NEW YORK CITY
2013
Dicen que a los trece años es una época donde los niños dejan de ser niños y pasan a ser adolescentes. Se revelan contra el mundo, les salen espinillas, empiezan a interesarse en el amor, en el sexo, a las chicas les viene la menstruación etc. Vamos, una época en que estos pequeños humanos están en pleno crecimiento y comienzan a aprender las verdaderas lecciones de la vida. Dura exactamente cinco años, hasta los dieciocho años, cuando supuestamente pasar a ser adultos.

Ahora mismo si estas planteándote en inscribirte en esta prestigiosa universidad es por que has pasado esta etapa, pero bueno, ¡eso cosa del pasado! Olvídalo, pon eso en un rincón de tu memoria.

Ahora estás viviendo el año 2013 en la Universidad de Brown, situada cerca del corazón de Nueva York.

¿Estás aquí por elección propia, por el sueño de convertirte en alguien famoso en la vida? ¿Por qué tus padres tienen una cuenta bancaria muy grande? ¿O tal vez por obligación?

Sea la razón que sea el resultado es el mismo, estas en una de las mejores universidades de América, pero aquí no te daremos 'la comida masticada' lo cual si de verdad deseas llegar a ser alguien en la vida tendrás que currártelo, aquí no regalamos nada.

¡Casi lo olvido! Tal vez exijamos mucho, pero tampoco descartes la idea de tener un poco de diversión. Fiesta, alcohol, sexo, drogas.

En resumen, el libertinaje total.

Para Algunos, la diversión significa dormir en tantas camas como sea posible, para otros, las compras y manicura son las cosas más importantes en su vida y siempre habrá los -por su padres- tienen dinero y reputación.

Pero dejando todo eso atrás, en la oscuridad de Brown se esconden varias personas que pertenecen a una especie de secta, un grupo donde su intenciones no son exactamente buenas. Se hacen reconocer por 'la logia', una panda de personas donde jugarán con cualquier persona que les apetezca. Les gusta ver sufrir a los demás, viven a costa de ellos. ¿Que pasa? ¿A caso tienes miedo de ser su próximo elegido? Tranquilo, como en los cómics y películas de Stan Lee donde hay un villano, hay un super héroe, e aquí nuestros super héroes se hace llamar anti logia, un grupo donde quieren la paz en la universidad y acabar con toda esa crueldad.

Y dime, ¿quien eres tu? ¿Eres un becado? ¿Un estudiante normal? ¿O tal vez te guste la idea de pertenecer a la logia? Otra posibilidad es que quieras cumplir el sueño de todo niño, ser un super héroe y pasar a ser miembro de la anti logia pero...

Seas lo que seas, se bienvenido a Brown University.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Miér Jul 17, 2013 2:39 pm.
Omega Chi 0 puntos
Kappa Tau 0 puntos
Delta Nu 0 puntos
Zeta Beta Zeta 0 puntos
Tri Pi 0 puntos
Sigma Alpha Epsilon 0 puntos
Gamma Phi 0 puntos
Profesores y empleados Brown 0 puntos
Ciudadanos 0 puntos
Universitarios 0 puntos
MEJOR CHICO
Aaron F. Ryder
MEJOR ROLER
Aaron F. Ryder
PJ. MÁS FOLLADOR
Aaron F. Ryder
PJ MÁS BORDE
Lyov O. Mogilevich
PJ MÁS SIMPÁTICO
Maximo B. Ryder
PJ MÁS DIVERTIDO
Mike R. Shepherd



El Hombre de Hojalata {Libre]

Ir abajo

El Hombre de Hojalata {Libre]

Mensaje por Clayton A. Ryder el Dom Sep 02, 2012 3:46 pm

La vida como estudiante era sumamente tediosa, estresante y aburrida, aunque en ocasiones solía cambiar el rumbo dependiendo de las personas con quien se conviviera, noche tras noche las facultades del campus realizaban fiestas de todo tipo, privadas, publicas, etc. Y en todas ellas el peli negro no podía faltar, estar ausente era para el cómo preparar un emparedado y no ponerle jamón, una completa ofensa. Mas con el paso del tiempo su pequeño empleo como trovador en uno de los bares locales comenzó a tomar un rumbo cada vez más elevado, las contrataciones no paraban de llegar acaparando estas las noches libres de Karlz. El repertorio que solía tocar cambiaba noche con noche, por razones obvias claro, después de todo no quería aburrir a los comensales. Últimamente el clima se comportaba de manera extraña, las nubes grises llegaban para cubrir el cielo azul dejando el ambiente en penumbras, la temperatura bajo las condiciones del clima comenzaba a bajar, avistándose desde los cielos como el agua iniciaba su ataque contra el asfalto de las calles, el resto de edificios y las personas que con prisa intentaban buscar refugio en los lugares más próximos a donde se encontraban… - Casa Llena – Murmuro el portero de apariencia y vestimenta algo extraña, su cabello largo caía por sus hombros cubriendo su cabeza un pequeño gorrito negro de esos que usaban años atrás, portando como vestimenta un traje formal. En el interior del establecimiento pequeñas mesas circulares con sillas a su alrededor adornaban el lugar, la luz se encontraba tenue fijándose una pequeña lámpara color naranja sobre lo que parecía ser un escenario…- Ejem… - La silueta de una persona algo robusta se vio presente sobre aquel sitio, por su vestimenta se podría asegurar que dicho sujeto era el jefe, claro también por el gafete que prendía de su chaqueta negra… - Damas y Caballeros… Karlz. – Musito, el silencio se vio presente, las personas que hasta hace instantes murmuraban, enviaban mensajes de texto, o hacian cualquier otra cosa cesaron sus actividades para poner atención, inclusive el sujeto de la entrada ya habia cerrado.

Pequeños pasos sobre la madera de aquella estructura se escucharon con cada vez más fuerza, señal de que el estudiante se comenzaba a acercar cargando con la ayuda de un talín sujeto a su cuello su guitarra negra. El escenario estaba listo para ser tomado por él, en el centro del sitio un pequeño banco se encontraba, postrado a su lado otro de igual tamaño más sobre este se veía un pequeño vaso con agua mineral acompañando a su lado una botella de whisky escocés… - Buenas Noches – Comento sentándose en el banquillo, bebiendo después un poco del agua mineral… - Wow… esta vez sí que hay mucha gente… - No padecía de nervios como para sentirse intimidado por las personas, simplemente se habia sorprendido ante la cantidad de personas que habían abarrotado el lugar, la lluvia habia interferido en esto, llego a pensar…- Esta canción, bueno… - Pauso su hablar antes de proseguir, postrando el vaso en el banco, iniciando con sus manos a tocar suavemente una secuencia de acordes – Es normal que una persona antes de dormir recuerde las cosas que ha hecho, o que hizo y que ahora han marcado su vida… - Suspiro – El amor… ¿Quién puede olvidar el primer amor?, es algo tonto y cursi pensar en ello, estas acostado en tu recinto cuando teniendo los ojos cerrados la imagen de esa persona aparece en tu cabeza, sin querer o no, estas enamorado… pero cuando las cosas no suelen marchar bien llegas inclusive a preguntarte ¿Quién carajos te dio permiso para entrar?. – Entrecerró los ojos con suavidad y cuidado, sus manos cambiaron levemente la secuencia de acordes empleando su mano derecha para tocar cuerda por cuerda su guitarra en un orden - ¿Con que derecho me quitas el sueño? ¿Con que derecho te me vas metiendo?... dime con qué derecho... tocas mi lado izquierdo? – Su tono de voz era algo grave, con todo el afecto a la letra de la canción cantaba con suavidad y tranquilidad, por instantes llegando a ignorar a las personas que le observaban, simplemente disfrutando el mismo de la canción que de si mismo escuchaba.







Clayton A. Ryder
Clayton A. Ryder

Fecha de inscripción : 09/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Hombre de Hojalata {Libre]

Mensaje por Natalie E. Ryder el Dom Sep 02, 2012 4:24 pm

Desde la noche que pase con Aaron, aquel bar que guardo nuestros secretos, yo habia tomado una postura un poco mas firme, un poco mas fría, y sobre todo una mas seria, pero no por eso decisti a seguir siendo la misma, seguía saliendo, volvi a empezar a coquetear con los demás chicos… solo un poco, porque aun no habia visto a Jason como para hablar del tema, era mi novio y mi mejor amigo, pero algo se habia roto como que la burbuja rosa se rompió para mi e igual para él, así que volvi a las andadas, queria volver a ser la misma aunque no lo era, seguía saliendo a las fiestas, aunque no fuera invitada yo llegaba como si nada hubiera pasado, pocas veces me negaban la entrada a alguna fiesta privada de las fraternidades, o en algunos bares, pero no pasaba de guiñar el ojo al guardia pasar un billete de 100 y sencillamente me dejaban entrar, casi siempre salía con las chicas de la fraternidad, me volvi más unida a ellas por el hecho de que ahora era la líder provisional ya que Carson habia desaparecido, no sabíamos donde habia quedado. Y la atención que estaba recibiendo ahora de la fraternidad y todas las actividades me ayudaban a distraerme, al igual que la carrera, medicina cada vez me exigia mucho más, y saben no me importaba ser una persona fría, una persona incipida, que solo demostraba de vez en cuando una sonrisa, con comentarios sarcásticos, ya no queria mostrame débil, ya no queria ser aquella que dependía de alguien más para ser feliz, si bien querían acompañarme a salir yo encantada de la compañía, si no querían yo sola podía salir sin problemas. Esa noche queria ir a un bar que casi nunca frecuentaba, porque sabia que ahí se presentaban los cantantes que podían ser lanzados al estrellato, una de mis opciones era ser cantante, habia estudiado música por mucho tiempo, pero no queria que mi papá o mi mamá se interpusieran a romper mis sueños, a que me ayudaran a completarlos si es que no conseguía salir de un café donde solo me escucharan 2 personas y una de esas fuera un borracho y el cantinero, si le temia al fracaso algo no muy común en mi vida. Por eso mejor opte por algo que sabia que me iria muy bien, medicina. Pero eso ya era pasado, ahora iria al Hard Rock café a ver que habia de nuevo, unas 3 chicas de la fraternidad decidieron acompañarme y yo no se los negué. Cuando llegamos al bar habia fila, pero yo me la brinque, el guarura era el mismo de otro local de antes, y me conocía por lo cual me dejo pasar junto a mis acompañantes, estaba lleno, de seguro alguien muy bueno estaría tocando, sonreí y me abri paso sobre la multitud para ver en que lugar podría acomodarme. Tampoco era omnipotente u omnipresente como para ganar el mejor lugar del bar, respetaba eso, nos acomodamos en la barra, al sentarme en el banco acomode mi vestido negro, con lentejuelas plateadas cuadradas, y también con unos tacones plateados con un moño en la parte del empeine, puse mi cartera sobre la barra y pedi una ronda para mis compañeras y para mi, una ronda de vodka con arandano, algo sencillo para empezar eso necesitábamos, luego tal vez seria un tequila, vodka solo, ron, inclusive wiskey venia con animo para tomar lo que sea. Cuando llegaron nuestros tragos, anunciaron al cantante, al trovador de esa noche, y al escuchar su nombre me pareció conocido, por lo cual me voltee a ver al escenario con el vaso en mi mano y levante una ceja-¿Karlz? Él esta en la universidad ¿no chicas? - ninguna me supo decir si era o no la persona que yo creía, aquel chavo con múltiples tatuajes en los brazos, algo musculoso, cabello negro y una voz interesante, lo habia conocido al final del curso pasado, habia mencionado que estudiaba algo relacionado con la música, pero no lo habia visto después de eso. Con esa voz no le extrañaría que juntara esta cantidad de gente, pensé, igual debía de ver que era lo que iba a cantar como para saber que tan bueno era. Su discurso acerca del primer amor… sus palabras en verdad me llegaron, por lo que me volteé de lleno a verlo en el escenario, creo que si era ese chico que habia descrito, solo que yo estaba muy lejos del escenario para verlo, le di un trago a mi vaso, y espere a que empezara a cantar, sus palabras… tenían razón ¿Quién le habia dado permiso para entrar? Si conocía perfectamente como era ella acerca sobre él amor, sobre lo que creía de él… ¿Por qué tenía que enamorarme ahora? Espere con algo de impaciencia a que empezara a cantar. Acomode mi vestido cruzando mis piernas, y escuche como la guitarra negra que traia al hombro comenzo a sonar a un agradable ritmo de musica, no era malo lo admito... ahora solo me faltaba escuchar su voz.



Natalie Elise De Ryder
Give me the power because the reason already have it, my love, my men, my princes✖️
Natalie E. Ryder
Natalie E. Ryder

Fecha de inscripción : 04/06/2012
Edad : 27
Localización : Brown University

Volver arriba Ir abajo

Re: El Hombre de Hojalata {Libre]

Mensaje por Clayton A. Ryder el Dom Sep 02, 2012 5:28 pm

La manera en la que tocaba la guitarra y cantaba era gratificante, las personas dejándose llevar por la melodía desviaban sus rostros del escenario para postrarlos sobre sus acompañantes, la mayoría de personas que frecuentaban el bar cuando ese tipo de música sonaba eran los enamorados, buscando conciliar los problemas del corazón con una buena melodía en un excelente ambiente. Por su parte el pelo negro inmerso en una especie de trance entrecerraba sus ojos en ocasiones, victima claro de una extraña sensación viajar sobre su cuerpo, una especie de nerviosismo entrevisto con emoción y pasión por la música que tocaba, aunque era bien claro que gustaba de varios géneros musicales la trova era algo que le agradaba, sus melodiosos tonos y letras cargadas de sentimiento eran algo que pocos podrían apreciar.

Aun cuando se encontraba inmerso en la letra de la canción sus oídos alcanzaron a escuchar el sonido de una campanilla, sonido proveniente de la entrada principal del local, su mirada al articular su cuello suavemente se prendió de la puerta visualizando como tres féminas bien vestidas se introducían en el recinto, negó un par de veces con la mirada prosiguiendo con el aclamado espectáculo – La cosa era unos cuantos besos, matar las ganas y perdernos luego… pero mis sentimientos… confundieron el juego – Continuo cambiando la secuencia en los acordes de manera lenta, de poco a poco se levanto del banquillo moviendo sus pies, dejándose de poco a poco llevar por la letra de la canción – Aplaudan conmigo – Murmuro – Y contra los pronósticos estas aquí, en mi cabeza atravesada, y contra los pronósticos estoy aquí, dándole besos a tu fantasma – Cambio el ritmo en los acordes, cantando con un volumen un poco más alto - ¿Quién te dio permiso? De aterrizar sobre la nube que piso, ¿Quién te dio permiso? Para quedarte a dormir, para quedarte a vivir, en cada parte de todo mi edificio – Tomo un poco de aire antes de continuar, la atención de las personas se centro nuevamente en el cantante, de poco a poco continuo cantando, en cada parte de la canción sus palabras parecían llegar al público, seguramente recuerdos dolorosos o agradables viajaban hasta su mente, puesto que leves y endebles sonrisas se dibujaban en sus labios.

Al término de la canción los aplausos esta vez mas fuertes se escucharon, personas brindando ovaciones verbales se levantaban de la mesa para después terminar por dirigirse a la barra buscando bebidas y demás. Por su parte Karlz bajo del escenario por instantes, el encargado tenia anuncios que dar. A paso lento el peli negro llego hasta la barra, justo al lado de donde la peli negra se encontraba dirigiéndose hacia el Bar-man. – Dame un vaso de agua, templado por favor – Menciono, terminando por ladear levemente el rostro hacia donde las chicas – Hey, hola preciosuras ¿Qué tal? ¿Se la están pasando bien? – Era su naturaleza comportarse como un galán, flirtear con las chicas para divertirse un rato y que el ambiente se fuese calentando un poco, odiaba las tensiones.







Clayton A. Ryder
Clayton A. Ryder

Fecha de inscripción : 09/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Hombre de Hojalata {Libre]

Mensaje por Natalie E. Ryder el Dom Sep 02, 2012 6:41 pm

Comenzo a cantar, un tanto con sentimiento y con tanta emocion que podria decirse que me contagio, más cuando se suponia que mis sentimientos estaban tratando de ser enterrados, cuando el problema ya estaba resuelto, cuando ya no habia nada más que decir, que ya habia cortado el problema de un tajo, porque resulta que esa persona que me habia enamorado habia dicho que era un simple capricho, que no era persona para mi, pero no entendia el porque de las razones de que yo me hubiera enamorado, más bien... no entendia porque esa persona negara que fuera enamoramiento si ya estuvo él enamorado de mi ¿porque no saberlo? En verdad tal vez no lo conocia tan bien como presumiamos, tal vez no eramos del todo el contrario del sexo opuesto, Aaron no era más que el joven con quien comparti toda mi vida y por eso lo conocia, pero tmabien mis palabras meszladas con esa cancion llevaban a algo de resentimiento por ser desplasada a ser solo una más que enamore, una que no voy a tomar en cuenta, en verdad la cancion de Karlz me llego en el corazón, pero no llore fui fuerte, no intente hacer un gesto fuera de mantener la vista fija en el escenario y beber de mi vaso con la mezcla de liquido alcoholico y jugo de arandano, fue todo lo que hice, cuando pidio que aplaudieramos junto con él deje mi vaso en la barra y comence a aplaudir con el ritmo que llevaba, no era la unica, varios que estaban a mi alrededor tambien aplaudian, la mirada de Karlz era como perdida en el espacio, estaba relativamente enfocado en la canción y eso transmite mucho hacia el publico, bien sabia yo eso. Dejo de tocar esas notas tan sutiles y agradecio al publico por su acto, yo aplaudi ahora bien despidiendolo por su buena actuación, me habia agradado, ahora entiendo porque habia tanta gente en el bar. Me gire hacia la barra y mire al cantinero-Una cuba en las rocas porfavor, con mucho, mucho ron- le pedi haciendo un gesto con mis manos indicando que queria mucho ron, mis acompañantes estaban haciendo unos planes, mas bien cuchicheando lo que querian hacer, y estaban viendo si se ligaban a un par de solteros que estaban ahi... a mi la verdad, ligar con ellas no era una opcion, no me gusta compartir a mis amantes, podia hacer trios siempre y cuando fueran dos hombres, o una mujer y otro hombre... no pasaba a mas. Justo cuando el cantinero me entrego mi trago, llego alguien junto a mi y pidio un vaso de agua, no pude evitar miralo de reojo ya que era la voz de Karlz, nos pregunto que como estabamos y yo solo bebi de mi vaso, mis compañeras rieron de una manera hueca y yo rodeé los ojos, lo encare y ladie la cabeza haciendo una mueca de medio lado como una sonrisa-Estamos bien, aunque tengo que decir que a mi me quedaron ganas de seguir escuchandote cantar- levante mi vaso para que brindara conmigo aunque sea con su vaso de agua y le sonrei ahora solo con mis labios-Estudias en Brown ¿cierto? Te he visto por ahi creo yo... soy Natalie Harris-extendi mi mano para que la tomara, para que estrechara como en manera de saludo, normalmente esto se hace nunca, no entre jovenes como nosotros, no esta clase de presentaciones pero queria salir un poco de la rutina de el beso en la mejilla, ademas no sabia si el me recordaba, lo más seguro es que no.-¿Tu haz compuesto la cancion? Que es demaciado valiente de tu parte cantar algo como eso en un ambiente donde hay puros enamorados, pero tu voz es imponente igual que tu manera de tocar en el escenario, me soprende tu talento- le hice un elogio muy claro y muy cierto, segun lo que yo creia, y vaya que yo era muy dura criticando el trabajo de los demas, inclusive el mio, era un poco perfeccionista.



Natalie Elise De Ryder
Give me the power because the reason already have it, my love, my men, my princes✖️
Natalie E. Ryder
Natalie E. Ryder

Fecha de inscripción : 04/06/2012
Edad : 27
Localización : Brown University

Volver arriba Ir abajo

Re: El Hombre de Hojalata {Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.