo de dejar la encimera tan limpia como la había encontrado; en ese momento los brazos del chico se cerraron en torno a la cintura de Ivanka y ella no pudo evitar sonrojarse por su cercanía; eran amigos, simplemente ¿no? si, era eso, pero no podía evitar sonrojarse con el mínimo roce.

Ivanka asintió con lentitud cuando el joven besó su mejilla -No.. supongo que ningún beso puede ser negado- dijo apenas en un hilo de voz; ahora que pensaba lo que había dicho.. ¡claro que podían ser negados! ¿En qué estaba pensando?; al parecer, el abrazo de Frederick la había dejado embobecida. Ivanka sacudió la cabeza para despejarse cuando escuchó a su acompañante hablar; tomó el vaso con chocolate y dió un sorbo de él -Venga, te reto a quitarmelo- bromeó mientras empezaba a alejarse de él para evitar que se le ocurriera cumplir su palabra.


avatar
Ivanka D. Nikoláyev

Fecha de inscripción : 03/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The chocolate has no timetable (Frederick)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.